Edición Impresa, Política

“Decisión de la vieja política”

Binner cuestionó la determinación de Reutemann de rechazar la oferta para que un hombre del PJ ocupara el Ministerio de la Producción. Además, aseguró que el socialismo nuca fue “antiperonista”.

Binner criticó a Reutemann por su visión de la política desde una óptica “vieja”.
Binner criticó a Reutemann por su visión de la política desde una óptica “vieja”.

Ezequiel Nieva

El gobernador Hermes Binner aclaró los entretelones de la oferta que le hizo, en la figura del senador Carlos Reutemann, al justicialismo santafesino: nombrar al ministro de la Producción. Binner vinculó la negativa del Lole al concepto de “la vieja política” y aseguró que el socialismo no es antiperonista. Pero se negó a opinar sobre la posible salida de Reutemann del terreno político: “Es una decisión de cada uno”, sintetizó.

El gobernador sorprendió a propios y extraños con una revelación inesperada: contó al matutino Ámbito Financiero que le ofreció al justicialismo, después de las elecciones de 2007 –cuando el Frente Progresista ganó la provincia ante la lista del PJ que proponía a Rafael Bielsa como candidato–, que eligieran al ministro de la Producción. “No era un Ministerio menor el que se le ofrecía”, explicó Binner en esa entrevista.

Ayer, luego del acto en el que se designaron las nuevas autoridades del Puerto de Santa Fe, el gobernador dio más detalles. “Fui yo”, bromeó. Reveló que la oferta fue realizada en persona al Lole, en la casa de este último. “Le ofrecí la posibilidad de nombrar a alguien que represente al justicialismo en el Ministerio de la Producción. Me dijo que lo iba a pensar y a los 10 o 15 días me llamó por teléfono para decirme que no, que me agradecía la invitación y que ellos iban a ser una oposición responsable”, relató Binner.

—¿Por qué lo hizo? Usted criticó mucho las políticas de los 90, cuando Reutemann era gobernador.

—Pero ¿quién es el representante del justicialismo en Santa Fe? –repreguntó el gobernador.

—Hay varios.

—No, no hay varios. Hay uno solo. La idea era llevar adelante un acuerdo que permita dialogar y consensuar sobre el futuro de la provincia de Santa Fe.

—¿Le hubiese gustado tener una respuesta positiva?

—Nosotros nunca fuimos antiperonistas. Es más: hemos incorporado a gente del peronismo a los distintos niveles de gobierno. Integrar a alguien en el gabinete hubiese sido un hecho sumamente saludable para la construcción de una mayor integración.

—¿Lo considera como una falta de colaboración?

—No. Es una decisión que corresponde a un análisis de la vieja política: “El que gana gobierna y los otros se oponen”. Creo que tenemos que salir de eso y buscar diálogo con todos los sectores y particularmente concertar a nivel político.

Luego, Binner fue consultado sobre un rumor que ayer circuló también en los medios porteños, sobre el posible abandono de Reutemann de la actividad política, o al menos de su eventual candidatura presidencial para 2011: “No me corresponde opinar sobre eso. Es una decisión de cada uno”, fue la escueta respuesta del socialista.

 La deuda de la Nación

 Más allá de la anécdota sobre el fallido ofrecimiento al Lole, Binner prefirió hablar del reclamo que la provincia viene sosteniendo ante la Nación para que se reintegren los montos adeudados en concepto de coparticipación, de impuesto al cheque y de detracciones por parte de la Ansés, entre otros rubros. Como la semana pasada, el gobernador volvió a manifestarse esperanzado sobre una resolución favorable en el corto plazo; esos dineros aliviarían sin duda su gestión en la provincia, sobre todo después del recorte presupuestario de los senadores justicialistas.

“Hay contemplación por un problema que está viviendo la Nación como están viviendo las provincias, que es el desfinanciamiento creciente. Por lo tanto necesitamos que haya una política que atienda las necesidades de las provincias, de lo contrario la situación va a ser mucho más compleja en el futuro”, pronosticó Binner.

“La Nación tiene que cumplir con el federalismo. Nosotros hemos agotado la vía administrativa y por eso recurrimos a la única vía que le queda a un Estado subnacional para demandar al Estado nacional, que es la Corte Suprema de Justicia de la Nación. En febrero o marzo nos van a citar a una audiencia pública para que podamos debatir allí los problemas que tiene la provincia de Santa Fe”, agregó.

Más adelante, consultado sobre la posibilidad de que el Frente Progresista insista en la Legislatura con la aplicación del impuesto a los Ingresos Brutos a la industria y a la construcción –actividades que en la actualidad están exentas–, el gobernador cambió de tema y volvió a referirse a la deuda que la Nación tiene con la provincia. Dijo que sólo por aportes a la Ansés Santa Fe envía más de 2.000 millones de pesos anuales a las arcas nacionales y se quejó por lo poco que vuelve en obras. “Imagínese cuántas cosas se podrían hacer con 2.000 millones”, se ilusionó.

Cuando le preguntaron si el kirchnerismo le pidió que los diputados socialistas voten determinadas leyes, como el Fondo del Bicentenario, a cambio de pagar la deuda que mantiene la Nación con la provincia, Binner fue tajante: “Nuestra posición es  independiente. No tenemos un compromiso con el gobierno (nacional) para votar una cosa a cambio de otra”.

–Pero, ¿se lo han pedido?

–No. No lo han pedido.

Comentarios