Edición Impresa, Política

“Comienza una nueva vida”, dijo Carlotto

La titular de Abuelas se refirió así a la recuperación en Rosario de la nieta 103.

La titular de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, se refirió a María, la joven santafesina hija de desaparecidos cuya identidad fue restituida el martes por el Juzgado Federal Nº 4 de esta ciudad, y consideró que “hoy comienza para ella una nueva vida” como así también “la relación con su verdadera historia”.

“Va a sentir mucho orgullo de estos dos padres, porque eran chicos con una convicción de lucha, pero también estudiantes, trabajadores y profesionales”, sostuvo Carlotto sobre la joven hija de desaparecidos identificada a través de un examen de ADN realizado por el Banco Nacional de Datos Genéticos.   

Se trata de la hija menor de Cecilia Beatriz Barral, secuestrada el 2 de agosto de 1976 junto a su pareja por un grupo de tareas durante la última dictadura cívico-militar y para las Abuelas, la nieta recuperada 103.

Para Carlotto, la restitución de María, cuyo nombre fue asignado por una familia adoptiva luego de que su madre diera luz en cautiverio, “es un premio ante esta tarea tan ardua que llevamos adelante” los organismos de derechos humanos.

“Su hermana la quiere ver”, aseguró la titular de Abuelas en declaraciones a la Televisión Pública, y señaló que “tiene tíos y una abuela”. En tanto, anunció desde la organización que ella preside se van a contactar “para ofrecerles todo lo que necesiten”.

Además, explicó que “como otros chicos, (María) se negaba (a realizarse los exámenes de ADN), no quería saber, tenía miedo. Todo lo que es desconocido produce rechazo”, advirtió.

“El nieto 102 también se negó y ahora es un chico feliz que transita por la casa de las Abuelas como si fuera su casa”, subrayó Carlotto, y auguró que “le va a pasar lo mismo a ella (por María)”. De todas formas, Carlotto dijo que la nieta recuperada 103 “aceptó sin ningún reparo la extracción de sangre obligatoria” que determinó el juez Martín Bailaque.

“La historia que vivió en el pasado no se le va a borrar, es parte de su vida, y nadie pretende que cambie de forma de vida, de amistades o de afectos, porque eso es ella”, explicó. Y consideró: “Las Abuelas de Plaza de Mayo queremos liberarla de la mentira para entregarle la verdad y que camine ese camino de verdad porque de esta manera el día que tenga hijos sabrán también de dónde vienen y ella también tendrá muchas respuestas para cosas que sentía”.

María es hija de Cecilia Barral y Ricardo Klotzman, dos militantes del PRT-ERP que aún permanecen desaparecidos, y fue anotada en la ciudad de Santa Fe por una familia adoptiva. Al fin pudo reencontrarse con su hermana Ana, quien motorizó la búsqueda a través de la justicia.

De acuerdo a la investigación judicial, la pareja fue secuestrada el 2 de agosto de 1976 y luego trasladada a la llamada “Quinta Operacional de Fisherton”. La resolución reseña que “en el momento del procedimiento, Cecilia Barral estaba cursando un embarazo muy avanzado, considerándose muy probable que ella diera a luz en ese estado de cautiverio”. Luego de su paso por la Quinta de Fisherton,  la justicia no posee más datos acerca de su paradero.

Comentarios