Edición Impresa, Política

“Cerca del fraude electoral”

El candidato kirchnerista Carlos Eliceche puso en duda la transparencia de la elección y pidió un nuevo conteo general. Martín Buzzi, el virtual ganador, respondió: “Quién quiera abrir una urna, que lo haga”.

Sobre el final del recuento provisorio de votos, Martín Buzzi, el candidato del oficialismo chubutense, superó por 37,78 a 37,20 por ciento al postulante del kirchnerismo Carlos Eliceche, desatando las sospechas del Frente para la Victoria por la “poca transparencia” de los comicios en la sureña provincia. Además, Eliceche habló de fraude y no reconoció la victoria del delfín de Mario Das Neves, gobernador de Chubut. El eje de la discordia son las 15 mesas que aún no han sido contabilizadas.

“Estamos cerca de un fraude electoral; hay cuatro mil votos recurridos. Nuestra definición más firme es que hemos ganado estas elecciones”, declaró Eliceche durante una conferencia de prensa, realizada ayer en la intendencia de Puerto Madryn. Reafirmó, además, su convicción de que en Chubut “hubo manipulación electoral” y argumentó que “todo está bajo sospecha” porque el tribunal electoral “comenzó a cargar algunos resultados dos horas después de cerrados los comicios”.

Eliceche contó que ya fue solicitado un “conteo general” al Tribunal Electoral, a partir de que todavía no se pudieron establecer los resultados definitivos en la provincia, y disparó: “Este modelo de Das Neves es un fracaso. Queremos que se cuenten los votos urna por urna”.

Su contrincante, y hasta ahora quien logró la mayor cantidad de votos, Martín Buzzi, le respondió al intendente de Madryn al asegurar que su triunfo se concretó por “una diferencia de 1.550 votos” y que “quien quiera abrir alguna urna está disponible para hacerlo”.

Buzzi consideró que el escrutinio fue normal y que “el resultado definitivo estuvo sobre la 0.30” de la madrugada. Atribuyó la demora en la carga de los datos a “una geografía como la provincia de Chubut” con centros de votación “muy distribuidos”. “No hay por qué preocuparse” de la transparencia del resultado electoral, remató Buzzi.

Los funcionarios del gobierno nacional fueron quienes encabezaron las quejas y arrojaron un manto de sospecha sobre la transparencia con que se manejaron las elecciones chubutenses. Para el jefe de Gabinete Aníbal Fernández “hay que revisar acta por acta”, en tanto Florencio Randazzo, ministro del Interior, lamentó que las elecciones hayan sido “teñidas por manipulaciones”.

El jefe de Gabinete afirmó: “Es imperioso revisar cada uno de los casos y llegar a un punto donde se nos garantice que estamos hablando de un resultado inobjetable y transparente”. Por último, Fernández cuestionó a dirigentes como Felipe Solá y Francisco de Narváez, a quienes llamó “los impolutos de la política argentina que se prestan a esta apotegma de antes de perder por poco, gano haciendo trampa”.

En tanto, el ministro del Interior reclamó “contar hasta el último voto para que la ciudadanía no vea traicionada su voluntad”. Y afirmó: “No hay dudas que hubo un mal manejo de la información, que nos hace pensar que hubo algún tipo de manipulación”. Al respecto, puntualizó que “hubo actitudes que lindan con lo tramposo, porque habían pasado dos horas y media del cierre de la elección y no se conocían datos”.

Por otra parte, desde el Tribunal Electoral chubutense aseguraron que “no hay motivos para sospechar” del conteo provisorio de votos. Juan Gerber, su titular, dijo que sólo faltan escrutar 15 urnas, algo que “no cambiará” el sentido de la elección, que dio ganador al candidato del Peronismo Federal.

El secretario electoral de esa provincia afirmó que el Frente para la Victoria todavía no presentó ninguna denuncia formal sobre eventual fraude, pese a que Eliceche hizo ese anuncio en conferencia de prensa.

Hoy, a  partir de las 18, se reanudará el escrutinio provisorio donde se incluirán las 15 urnas que no fueron cargadas y los 494 votos recurridos o impugnados que tuvo la elección. Por su parte, el apoderado del Frente para la Victoria de Chubut, Blas Mesa Evans, adelantó que el escrutinio definitivo “puede durar entre 10 y 15 días y lo mas probable es que se cuente nuevamente voto a voto”.

Mesa Evans explicó: “No sabemos que pasó con 15 urnas que no fueron escrutadas y sabemos de irregularidades en al menos dos mesas de Puerto Madryn, una de ellas en la que se agarraron a trompadas y quedó todo desparramado con una custodia de Gendarmería en el aula”.

Para el abogado, “no quedará más remedio que abrir las 1.122 urnas y repasar cada una de ellas, voto por voto si es necesario en aquellos casos donde las planillas no coincidan con los telegramas”. El Tribunal Electoral no anunció cuándo iniciará el escrutinio definitivo pero se estima que el trámite no se puede demorar más allá de mañana, una vez que se reciban todas las urnas con la documentación en su interior.

Comentarios