Edición Impresa, El Hincha

¿La Davis en Rosario?

El intendente Miguel Lifschitz adelantó que la ciudad se ofreció para ser sede si finalmente Buenos Aires se cae.

¿Una expresión de deseo o una chance concreta? La serie de cuartos de final de la Copa Davis entre Argentina y Kazajistán por ahora no tiene sede confirmada. Y aunque parezca casi imposible, Rosario se anotó para recibir al mejor tenis del mundo.

Todo estaba definido para que el duelo en busca de las semifinales se juegue en el Parque Roca, en el barrio porteño de Villa Soldati. Sin embargo, en los últimos días el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, confirmó que las elecciones para renovar cargos en Capital Federal serán el domingo 10 de julio, justo el último día de la serie entre argentinos y kazajos. Debido a esto, no se podrá utilizar el Parque Roca ni tampoco el Buenos Aires Lawn Tennis porque ese día quedó anulado para efectuar competiciones deportivas, según fijan el Código Electoral Nacional y la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires.

Ante esta situación, las autoridades de la Asociación Argentina de Tenis (AAT) le enviaron una propuesta a la Federación Internacional (FIT) para que la serie comience el jueves 7 de julio con los singles. El viernes 8 sería la jornada de dobles y el sábado 9 los últimos duelos en el estadio Mery Terán de Weiss.

Pero mientras se aguarda la definición de la casa madre del tenis mundial, que se conocerá la próxima semana, desde Rosario abrieron las puertas para ofrecerse como sede del evento internacional.

La posibilidad de que Argentina y Kazajistán puedan jugar en la Cuna de la Bandera la confirmó el director de Deportes de la municipalidad, Rolando dal Lago, quien ayer en diálogo con El Hincha habló de la chance de que los cuartos de final de la Copa Davis se jueguen en Rosario.

“Nos comunicamos con la Asociación Argentina de Tenis y les hicimos saber de la intención que tendría la ciudad de recibir la serie de Copa Davis en caso de que no pudiera disputarse en el Parque Roca”, comentó Dal Lago.

Como si esto fuera poco, el mismísimo intendente municipal, Miguel Lifschitz, también opinó del tema y se mostró entusiasmado con la chance de tener a Nalbandian y compañía en la ciudad.

“El lugar donde ya se han hecho competencias de estas características es el estadio cubierto de Newell’s”, aseguró Lifschitz. Si bien admitió que cuenta con una capacidad inferior al del Parque Roca porteño, resaltó que “es la posibilidad más inmediata o cercana”.

Parece una quimera, pero aún nada está dicho. Los problemas surgirían por los compromisos comerciales y también por las dificultades de armar una cancha de polvo de ladrillo, que es la superficie que prefieren los jugadores argentinos, en un lugar con buena capacidad de público.

Dos serían los lugares en Rosario en donde se podrían armar canchas de tenis. Uno el estadio mundialista de hockey sobre césped, donde durante la Copa del Mundo del año pasado se congregaban más de 10.000 personas, y el otro el estadio cubierto de Newell’s.

Dal Lago no se achicó y redobló la apuesta: “Creo que la Asociación Argentina de Tenis va a tomar en consideración a Rosario como sede”. Pinta difícil, casi imposible, pero ésta ciudad todo lo puede.

Comentarios