Espectáculos

Una noche con la voz de Perú

  • image1

Las crónicas describen a Susana Baca como una mujer tan sencilla como encantadora. Fue criada en la música. Su padre era guitarrista, su madre bailarina, sus tías cantaban y sus primos fueron los creadores del grupo Perú Negro. A lo largo de su vida, esta peruana de ley, se dedicó a la investigación, a la docencia y a la interpretación de la música. Su amiga, la gran Chabuca Granda, la declaró como su sucesora, y a fuerza de talento, llegó a ser considerada como una de las herederas de una leyenda de intérpretes peruanos que cantan a sus reivindicaciones sociales y a sus raíces.

Se trata de la máxima exponente de la música popular del Perú, que a lo largo de su carrera supo brindar más de quinientos conciertos, obtener el reconocimiento de la industria a través de los premios Grammy, además de recibir condecoraciones de diversa índole.

Baca acaba de concluir dos discos de estudio. El primero, un viaje que explora los lazos de los ritmos y pulsiones con un coro religioso en Abuja, Nigeria; y el otro, el encuentro en la palabra latinoamericana y sus vertientes como el vals peruano, el bolero cubano y un tango argentino. Si bien los materiales aún no salieron a la venta, la artista está mostrando algunas de sus nuevas canciones y recorriendo su rico repertorio en una gira a la que dio el nombre de Primavera 2017, un periplo que llegará mañana a Rosario tras haber pasado por las principales capitales europeas, Estados Unidos, su amada Lima, y continuará en Uruguay.

Sus presentaciones actuales incluyen, entre otros temas, la interpretación de “La herida oscura” de Chabuca Granda, “Reina de África” de Javier Ruibal, “Negra presuntuosa” de Andrés Soto, “Lundero” canción tradicional de la costa del Perú, “Panalivio” y “Zancudito” unas canciones afro de Navidad.

Si bien su recorrido es muy extenso, en los últimos años, llegó a las nuevas generaciones siendo una de las protagonistas de la emblemática canción de Calle 13 “Latinoamérica”, junto a la brasileña María Rita y la colombiana Totó La Momposina.

Siendo joven, Susana Esther Baca ganó dos becas, una del Instituto de Arte Moderno del Perú y la otra del Instituto Nacional de Cultura Peruana, para investigar en las raíces de la tradición musical peruana, además de obtener el premio de interpretación y composición en el Primer Festival Internacional de Agua Dulce. Estudió educación en la Universidad Enrique Guzmán y Valle La Cantuta, donde se graduó en 1968.

En 1995, el sello discográfico Luaka Bop, creado por David Byrne, editó su disco El alma del Perú Negro, que incluyó una notable versión de la canción “María Landó”, lo que le permitió llegar a nuevos públicos y a una audiencia internacional.

Baca compartió escenario con Mercedes Sosa, Chambao, Carmen París, Albita Rodríguez, Herencia de Timbiquí, Marc Ribot, Yusa, Marta Gómez, Gilberto Gil, Chabuca Granda y Luzmila Carpio, entre otros.

También fue ministra de Cultura en el gobierno peruano de Ollanta Humala y fue elegida por la OEA para presidir la Comisión Interamericana de Cultura, cuya principal responsabilidad fue implementar el diálogo ministerial interamericano en materia de cultura durante el periodo 2011-2013.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente