Viernes 31 de Octubre de 2014

Fuerte explosión en pleno centro rosarino

Ocurrió este mediodía en calle San Luis al 900 cuando el balcón del piso 16 se desplomó provocando importantes daños materiales sin tener que lamentar ningún tipo de victimas. El incidente se habría producido por una perdida de gas natural.
Publicado el 27 diciembre 2009

explosión11

La calma dominguera se vio altera, apenas pasadas las 12 del mediodía, cuando una tremenda explosión alborotó a los vecinos de la Torre Crisol en calle San Luis 948 entre San Martin y Maipú. La misma se originó en el piso 16 departamento B debido a una supuesta perdida de gas natural. No se registraron heridos  importantes aunque si algunos lesionados en los departamentos linderos.

Hubo escenas de pánico, como gritos y corridas entre los alterados vecinos de la zona quienes en un primer momento no atinaron a sospechar lo que sucedía. “Creí que había caído un rayo tremendo”, dijo una vecina de nombre Juliana, que vive en calle Laprida entre Rioja y San Luis. Mario, un señor que reside en un edificio de Córdoba y Buenos Aires, creyó que se trataba de un sismo. “Temblaron todas las paredes –dijo- me asusté de veras. Creí que era un terremoto”. En realidad fue el balcón del departamento lo que se desplomó cayendo desde el piso 16.

Los daños materiales en el edificio céntrico fueron numerosos, empezando por el balcón de dicho departamento que se desprendió por la explosión cayendo a la calle ocasionando leves roturas a dos autos que se encontraban estacionados. Lluvia de vidrios, paredes rotas y macetas quebradas sobre la vereda quedaron decorando el asfalto.

Según contaron los efectivos de la patrulla urbana al ciudadanoweb, los residentes de los pisos más afectados no se encontraban en sus hogares. También dijeron que hubo algunos vecinos con lastimaduras menores que se rehusaron a ser trasladados a centros asistenciales.

La explosión se habría sentido a varias cuadras a la redonda, tal lo señalaron algunos testigos que se reunieron en la puerta del edificio para compartir sus vivencias de este insólito mediodía. “Temblaban los ventanales y la poca gente que había corrió. Gracias a Dios que no era sábado”, comentó Marta O, quien vive en Maipú y San Juan, a sólo una cuadra del incidente.

Como consecuencia de este hecho, la calle San Luis se encuentra cortada a la altura de Sarmiento. Los bomberos, oficiales de policía y agentes de la GUM asisten en tareas de organización de la vía pública.

Comentarios