Ciudad

Un recorrido por Latinoamérica con hilos que atan sueños

  • image1

talleres-dentroLionel Azpeitia y Noelia Tula son dos jóvenes de Pergamino que en breve partirán hacia México con un proyecto social y cargados de ilusiones. La pareja planea llegar el próximo 23 de septiembre a ese país y desde allí recorrer Latinoamérica realizando talleres de juegos de hilo en comunidades  y escuelas rurales y públicas.

Lionel tiene 31 años y si bien es oriundo y hasta hoy reside en Pergamino, vivió varios años en Rosario, donde egresó de la carrera de Comunicación Social en la UNR. Junto a Noelia, con quien convive desde hace dos años,  cuenta que el proyecto que decidieron encarar y al que bautizaron Hilando América es una iniciativa social, pero que tiene tintes lúdicos y educativos.

Lionel recuerda que los juegos de hilo son “universales y milenarios”, y que todas las comunidades del continente los supieron desarrollar. Además, aclara que no sólo se desplegaron como un pasatiempo, sino que también eran útiles para ilustrar leyendas, explicar el sentido de los astros, y honrar a deidades y a animales sagrados. Con cierta resignación, relata luego que  con  “el correr de los años” esa actividad “se fue perdiendo ante el avance vertiginoso de soldaditos y Barbies”.

La idea de los jóvenes es recorrer Latinoamérica haciendo talleres, con el objetivo de recuperar entre los más chicos esa actividad. Noelia cuenta que una vez en México buscarán adquirir una casa rodante para de a poco dar inicio al periplo. “Eso nos permitirá manejarnos de forma independiente, más económicamente y sin molestar a las comunidades y establecimientos que vayamos visitando. Tanto el itinerario como los plazos variarán de acuerdo a donde vayan surgiendo los talleres”, explica.

Noelia es psicóloga y desde ese ámbito también desarrolló (al igual que Lionel) trabajos comunitarios. La muchacha sostiene que “lo lindo” de los juegos de hilo es que  “promueven la imaginación y la creatividad porque pueden realizar e inventar figuras” y que además permiten desarrollar la memoria y la motricidad fina. “Con el plus de estar jugando a algo nuestro, que nos acerca a nuestros ancestros”, completa.

Los talleres que realizarán los jóvenes incluyen cuentos ilustrados con figuras de hilos y la propia enseñanza y explicación del sentido de cada uno de esas representaciones. “Cada niño, padre y maestro tiene su hilo. Todas las figuras que ellos van realizando son contextualizadas, es decir, explicamos qué comunidades la hacían, qué significaba para ellos su realización”, sostiene el Vasco, como llaman a Lionel sus amigos.

Avalado por diversas universidades nacionales, como la Universidad Nacional de La Plata y la Universidad Nacional del Noroeste de Buenos Aires, además de la UNR; la embajada de México e instituciones lúdicas (y también con la declaración de interés municipal de los gobiernos de Pergamino y Salto), el desafío del proyecto apunta a su financiación.

“Los talleres están planteados para ser gratuitos, por lo que por ese lado la solvencia está complicada. Sin embargo, si surge la posibilidad de realizarlos en otras instituciones, allí se verá. También, con la ayuda de dos maestros cordobeses, preparamos una linda obra de títeres y ya hemos sido invitados a varios festivales en México”, apuntó Noelia (ver aparte).

Si bien comenzarán a dar sus  talleres con mayor intensidad una vez iniciado el viaje, los jóvenes ya han tenidos su primeras experiencias antes de partir. Allí ya han podido vislumbrar como se “enganchan” grandes y chicos.

Uno de los talleres dictados fue a partir de la invitación de la Secretaría de Cultura de Pergamino y en el marco de actividades organizadas por ese municipio por las vacaciones de invierno. También trabajaron con los jóvenes del Bachillerato Popular La Grieta, también de la misma ciudad, donde tanto Lionel como Noelia realizan tareas sociales.

La última actividad la llevaron a cabo en Capital Federal, invitados por las autoridades de la escuela pública para chicos en recuperación. “Recuerdo que ese día nos costó un poco más que los chicos se enganchen. Pero al final logramos atraerlos. Es impresionante como se atrae a los niños con los hilos. La directora del colegio nos llamó apara agradecernos luego de aquella porque habíamos logrado captar con fuerza la atención de ellos, algo que según nos dijo no es tan común”, sostuvo Lío.

Para colaborar

Los respaldos institucionales que recibieron Lionel y Noelia por su proyecto son meramente simbólicos, por lo que se vieron obligados a subir el proyecto al portal www.idea.me, un sitio web que nuclea a gente con iniciativas culturales y sociales que necesita financiación y a posibles colaboradores. Allí colgaron un video explicativo de lo que es Hilando América y “piden una mano” para lograr el registro de la experiencia, ya que los jóvenes se plantearon también el objetivo de publicar un documental al terminar el recorrido.

Para quienes quieran colaborar o contactarse con ellos existe además la posibilidad de hacerlo a través de Facebook. La cuenta es Hilando América NoeyLio. Además se puede acceder directamente al sitio web www.hilandoamerica.org.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente