Política

“Tengo esperanzas de que Santiago aparezca con vida”

  • image1
    Junto a Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora, brindaron una charla en la Facultad de Psicología de la UNR. Juan José García

“Pensaba que era algo pasajero, no imaginaba la dimensión que está teniendo, me parecía que iba a despertar y que iba a estar todo bien, que era una confusión, que a mi hermano no se lo había llevado nadie, que era un error o que lo podían tener en alguna comisaría”. Las palabras de Sergio Maldonado, hermano de Santiago, el joven que se encuentra desaparecido desde el 1º de agosto tras un operativo de Gendarmería contra una comunidad mapuche en la provincia de Chubut, reflejan la dificultad de asimilar un golpe tan duro.

A Sergio le costó digerir que el accionar de una fuerza de seguridad en democracia se parecía mucho a los años más oscuros de nuestro país. “Me costó un tiempo empezar a asumir que esto no era sencillo, que era un mensaje a todos de no involucrarse, de no meterse en ninguna causa que le molestara al gobierno. Empezamos a retroceder en el tiempo. Parecía que estos 40 años de luchas que habían tenido las Madres de Plaza de Mayo y todos los organismos había sido de gusto”, expresó el hermano de Santiago y al instante reflexionó que “por suerte empezó a salir la gente en la calle, marchando y  manifestándose”.

Sergio Maldonado, junto a la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Nora Cortiñas, brindaron una charla en la Facultad de Psicología de la UNR, en el marco de las III Jornadas de Derechos Humanos y Psicología que organiza el claustro y el centro de estudiantes.

Sergio y toda la familia de Santiago no tienen dudas: lo que ocurrió con el joven se trata de una desaparición forzada a manos de las fuerzas de seguridad. Y los dardos apuntan a la floja tarea del gobierno nacional y la Justicia por alumbrar el camino de la verdad.

“Todo el tiempo nos estuvieron atacando con mentiras, diciendo que no era una desaparición forzada sino que estaba en tal o cual lado, que se había ido a Chile, que era un correo de los mapuches. Y la gente replica eso y por ahí no se da cuenta que fortalece hipótesis falsas” dijo Sergio y afirmó: “El gobierno en todo momento nos empezó a querer confundir, a Santiago se lo llevó Gendarmería y no se hacen cargo de la situación”.

En torno al operativo del 1º de agosto, cuando se lo vio al joven por última vez, Sergio fue categórico: “Claramente los testigos ven cuando a Santiago lo golpean tres gendarmes, lo cargan a un Unimog y después los pasan a una camioneta de Gendarmería”.

Entre todos los momentos de dolor, Sergio se permite rescatar un dato positivo: “No hay un gran conocimiento de lo que es esa comunidad mapuche, son 30 familias que viven todo el tiempo pendiente de que venga Gendarmería y los mate, como ha pasado en 100 desapariciones en la zona y no se hizo Justicia en ningún momento. Santiago apoyó una causa justa, se solidarizó con ellos y ahora está en boca de todos el problema con los pueblos originarios y la cantidad de tierras que hay en manos de extranjeras”.

“Yo tengo un poco de esperanza de que aparezca con vida. Van 42 días de su desaparición y es mucho el sufrimiento, el dolor”, finalizó Sergio que conmovió al auditorio, logró generar empatía con quienes lo escuchaban, que se transformó en un atento silencio mientras hablaba y estalló en un portentoso aplauso al culminar.

“Repiten la metodología”

A su turno, Nora Cortiñas trazó un paralelismo con este caso puntual y lo que sufrieron las Madres durante la última dictadura: “Tal cual como lo vivimos nosotras cuando se llevaron a nuestros hijos, no cambió la metodología infame”.

“Nos preocupa el futuro, ¿qué pasa si esto queda en la impunidad? A más de 40 años en la calle y reclamando, las Madres no queremos que vuelva a ocurrir: cuando dijimos Nunca Más, era Nunca Más”, dijo la referente de derechos humanos.

Cortiñas apuntó al gobierno y particularmente a la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, “esta señora hipócrita, inmoral, ya tendría que haber renunciado”. “Lo perturba al gobierno que seamos miles en las calles. Perturba que queramos verdad y justicia. Quisieron disciplinar cuando se llevaron a Santiago. Lo mismo le pasó a Julio López, que salió del horror y fue a dar testimonio defendiendo a sus compañeros que no habían aparecido”.

“Tenemos que seguir insistiendo, tenemos que seguir saliendo a las calles. Sigamos exigiendo la aparición con vida de Santiago, día por día, hasta que aparezca”, concluyó Nora Cortiñas.

Gendarme contó que golpeó con una piedra a un encapuchado

Por primera vez desde que comenzó la investigación por la desaparición de Santiago Maldonado, ocurrida el 1º de agosto pasado, personal de la Gendarmería nacional declaró ayer en la causa, no como imputados, sino como testigos, es decir, con juramento de decir la verdad.

Los testigos fueron César Peralta, Walter Ruiz Díaz y Juan Carlos Pelozo. Los dos primeros son cocineros y no estuvieron dentro de la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia en la estancia Leleque, en el departamento Cushamen, pero sí se dedicaron a cocinar para sus compañeros en las cercanías del lugar, sobre la ruta 40. El restante llegó hasta el río Chubut, detrás de los manifestantes que lograron cruzar al otro lado.

Peralta y Ruiz Díaz declararon haber escuchado, mientras cocinaban, que un compañero decía que le había arrojado una piedra a un manifestante que logró cruzar del otro lado del río. “Los testigos afirmaron que escucharon a un compañero decir que había golpeado con una piedra a un encapuchado que había logrado cruzar el río”, afirmaron al diario La Nación os calificadas fuentes con acceso al expediente.

ADN dio negativo

El Juzgado Federal de Esquel informó ayer que las pruebas de ADN realizadas sobre elementos recolectados en vehículos de la Gendarmería Nacional no arrojaron compatibilidad con el joven Santiago Maldonado. Mientras que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, indicó que esos resultados “despejan” las acusaciones contra el gobierno sobre la “desaparición forzada”.

Tras la confirmación de los resultados, que demoraron varias semanas, se registraron incidentes en la puerta del Juzgado, donde manifestantes insultaron y golpearon la camioneta en la que se retiró la fiscal Silvana Avila y luego insultaron al magistrado federal Guido Otranto.

El juez informó que la Universidad de Buenos Aires analizó un total de 80 muestras para compararlas con las obtenidas de familiares del joven desaparecido.

Puntualmente, “se descartó que exista compatibilidad con las muestras de referencia en los perfiles genéticos obtenidos de 23 muestras encontradas en los vehículos de Gendarmería”.

“Dio negativo y es muy importante, eso despeja muy fuertemente lo que ha sido acusado el gobierno de la desaparición forzosa”, afirmó Bullrich.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente