Ciudad

Talleres y murales en el club Reflejos de Empalme

  • image1
    Además de las clases de cumbia cruzada y patín, se le suma el Programa Nueva Oportunidad.

En el Club Reflejos de Empalme Graneros hay movida. Además de las habituales clases de cumbia cruzada y patín, se le suma que desde hace unos meses el Programa Nueva Oportunidad que lleva adelante el Gobierno de Santa Fe en el marco del Plan Abre. Al club de Empalme Graneros, llegan semanalmente jóvenes para participar de un taller de periodismo y radio, y otros de hip hop que se dictan en el lugar. Este espacio de encuentro, socialización y aprendizaje se fue gestando de a poco, creciendo y afianzándose con el correr de los meses. Hoy los jóvenes se sienten orgullosos de su espacio en el que no sólo aprenden el oficio que les gusta, sino que además se apropian del espacio con cariño. Ahora entienden de otra manera el valor de la palabra, algunos escriben mejor y, otros hablan distinto, y entendiendo que la palabra es justamente lo que los unió, también pintan su aldea.

Esta semana, impulsados porque el club decidió pintar sus paredes exteriores con el muralista Dimas Nota, los jóvenes del Nueva Oportunidad no quisieron quedarse afuera y también se sumaron con entusiasmo a la movida. Dejando grabadas en las paredes su mensaje. Y como toda la movida tenía por objetivo reflejar las actividades que ofrece el club, ellos dejaron su sello con los talleres radio y de Hip hop.

“Hace un año y medio empezamos en Empalme con el Nueva, Oportunidad con la particularidad que esta capacitación consistía no solamente con la transmisión de un oficio, sino con la construcción de un saber a partir de la capacidad instalada y que se piense en los pibes en función de crear y difundir una idea, un pensamiento y sostenerlo en el tiempo”, detalla Luciano Vigoni, coordinador provincial del Nueva Oportunidad, quien recorre los barrios, habla con los pibes y también pinta paredes. “Hace poco se sumamos el taller de hip hop y de esta manera se puede combinar el mundo del arte, de la música y el periodismo en un barrio populoso donde en el marco arco del Plan Abre, estamos trabajando la provincia y el municipio para mejorar la calidad de vida de los vecinos”, agregó.

Alberto de 26 años siente que algo hermoso le pasa cuando le nombran al club Reflejos. “Tener el club así pintado por nosotros es algo increíble, yo antes no me daba con nadie y ahora tengo amigos nuevos, nos encontramos en el club para el curso de radio que me abrió muchas puertas y pintar nuestra pared, es como hacerlo en nuestra casa”, dice orgulloso y con brocha en mano.

Ivan tiene 28 años, lo suyo es el hip hop y lo lleva puesto: pantalones anchos, gorra con visera, lentes y mucha onda al caminar. “El hip hop ayuda un montón porque es una manera de expresarse a través de la palabra y si lo haces en tu propio lugar mejor, con esto estamos dando un mensaje positivo al barrio”.

Oriana tiene ojos picaros y es muy joven. Con apenas 18 años y con mucho entusiasmo por la pintada, muestra con ligeros movimientos de manos lo linda que está quedando la pared “estos encuentros nos ayudan mucho a sentirnos unidos, a encontrarnos acá y de paso aprendemos a comunicarnos mejor”, relata.

Todos quieren hablar y expresar lo lindo de la pared pintada y lo lindo de poder juntarse. Eso es el Nueva, dice Maca, “el lugar de las oportunidades”.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente