Viernes 24 de Octubre de 2014

Sube el precio de la hectárea

El valor de la tierra en la zona núcleo experimentó un incremento del 20 por ciento. En áreas cercanas a la Capital Federal llega a 30 mil dólares, cifra que trepa a 40 mil en el Valle Cuyano de Mendoza.
Publicado el 19 junio 2011

En el último año los valores de la hectárea de campo en la zona núcleo, comprendida por las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, se elevaron 20 por ciento y llegan a cotizarse en 30 mil dólares en los alrededores de la ciudad de Buenos Aires y se elevan a 40 mil dólares en el Valle Cuyano de Mendoza, según un informe privado.

La inmobiliaria L.J. Ramos hizo un estudio del valor de la hectárea de campo en las principales regiones del país y en lo que hace a la provincia de Buenos Aires determinó que en las tierras más cercanas a la Capital Federal, donde se puede desarrollar actividades intensivas, emprendimientos inmobiliarios o áreas de descanso para fin de semana, la hectárea se cotiza entre 7.000 y 30 mil dólares.

En el Valle Cuyano de Mendoza la hectárea llega hasta los 40 mil dólares y en el Valle de Río Negro orilla los 25 mil dólares. En este último año aumentó la demanda de campos agrícolas y mixtos (agrícolas y ganaderos) aunque la disponibilidad resultó escasa, especialmente en la Pampa Húmeda.

Las operaciones de compraventa fueron escasas porque los propietarios no se quieren desprender de tierras valiosas, y los alquileres tuvieron un buen desempeño, con pagos por adelantado.

En la zona núcleo maicera bonaerense, la hectárea cuesta entre 13 mil y 17 mil dólares; en el oeste pampeano bonaerense, la hectárea se cotiza entre 6.000 y 10 mil dólares; en la cuenca del Salado bonaerense, la hectárea sale entre 2.500 y 4.000 dólares; en la zona de mar y sierras bonaerense entre 6.000 y 9.500 dólares la hectárea y en la zona triguera, de 3.500 a 7.000 dólares la hectárea.

La atracción que ejerce la soja, por su alta rentabilidad, hizo que las fronteras de siembra se expandieran más allá de la zona núcleo pampeana hacia lugares como Salta, Santiago del Estero y Chaco, para continuar en países vecinos, como Bolivia y Paraguay.

En el primer cuatrimestre de este año, la demanda de tierras se movió apuntando a la búsqueda de campos agrícolas y mixtos (agrícolas y ganaderos) de mediana a gran escala, obviando los campos únicamente ganaderos que fueron requeridos muy selectivamente y que, paralelamente, están sobreofertados.

En cuanto a la oferta de tierras, no se advirtieron modificaciones importantes respecto al volumen, pero sí en lo que se refiere al tipo de campos.

Es muy escasa la disponibilidad de campos agrícolas y mixtos, especialmente en la Pampa Húmeda (Buenos Aires, Santa Fe, este de Córdoba, este de La Pampa y sur de Entre Ríos), y se observaron incrementos en otras zonas, también en las fracciones de pequeña escala.

Los valores, por su parte, muestran tendencias hacia la suba, empujados por los precios requeridos en la zona núcleo, que llegan a estar un 20 por ciento por encima de los precios que se solicitaban un año atrás.

De todos modos, la concreción de operaciones es más bien escasa, ya que los propietarios tienen buenas razones para no desprenderse de tierras que son, al mismo tiempo, un buen negocio inmobiliario y un soporte para una producción que encuentra precios firmes que la hacen rentable.

El informe indica que los precios de los alquileres, en campos destinados a la explotación agrícola, pasan por un buen momento. La operatoria se recompuso con pago adelantado, luego de la incertidumbre de la campaña 2009/2010, cuando debido a la crisis y la sequía de 2008 los contratos se cerraban con pagos parciales y a resultado de cosecha.

En explotaciones ganaderas, los alquileres bajaron en comparación con el año anterior. Este fenómeno tiene sentido porque la falta de cabezas por la liquidación de vientres exige grandes inyecciones de capital y un costo financiero importante, ya que se trata de una actividad que necesita plazos más largos para lograr un recupero, dada la lentitud natural que conlleva todo el proceso de recomposición de stock.

En la selva misionera, la hectárea se cotiza entre 700 y 5.000 dólares; en la zona litoral sur de Corrientes, entre 1.700 y 2.800 dólares; en litoral norte de Corrientes, entre 800 y 2.500 dólares.

En la llanura chaqueña, está entre 350 y 3.500 dólares; en los bajos submeridionales de Santa Fe, entre 400 y 1.000 dólares; en el núcleo norte de Santa Fe entre 7.000 y 12 mil dólares; en el sur de Entre Ríos, entre 5.000 y 9.500 dólares; en la zona de bañados del Paraná, Entre Ríos, entre 400 y 800 dólares; en Río Cuarto, Córdoba, entre 7.000 y 12 mil dólares y en la llanura cordobesa entre 5.000 y 9.000 dólares.

En el parque chaqueño los valores van entre 250 y 2.500 dólares; en el monte serrano de Santiago del Estero, entre 300 y 5.000 dólares; en la selva tucumana oranense, entre 500 y 7.000 dólares; en la cuña de monte, en La Pampa, entre 400 y 800 dólares; en el Monte Bajo, de La Pampa, entre 300 y 500 dólares.

En la zona de los Andes áridos de La Pampa, entre 30 y 500 dólares; en el Valle Cuyano, en Mendoza, entre 5.000 y 40 mil dólares; en el Valle Río Negro, entre 4.000 y 25 mil dólares; en la meseta Patagónica, entre 30 y 500 dólares, y en los bosques Andino Patagónicos, entre 500 y 8.000 dólares.

Comentarios