Por la web

¿Son útiles realmente las redes sociales para encontrar empleo?

  • image1

Aunque las formas de obtener dinero han cambiado, y muchos se dedican a la venta de productos rentables, a través de Internet, la búsqueda de empleo también va por otro camino.

Los candidatos, en esa búsqueda de libertad financiera, desean tener más privacidad, y las empresas, por las vías tradicionales, tienen muchas veces dificultad para encontrar al profesional adecuado. Desde hace un tiempo, las redes sociales han sido utilizadas como unas herramientas que han permitido que los usuarios compartir mucho más que momentos familiares y con amigos.

La tecnología ha evolucionado en todos los sentidos y ha repercutido incluso en el ámbito laboral. Ya no se trata de llevar un currículo lleno de hojas, sino que hoy día los profesionales, gracias al uso del Internet, pueden conocer mejor a las empresas a las cuales se postulan, crearse una marca personal y construir una agenda de contactos. No obstante, el uso de plataformas para buscar empleo está resultando cada día menos seductor, tanto para candidatos como para reclutadores.

En el último año apenas ha crecido el porcentaje de postulantes que usan estas redes para buscar empleo, del mismo modo que también se ha reducido el número de empresas que las utilizan para contactar nuevos perfiles. De acuerdo a los resultados, publicados en la quinta edición del informe de redes sociales y mercado de trabajo en España –elaborado por Adecco-, un 78% de los usuarios acude a estas herramientas, y el uso que hacen las compañías de ellas, para captar talentos, perdió tres puntos porcentuales, pasando de un 87% a un 84%.

Entre las mejores valoradas, para encontrar empleo, los candidatos consideraron a LinkedIn, Facebook y Google+.

Pese a la disminución, la directora de servicio y calidad de Adecco, Iria Vázques-Palacios, sostiene que la relación entre las redes sociales, los candidatos y las organizaciones se está consolidando, y afirma que: “La responsabilidad de las empresas es conocer las inquietudes de las personas que desean acceder a un empleo y descubrir sus hábitos de búsqueda. Sólo de esta forma conseguiremos atraer al mejor talento”.

Presencia

El nivel del alcance de las redes sociales para el ámbito profesional es alto, pese a que su ritmo se ha ralentizado un poco. Según el estudio antes mencionado, los postulantes a empleos no consideran que estas sean la forma definitiva para acceder al mercado laboral, sólo un 45% las utiliza al momento de buscar un empleo, pero el 55% las utiliza de forma poco frecuente, o nunca.

Sin embargo, el 91% de quienes fueron encuestados disponían de una cuenta en alguna red social; Facebook, YouTube, Instagram y Google+ resultaron ser las más utilizadas. El porcentaje de usuarios sin perfil online subió siete puntos, pasando de un 2% a un 9%, durante el 2016.

Los motivos que resultaron decisivos para hacerse presente en la Red fueron los de comunicarse con amigos y familiares, con un 66%, estar al día de lo que acontece en la actualidad, en un 57%, y los aspectos relacionados con el ámbito profesional. No obstante, este último motivo ha perdido ponderación, pasando del 69% al 40%.

Utilidad

Al momento de acceder a una posición laboral, los portales de empleo, las empresas de selección y las páginas web de las compañías son las tres plataformas más consultadas por los profesionales.

Las redes sociales quedaron en el cuarto lugar, resultando que ocho de cada diez usuarios las utilizan para buscar empleo. Un 77% de profesionales han enviado su currículo a una oferta publicada en una red social; no obstante, un 64% de los consultados, no consiguió finalmente el trabajo, pese a haber sido contactado.

Los usos más frecuentes que les dan a las redes son los de dar a conocer el currículo, mantener contactos profesionales, conocer las últimas vacantes en distintos sectores, e investigar los perfiles de los empleadores. De acuerdo a la opinión de la mayoría, LinkedIn, Facebook y Google+ resultaron ser las más adecuadas para buscar trabajo.

Reputación online

Entre los principales motivos para estar en la Red, figuraron el de mostrar el currículo y mantener la red de contactos.

Vale destacar que, muchos de los usuarios están consientes que las publicaciones que hacen en las redes sociales pueden ser evaluadas por sus futuros empleadores, e influir en la toma de decisión final.

En realidad, es así, un 86% de las empresas revisa y evalúa los perfiles de los candidatos antes de decidir sobre la contratación. Por ello, cada día es mayor el número de compañías que hacen uso de sus perfiles para encontrar futuros empleados.

Dichas compañías han concluido que los mejores candidatos son aquellos que ya son seguidores de su marca, siguen sus actualizaciones y se enmarcan con la cultura de la empresa. Por este motivo, seis de cada diez reclutadores, utilizan las cuentas corporativas para captar talento, especialmente para cubrir puestos técnicos, de empleados para las áreas de ventas, tecnología e informática, e ingeniería y producción.

Herramientas

Las empresas usualmente acuden a los portales web de empleo, contactos personales y redes sociales para reclutar a los futuros candidatos. Entre las más utilizadas por las empresas se cuenta LinkedIn, a la cual recurre el 74% de seleccionadores. Las organizaciones valoran, con un 92%, de manera positiva el uso de las redes sociales para atraer nuevos perfiles, y la más apreciada nuevamente vuelve a ser LinkedIn.

Uso profesional

Es importante prestar atención a las recomendaciones que hacen las compañías, pues recuerdan a los profesionales que hay muchas cosas todavía por mejorar. Pues, el 31% de los reclutadores no se muestra satisfecho con los perfiles que los candidatos han construido en estas redes sociales.

Sugieren hacer un uso más profesional de estas plataformas, presentando los perfiles de forma seria y más adecuada, cuidar las publicaciones, evitar la apología de la violencia  o discriminación, o contenidos relacionados con el consumo de drogas, estos últimos tres puntos resultaron ser imperdonables por los empleadores.

Las organizaciones también suelen rechazar a los aspirantes en los cuales no se presente una coherencia entre su perfil online y su currículo, y reconocen que requieren de más tiempo para encontrar talento en las redes sociales, puesto que la búsqueda no es fácil, sino complicado, especialmente porque muchos usuarios no se inscriben en las ofertas de empleo publicadas en estas herramientas.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente