Mundo

Rompehielos ruso atascado en la Antártida con 150 personas a bordo

ruso2

Capitán Jlebnikov es el nombre del crucero ruso encallado en la Antártida con 150 turistas y científicos a bordo. Si bien según explicaron las autoridades marítimas rusas y argentinas, esta situación no complica la seguridad de la nave, el rompehielos “esperará un par de días antes de reanudar su travesía y regresar al puerto argentino de Ushuaia”, informaron desde Moscú las agencias Interfax y Novosti.

A bordo del buque de 4.148 toneladas, construido en Finlandia y botado en 1981, los biólogos y geólogos que integran la tripulación ofrecen conferencias a los turistas que participan de la travesía. Entre otros objetivos, los pasajeros planeaban realizar avistajes de los pingüinos emperadores y un equipo de la cadena BBC de Londres filmaría para el documental “El Planeta Helado”.

Un vocero de la empresa mercante rusa del Lejano Oriente a la que pertenece el Capitán Jlebnikov, dijo hoy que “la tripulación está aguardando a que el tiempo cambie para que el barco siga su curso”, lo que sucederá en uno o dos días y que “los pasajeros no necesitan asistencia”.

El Capitán Jlebnikov navegaba en la zona de Marambio -isla Cerro Nevado-, en el área media de la península antártica, cuando por condiciones climáticas propias de la época quedó rodeado de masas heladas habituales en la zona.

Esta situación se da durante la temporada turística de cruceros, entre el 15 de noviembre y el 15 de marzo, porque los bloques desprendidos del continente o formados se van derritiendo en el verano, interponiéndose en la trayectoria del buque, explicó el capitán de corbeta Rodolfo Berazay, jefe del Área Naval Austral.

Télam

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente