Ciudad

“Quieren que los trabajadores seamos los que pagan el ajuste”

  • image1
    Aplazo. Sonia Alesso repasó y cuestionó la política educativa que implementó hasta ahora la gestión de Cambiemos. Alejandro Guerrero

La secretaria general de la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé) y de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) a nivel nacional, Sonia Alesso, trazó un balance de un año –el primero de gestión a nivel nacional de un gobierno de signo distinto al de la última década– que “terminó con conflictos”. La discusión paritaria, la infraestructura edilicia en las escuelas, la ley provincial de educación y la violencia institucional fueron los temas más discutidos y sobre los que aún resta acuerdo. En ese marco, para Alesso el panorama para este año se muestra “preocupante”, al entender que hay “una muy mala gestión de Cambiemos en educación”.

—¿Cuál es el balance de 2016?

—A nivel provincial el balance termina con conflictos. Nosotros hemos exigido la apertura de la paritaria, el gobierno no la ha abierto. Estimamos que este año va a ser con mucho nivel de conflicto, ya que el salario quedó muy por debajo de los precios y el aumento de la canasta básica. Planteamos que a fin de enero comenzara la discusión paritaria, que se tuviera en cuenta lo que se perdió por la inflación y discutir además el aumento junto con otros temas que tienen que ver con la salud y la infraestructura edilicia escolar.

—¿Cuáles son los principales problemas a solucionar?

—Dentro de los problemas que no son salariales, la infraestructura escolar, la inversión en edificios escolares, la salud de los docentes y la famosa tablita (que regula las licencias médicas docentes) que hemos rechazado. También debemos discutir la formación permanente, ya que el gobierno nacional está intentando cerrar ese tipo de programas. El otro tema que planteamos es la continuidad de los compañeros de las Orquestas Infantiles, junto con el plan Fines, Conectar Igualdad, y todos los programas nacionales socioeducativos. Queremos que tengan continuidad y estabilidad, que sean cargos de planta, con concursos y sin problemas para el cobro como el año pasado. Otro de los temas que planteamos es la ley provincial de Educación: en diciembre a la ministra (Claudia Balagué) le presentamos la necesidad que haya jornadas gremiales para que se discuta en las escuelas, tomando como piso la ley nacional de Educación y que no haya un retroceso en lo ya legislado. Y un tema que no nos atañe exclusivamente, pero que estamos discutiendo y trabajando, es la violencia institucional, porque tenemos varias denuncias de niños o jóvenes que mueren en manos de las fuerzas de seguridad o viven algún tipo de violencia. Queremos dar una discusión seria, más ahora que se pretende volver a discutir la baja de imputabilidad de los menores. Tenemos que abordar esos temas en forma integral.

—¿Cómo está la situación edilicia en las escuelas?

—Hicimos un informe provincial de infraestructura sobre el estado de las escuelas que fue entregado a las autoridades. Algunos temas fueron resueltos, otro todavía no, vamos a volver a actualizarlo en febrero. Hacen falta salones, escuelas, cargos docentes en distintos niveles y modalidades. Uno de los problemas que hemos denunciado este año es la falta de salas para nivel inicial, educación especial y secundaria. Tenemos que garantizar que todos los niños tengan acceso a nivel inicial y secundario.

—¿Qué expectativas tienen para este año?

—Tiene que tomarse en cuenta todo esto. Creo que va a ser un año muy difícil, porque la situación económica del país va a afectar fuertemente. Eso nos preocupa mucho. Creemos que puede llegar a ser una situación compleja, ya que hay aumento de tarifas, transporte y servicios, y los salarios siguen quedando por debajo. Hay intención de que los trabajadores paguemos el ajuste.

—¿Cómo es la relación con las centrales obreras?

—Tenemos buena relación con los compañeros del Movimiento Sindical Rosarino. Hemos confluido en la Marcha Federal, en marchas contra tarifazos y ajustes. Este año más que nunca es necesaria la unidad del movimiento obrero. Están despidiendo compañeros, ajustando salarios y necesitamos la unidad para pelear contra los ajustes que se vienen. Estamos frente al Ministerio de Educación de la Nación por los ajustes y despidos que se vienen en este mes. Estamos peleando en conjunto con distintos gremios, hay unidad para pelear. A nivel nacional se dieron distintos situaciones, hubo momentos en los que pudimos pelear juntos y otros donde los gremios de la CTA llevaron adelante una pelea muy fuerte.

—¿Cómo ve el conflicto en el Ministerio de Educación de la Nación?

—Estamos exigiendo la incorporación de todos los compañeros y una mesa de diálogo para discutir. El gobierno dice que dialoga y despide sin siquiera comunicarlo. En nuestro caso, el Ministerio da la baja a un programa nacional que es parte de un acuerdo paritario, firmado por los cinco gremios docentes, y que significa formación permanente para docentes de todo el país. Si estos programas se cierran, van a ser afectados 140 mil cursantes y 2.600 tutores académicos. Creo que el gobierno tiene que abrir una mesa de discusión y dar marcha atrás a las resoluciones que dan de baja estos programas y, a su vez, reincorporar a ATE y UPCN (estatales), que también pelean contra despidos.

—¿Cómo analizan la gestión de Cambiemos durante el primer año de gobierno?

—Creemos que fue una muy mala gestión en educación. Se retrocedió en todas las políticas públicas que habíamos peleado a partir de la ley de Financiamiento Educativo y de la ley nacional de Educación y muchos otros temas discutidos en paritarias. Se cierran Conectar Igualdad, Orquestas Infantiles o se lo deja subsumido en programas provinciales; se afecta la formación docente, se eliminan becas escolares, se subejecuta el presupuesto educativo, se deja de invertir en edificios escolares. Hay un panorama de ajuste y eso trae un gran problema y tiene que resolverse. Vamos a seguir peleando desde Amsafé y Ctera. Esperamos tener paritaria temprana y no estar el último día con los papás esperando para ver si las clases empiezan. Si el gobierno, tanto provincial como nacional, no toma una actitud para resolver el salario y los temas pendientes, estamos de cara a un inicio de ciclo complicado, porque ya plantearon desde el gobierno nacional que la pauta salarial va a ser del 18 por ciento. Ese porcentaje es insuficiente, no sólo que no recupera lo que perdimos sino que está por debajo de lo que estimamos la inflación para el año que viene. Hay medidas que se esperan, como aumentos de tarifas ya anunciados y de transporte, y también se habla de una nueva devaluación. Es prematuro hoy fijar un porcentaje porque hay varias medidas económicas que aún no se han anunciado, y que van a afectar el salario.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente