El Hincha

Provincial derrotó a Pampas y salvó la categoría

  • image1
    Miguel Sanz busca zafar de la marca rufinense. Provincial ganó y es de primera. Juan José García

Los rostros de tranquilidad de todo Provincial eran la muestra clara de haber logrado el objetivo de mantener en Primera División al Rojo del Parque. Tras el trabajoso triunfo sobre Pampas de Rufino por 28 a 16 por la 14ª y última fecha de la Reclasificación del Regional, los dirigidos por Guillermo Ronco se sintieron aliviados por primera vez después de varios meses, al confirmar su presencia en la máxima categoría del Torneo del Litoral.

El resultado es anecdótico. Provincial no la tuvo fácil: arrancó la Reclasificación perdiendo con Paraná Rowing. Pero en ese viaje de regreso desde la capital de Entre Ríos, hubo muchos juramentos entre los jugadores y el staff técnico. Después de esa dura caída, el Rojo hilvanó trece victorias consecutivas, algunas por más margen y otras más sufridas como el triunfo sobre Caranchos en la 13ª fecha.

Sobre el final, Provincial tuvo que improvisar un reemplazo para Mario Ottoño, quien emigro al rugby español. El pilar derecho, figura y pieza fundamental del conjunto del Parque. Pero Provincial, acostumbrado a batallar y redoblar esfuerzos, acomodo piezas, enderezó la nave y logró el objetivo de mantener la categoría.

En 2018, el Rojo no jugará torneos UAR y será motivo para buscar dar el golpe y lograr meterse en zona Campeonato, la ilusión de todo un club que sabe de esfuerzos.

 

Muy negro para Pumas

 

Con un primer tiempo a toda orquesta, en donde apoyaron cuatro tries y mostraron su mejor versión, Nueva Zelanda barrió a Los Pumas y se impuso por un contundente 36 a 10 para celebrar su consagración en el Rugby Championship. Los argentinos intentaron a pura garra, pero chocaron contra una pared negra. Fueron titulares los rosarinos Jerónimo de la Fuente y Emiliano Boffelli.

No hay nada que hacer. Son letales. Huelen sangre y van tras la presa con una voracidad que asombra. Así de categórico y contundente fue la tarea de los hombres de negro que en sólo 25 minutos de juego ya habían liquidado la historia en Liniers. Sin jugar, los All Blacks ya se habían consagrado campeones por quinta vez, sobre seis ediciones.

Repartieron buenas intenciones. En un partido apasionante y cargado de dramatismo, Sudáfrica y Australia no se sacaron ventajas y finalizaron igualados en 27 en el partido que abrió la quinta fecha del Championship. Gran tarea de ambos seleccionados que pelearon con hidalguía y pasión durante todo el encuentro.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente