Edición Impresa

Pelea callejera deja como saldo un muerto y un herido

  • image1

peleadentro

Un joven de 25 años fue asesinado en las primeras horas de ayer en Villa Gobernador Gálvez,  mientras que otro de 26 recibió una herida de arma de fuego, en lo que se presume se enmarca en un conflicto entre bandas. Ambos llegaron por su propia cuenta al hospital Gamen, donde el primero falleció a los pocos minutos y el otro escapó sin ser dado de alta.

Alrededor de las 2.30 de ayer, en inmediaciones de Alem y 12 de Octubre, de la vecina localidad de Villa Gobernador Gálvez, se desató un violento enfrentamiento entre dos bandas delictivas en plena vía pública, indicaron fuentes policiales.

Como resultado de la gresca, hubo dos heridos de arma de fuego, quienes acudieron por sus propios medios al hospital Gamen de la vecina ciudad, donde uno de ellos falleció a los pocos minutos, sostuvieron voceros policiales.

Ezequiel Maximiliano Lovey, de 25 años, ingresó al centro de salud prácticamente sin signos vitales. Según voceros del caso, el joven había recibido tres heridas de arma de fuego en el lado izquierdo del tórax, además de una herida de arma blanca debajo de la tetilla derecha. Antes de llegar a ser intervenido quirúrgicamente, falleció como producto de las múltiples lesiones, señaló un portavoz.

Casi al unísono, llegó al mismo hospital otro muchacho baleado, quien en apariencia también había participado en la misma pelea donde Lovey recibió las heridas fatales. El joven, identificado como Hernán Alfredo B., de 26 años, recibió un impacto de bala en el hemitórax izquierdo, por la cual  recibió curaciones primarias y antes de llegar a ser interrogado por los uniformados escapó sin recibir el alta médica, detallaron los pesquisas.

Minutos después de la pelea, personal de la comisaría 29ª arribó al lugar del hecho pero la zona ya estaba despejada, en tanto vecinos de la cuadra les dijeron que hubo dos heridos, quienes ya habían sido llevados al centro de atención médica. Sin embargo, cuando los uniformados llegaron al hospital, Lovey ya había fallecido en tanto el otro herido se había marchado.

Voceros relacionados con la investigación se refirieron a que el entorno donde se desató el enfrentamiento es de una profunda marginalidad, motivo por el cual es común que se desencadenen episodios de estas características. Las dos víctimas vivían a sólo una cuadra de donde tuvo lugar el tiroteo, ambos eran vecinos y  habrían pertenecido al mismo grupo.

La hipótesis que con mayor firmeza manejan los investigadores es que se trató de una pelea vinculada a dos grupos delictivos, los cuales “acostumbran dirimir sus diferencias a los tiros. En la mayoría de los casos, los conflictos empiezan por los territorios donde se llevan a cabo las operaciones”, relató uno de los voceros del caso, quien agregó: “Los vecinos no quieren hablan y dicen que no escucharon ni vieron nada porque viven aterrados y temen que los próximos tiros vayan a ellos”.

Asimismo, los pesquisas señalaron que por el episodio hay cinco sospechosos, cuyos datos se mantienen en reserva, quienes formarían parte de un grupo opositor a la banda de Lovey. Asimismo, remarcaron que el fallecido era muy conocido en el barrio por su conducta delictiva y que ya presentaba varios antecedentes por infracciones contra la propiedad.

El caso es investigado por el Juzgado de Instrucción de la 9ª Nominación, a cargo de Javier Beltramone, con la colaboración de personal de la seccional 29ª, con jurisdicción en la zona y la Sección Homicidios de la Unidad Regional II.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente