Ciudad

Padres de chicos autistas piden por una ordenanza

  • image1
    La ordenanza municipal de octubre de 2016 creó un protocolo de atención.

Sol Mateo es una de las integrantes de TGD Padres Rosario TEA, una organización que lanzó la campaña “Rosario habla de autismo” para que se implemente la ordenanza municipal de autismo y que de esa manera se realice en los efectores públicos la detección temprana y un abordaje interdisciplinario del espectro. “En Rosario no hay personal especializado en detección temprana de autismo y menos en equipos de abordaje”, aseguró la mujer. Desde la Secretaría de Salud Pública anunciaron que la semana próxima, junto con otras intervenciones, se formalizará un convenio para hacer frente al pedido.

Sol es mamá de Rodrigo, un chico de 15 años con autismo y desde hace tiempo viene trabajando con el grupo TGD Padres Rosario TEA. “El objetivo de la campaña es visibilizar e informar sobre la temática, empoderamiento familiar y ciudadano, es decir, reunirse con padres que reciben el diagnóstico, hablar entre pares y accionar en políticas públicas”, detalló Mateo.

En octubre del año pasado el Concejo Municipal aprobó la ordenanza que crea un protocolo de atención para trastornos del espectro autista en la salud municipal. Se trata de la primera normativa sobre el tema en la provincia de Santa Fe y permitirá un abordaje integral en la red de centros de salud y hospitales de la ciudad.

“En principio, la ordenanza 9.633 tiene que empezar por capacitar al personal de salud y todavía estamos en veremos. Cada chico con autismo tiene su tipo y es una condición para toda la vida. Al no ser una enfermedad, no tiene cura. El autismo no puede esperar”, recalcó.

Mateo subrayó que “no hay inclusión y no estamos preparados sobre autismo”. La mujer aseguró que hay madres que pasaron por 30 escuelas para poder anotar a sus hijos. Y por otro lado, hay mucha gente que desconoce los derechos y ni siquiera tienen los recursos intelectuales para hacerlo”, advirtió.

Y agregó: “Desde el momento en que un padre empieza con la primera sospecha hasta que se llega al tratamiento, pueden pasar más de cuatro años. En ese lapso, el cerebro del niño es como extremadamente plástico y es un período óptimo para hacer intervenciones”.

Ante la falta de respuestas a nivel provincial, la mujer remarcó cómo surgió la acción que llevan adelante con la presidenta del Concejo, Daniela León: “Fuimos a la Secretaría de Salud Municipal, que nos derivó con Salud mental para que salga esta propuesta de detección temprana e intervención interdisciplinaria desde Salud Pública. Este mismo proyecto lo presentamos en el Concejo junto a León. Se votó por unanimidad y estamos esperando que el secretario de Salud y la intendenta tomen la decisión política de implementarla”, aseguró.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente