Mundo

“Netanyahu es el mejor artífice de la política xenófoba israelí”

  • image1
    "Netanyahu es el mejor artífice de la política expansionista y xenófoba que está llevando adelante Israel", sentenció Suleiman. Archivo: Leonardo Vincenti.

La visita del primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu generó el rechazo de la comunidad árabe de la Argentina. Durante la reunión que mantuvo con el presidente Mauricio Macri, no se habló sobe la cuestión Palestina. El encuentro representó un cambio de posición de la Casa Rosada respecto al conflicto en Medio Oriente. Según el secretario general de la Federación de Entidades Argentino Árabes (Fearab), Néstor Suleiman, esta reunión selló “la apertura hacia el Estado de Israel y el congelamiento de las relaciones de la Argentina con el mundo árabe”. Por otra parte, consideró a Netanyahu “un genocida”.

—¿Qué generó la visita de Netanyahu a la Argentina en la comunidad árabe?

—Desde la comunidad árabe rechazamos la presencia de este genocida. Netanyahu es el mejor artífice de la política expansionista y xenófoba que está llevando adelante Israel sobre la región de Cisjordania y del sometimiento al cautiverio que ejerce sobre la población de la Franja de Gaza. Es una política de atropello a los Derechos Humanos.

—¿Cómo cambió la mirada argentina de la situación en Medio Oriente con la asunción de Macri?

—El gobierno de Macri hizo una apertura hacia el Estado de Israel tanto en el espacio diplomático como en los contactos entre el organismo de inteligencia argentino (AFI) y el Mossad. De esta manera están aislando al mundo árabe. Durante las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner se consolidó una gran relación con la comunidad árabe, reconociendo a la Autoridad Nacional Palestina. Esto dio un vuelco muy importante a partir de la asunción de Macri. Los funcionarios de Cancillería responden al lobby sionista, que ahora se las ve más fácil para bloquear las relaciones entre el mundo árabe y la Argentina. Incluso, el gobierno de Macri fogonea su posición en el marco regional, deteniendo cualquier avance entre América Latina y el mundo árabe, que tuvieron un verdadero proyecto de acercamiento. Este enlace está bloqueado por los gobiernos de Argentina, Brasil y Ecuador, y la actitud tibia como Chile y Uruguay.

—¿Qué intereses cree que tiene el gobierno con Israel?

—Hay una concepción política de los gobiernos de derecha, que tratan de alinearse con Israel en el escenario de Oriente Medio. Prefieren una alianza con Israel que un acercamiento con los países árabes. Para lograrlo utilizan el cuco del terrorismo, los conflictos que se viven en países como Siria e Irak y la presencia de inmigrantes. Con esta posición, el gobierno argentino lo que hace es apostar a un estado que ha sido criticado en todos los organismos internacionales como terrorista y que atropella los Derechos Humanos desde su misma creación.

—¿Considera que el sionismo intenta catalogar como nazis a quienes critican al Estado de Israel?

—El lobby sionista intenta instalar que las posiciones que rechazan la actitud racista de Israel sean vinculadas con el nazismo. Pero una cosa es ser antisionista y otra es ser antijudío. Estos últimos merecen el rechazo de toda la comunidad. Muchos judíos no comparten el proyecto del Estado racista de Israel, o sea que no son sionistas. También hay medios de comunicación que no son manejados por judíos y trabajan para los intereses del sionismo. Lo cierto es que la metodología nazi es la misma que utiliza el sionismo.

—¿Qué intereses tienen las potencias en Oriente Medio?

—Hay muchos países a los que les conviene que Israel siga con este plan. No sólo a Estados Unidos y Europa, sino también a Rusia y a China. Las monarquías del Golfo Pérsico son tan responsables de la situación que se vive en Oriente Medio como regímenes políticos del mundo árabe que representan a las oligarquías militaristas, como por ejemplo Egipto y Siria. Hay otro actor muy importante, que es la República Islámica de Irán. Es un país que cuando puede mete sus tentáculos para dividir a la comunidad palestina. Irán es responsable de lo que pasa en Siria e Irak. También apoya al régimen genocida de Bashar Al Assad y a Hezbollah. Tanto Irán como Turquía son tanto o más responsables que las monarquías del Golfo, que lejos estoy de defenderlas, porque están totalmente domesticadas ante la conducción de Washington.

—¿Es viable una solución de dos estados como plantea la ONU?

—Israel impide la convivencia con un estado palestino. No hay un grado de virtud en la dirigencia israelí, ya sea desde el laborismo o de la derecha, siempre tuvieron posiciones de hostigamiento hacia los palestinos. Dentro del espectro político palestino hay distintas posiciones. Algunos plantean la convivencia de dos estados, otros plantean crear un solo estado laico y democrático donde vivan en paz judíos, musulmanes y cristianos. Hay posicionamientos políticos extremistas y otros más moderados, pero es el pueblo palestino el que debe decidir qué quiere hacer como estado independiente.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente