Edición Impresa

Náutico: más que un club

  • image1
    El vicepresidente Víctor Romero y el secretario Rubén Salvá, integrantes de la comisión directiva. Enrique Galletto

El Club Náutico Sportivo Avellaneda goza de un privilegio que pocos clubes rosarinos ostentan: un amplio ventanal al río Paraná de 550 metros de longitud costera, que lo posiciona entre las instituciones con mayores recursos naturales de Rosario. Con 85 años de vida, a partir de una multiplicidad de propuestas sociales, deportivas, culturales, recreativas y hasta gastronómicas, Náutico también supo proyectarse en el tiempo, con crecimiento institucional y obras de infraestructura, para convertirse en uno de los clubes más prestigiosos de la ciudad. Enclavado en barrio Lisandro de la Torre, se sitúa en un lugar estratégico de zona norte para que sus socios lleguen desde distintos puntos de Rosario.

El concepto de familia se transmite de generación en generación y se percibe en cada rincón de Náutico. “Somos un club en el que hacemos hincapié en los chicos. Porque un club sin chicos es un club sin futuro”, sentencia el vicepresidente Víctor Romero. A la actualidad, el CNSA cuenta con un padrón de 9.200 socios activos; 1.500 deportistas federados; 1.300 grupos familiares que conviven en los espacios sociales y recreativos que ofrece la institución; 22 disciplinas deportivas y más de 400 niños de entre 3 a 6 años que realizan actividades formativas.

En el ‘Gimnasio 84’, chicas de todas las edades desarrollan la práctica de voley en Náutico.

En el ‘Gimnasio 84’, chicas de todas las edades desarrollan la práctica de voley en Náutico. (Fotos: Enrique Galletto).

Entre las disciplinas que pueden desarrollarse en Náutico, aparecen voley, canotaje, vela, básquet, futbol de salón, patín artístico, tenis, ajedrez, gimnasia aeróbica, gimnasia rítmica deportiva, gimnasio de musculación, judo, tenis con paleta, taller de tela, clases de ritmos, yoga, waterpolo, aerobismo, natación (incluyendo aquagym y matronatación), ping pong, bochas y casín.

p24f3-quique

Náutico ofrece cinco canchas de tenis de polvo de ladrillo.

“Con dimensiones olímpicas, Náutico cuenta con uno de los mejores complejos acuáticos del país”, destaca el secretario Rubén Salvá. Allí en el natatorio, las actividades se dividen en escuela de formación para niños y adultos, y se conforman los planteles de competencia integrados por nadadores federados y promocionales.

En el subsuelo del edificio ‘Pardal’, el judo ostenta un tatami de nivel del Cenard, adquirido en Bélgica. El histórico Gastón García, ex yudoca olímpico en los Juegos de Seúl 88, Barcelona 92 y Atlanta 96 y Sydney 2000, permanece a cargo de las clases de judo desde hace casi 30 años.

Un edificio de cuatro niveles presenta la vista más panorámica del Náutico. En el tercer piso se sitúa el ‘Gimnasio 84’ (en alusión a los 84 escalones que hay que subir hasta llegar allí), que concentra la práctica de voley. Y en el segundo piso, CNSA ofrece el servicio de alojamiento deportivo para delegaciones visitantes, con capacidad de 242 plazas.

Fundado el 21 de enero de 1931, actualmente Náutico propone una variedad de servicios como pocos clubes en Rosario: zonas de camping con asadores, quinchos calefaccionados, bar americano, buffet de comidas rápidas, restaurante ‘Margarita’, salón de fiestas ‘Las Gaviotas’, cinco canchas de tenis de polvo de ladrillo, canchas de césped sintético, canchas de tenis con paleta, escuelas de natación y tenis, gimnasios multideportivos y de musculación, piletas climatizadas, pileta olímpica, playa y solarium, vestuarios, salón de juegos, estacionamiento privado, juegos infantiles, complejo ‘El Biguá’ en la isla La Invernada, biblioteca y área protegida por emergencias médicas.

“Nos falta espacio para tanta demanda de socios”, indica el vocal Gerardo Dalla Giácoma. En ese sentido, Náutico proyecta obras de remodelación en el gimnasio ‘Velasco’, en donde se concentran el básquet y el voley. El proyecto contempla convertirlo en un moderno microestadio, con capacidad para 800 espectadores sentados.

Los socios del CNSA cuentan con todo tipo de servicios a disposición. Por tal motivo, en diciembre del 96 se constituyó la Mutual Club Náutico Sportivo Avellaneda, asistencia financiera de la institución y prestadora de servicios sociales para los afiliados, además de paquetes turísticos y ayuda económica. Náutico, más que un club.

La Caleta jerarquizó a Náutico

Las aguas del río Paraná bañan la costa ribereña de 550 metros de extensión que son propiedad del Club Náutico Sportivo Avellaneda. Un privilegio natural reservado sólo para pocos clubes rosarinos. Fiel a su nombre, las disciplinas náuticas no podían quedar ajenas a las actividades que propone la institución ubicada en Pedro Tuella 952.

La Caleta comenzó a construirse en el año 97 y tiene una capacidad para 140 embarcaciones.

La Caleta comenzó a construirse en el año 97 y tiene una capacidad para 140 embarcaciones.

A partir del año 97 comenzó a construirse La Caleta, un espacio que le otorgó otra fisonomía al Náutico, vinculándolo aún más con el majestuoso Paraná. “Es la más importante de Rosario”, calificó el secretario Rubén Salvá.

Con capacidad para 140 embarcaciones, La Caleta está orientada en un predio de 70 mil metros cuadrados de superficie, que incluye solarium con juegos infantiles, estacionamiento privado, sector de camping, parrilleros y vestuarios, restaurante climatizado. Asimismo posee cómodas marinas con electricidad, vigilancia durante las 24 horas, atención personalizada y servicio de botero.

Náutico adquirió una grúa náutica con capacidad de izar embarcaciones de hasta 15 toneladas.

Náutico adquirió una grúa náutica con capacidad de izar embarcaciones de hasta 15 toneladas.

Recientemente, la comisión directiva del CNSA realizó un significativo esfuerzo económico para la adquisición de una grúa náutica con capacidad de izar embarcaciones de hasta 15 toneladas. En tanto, el servicio de Varadero permite la realización de tareas de mantenimiento de embarcaciones.

Náutico además cuenta con guardería de canotaje (para kayak y piraguas) y guardería motonáutica (para 95 embarcaciones). Sobre las aguas del Paraná también se extienden las actividades en el CNSA. Las escuelas de canotaje, náutica y óptimist (una clase internacional de embarcación de vela ligera) así lo refrendan con nutrida participación de socios.

Haga frío, calor, llueve o truene, en el Espinel de Pesca ‘El dorado’ del Náutico siempre hay movimiento. Un corredor de 140 metros que brinda comodidad a los amantes de la pesca. Cerquita nomás aparece la zona de estacionamiento. Un servicio para los socios con capacidad para 100 autos.

El cruce del Paraná en bote para disfrutar del verano en el complejo ‘El Biguá’, es otro de los beneficios que entrega el Náutico. De hecho muchos socios deciden cruzarse hasta la isla La Invernada para disfrutar de las aguas del río desde la otra orilla, en un parador que posee todas las comodidades.

Elegido por deportistas

El Club Náutico Sportivo Avellaneda se convierte en sitio elegido por deportistas rosarinos y de la región que compiten en nivel de elite, para desarrollar sus respectivas preparaciones de cara a los grandes eventos deportivos. Nadia Podoroska, la joven tenista rosarina de 18 años que viene de participar en el US Open de Estados Unidos, realizó dos semanas de entrenamiento en los espacios que ofrece Náutico. Lo mismo que el nadador casildense Federico Grabich, en vísperas de su reciente participación en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Marcos Barale y las mellizas Etel y Sofía Sánchez también hacen lo propio en el natatorio del club. Años atrás, el yudoca Miguel Albarracín entrenaba en el tatami de Náutico.

El tradicional casín es otra de las propuestas que ofrece Náutico para sus socios.

El tradicional casín es otra de las propuestas que ofrece Náutico para sus socios.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente