País

Nacieron trillizas en un hospital y buscan ser adoptadas

  • image1

El caso de las trillizas abandonadas en un hospital de San Justo causó conmoción en todo el Gran Buenos Aires y la Capital Federal. De hecho, mientras la Justicia de Morón todavía realiza los intentos por reunir a las niñas con integrantes de su familia sanguínea, aparecieron centenares de familias dispuestas a adoptarlas y darles un hogar.

Kiara, Ángeles y Milagros nacieron prematuras el 14 de abril en el Policlínico Central de San Justo. Su madre, que tenía tres hijos anteriores y un grave problema de adicción a las drogas, las abandonó en el centro de salud apenas después de un par de visitas. Desde entonces, quedaron bajo el cuidado de los médicos.

El caso salió a la luz en la mañana del miércoles. La gran mayoría de los medios acudieron al hospital y revelaron la situación de desamparo en la que se encontraban las criaturas, aún internadas.

Así, comenzaron a aparecer parejas dispuestas a adoptarlas. Surgieron candidatos desde todas partes del país y de diferentes rangos de edad.

Hubo aquellos matrimonios que no pueden tener hijos de manera natural y buscan completar su hogar con una adopción hasta parejas de personas mayores que desean volver a criar bebés en el tramo final de sus vidas.

Su mamá tiene otros 9 hijos y problemas con las adicciones. Cuando nacieron Kiara, Ángeles y Milagros pesaban apenas 600 gramos. Lucharon y con ayuda de los especialistas del Policlínico, tras varias semanas con asistencia respiratoria, llegaron a pesar 2,5 kilos.

“La primera de ellas nació en su domicilio, la segunda en una Unidad de Pronta Atención de Hurlingham y la tercera en el hospital de Hurlingham. Luego las trasladaron al sector de neonatología de nuestro centro de salud. Desde el punto de vista médico están de alta. Ahora estamos a la espera de lo que diga la Justicia”, explicó este miércoles a la mañana Víctor Delgado, director asociado del Policlínico, en diálogo con varios medios. “No van a ser separadas. La idea es conservar el vínculo”, aclaró el médico.

“El caso se viralizó en las redes sociales el 19 de junio. Desde entonces se ha arrimado muchísima gente al hospital para traer pañales y leche. Muchos manifiestan su intención de adoptarlas”, agregó Delgado, quien aclaró a su vez que no depende de ellos la decisión, sino de la Justicia.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente