El Hincha

Montero confía en el click del equipo luego del triunfo ante Boca

  • image1

Uno de los grandes ganadores en la noche del miércoles fue Paolo Montero. El técnico auriazul llegó al partido copero ante Boca en una situación crítica. Y salió del apuro de la mejor manera: con su equipo eliminando con justicia al Xeneize en los octavos de final de la Copa Argentina.

Notablemente más aliviado, aunque reconociendo la necesidad de conseguir el primer triunfo en el torneo local, Montero entiende que el triunfo ante Boca debería ser “el click” que este equipo estaba necesitando para ganar en confianza. En especial, después de la dura derrota sufrida el domingo pasado ante Banfield en el Gigante (4-0), y de las muestras de reprobación de los hinchas para con algunos jugadores, situación que sorprendió al técnico uruguayo. “Me llamó la atención la impaciencia de la gente porque recién empieza el campeonato”, dijo Paolo sobre lo ocurrido.

—Unos días después del triunfo ante Boca, ¿qué sensación tenés?

—De alegría, por el compromiso con el que jugó el plantel. Hicieron un gran partido. Después de Banfield les dijimos a los jugadores que el fútbol nos daba una revancha y se logró un triunfo importante ante Boca para nosotros, más que nada para el cuerpo técnico. Pero ahora tenemos otra revancha. Tenemos que conseguir los tres puntos en el campeonato para ganar en tranquilidad.

—¿Teniendo en cuenta que no venían ganando en el campeonato, puede ser una victoria bisagra la obtenida ante Boca?

—Si Dios quiere, ojalá que este partido haya servido para hacer el click, para sumar confianza en el grupo y para sumar la confianza del público. La presión que pone la gente es importante, lo sabemos.

—Hablando de esa presión, ¿te llamó la atención que ante Banfield hayan reprobado en la cancha a Leguizamón y al Ruso Rodríguez?

—Me llamó mucho la atención porque creo que Leguizamón el semestre pasado fue uno de los rendimientos altos y el Ruso también. No hay que olvidarse que el Ruso tuvo partidos en casa y afuera en que nos ha salvado varios mano a mano. Me llamó la atención porque recién arrancó el campeonato, y la gente estuvo muy impaciente muy rápido. Pero es fútbol. Que me silben a mí no me toca, una más no me preocupa, me han silbado tantas veces. Pero fijate como da vueltas la vida: hoy me silbaste y mañana qué vas a hacer con Leguizamón y con el Ruso, que tapó un par de pelotas y no dio ningún rebote contra Boca. Pero es fútbol. Es muy fanática la gente en Rosario y hay que saber convivir con eso.

—¿Es malo qué sea muy fanática?

—No, no es malo, en especial si lo sabés llevar y convivir. Tenés que saberlo llevar y convivir porque en el fútbol argentino se vive con una fanatismo especial. Sinceramente, es algo que no lo he vivido en Europa, ni en Uruguay tampoco. Ya me lo había dicho Diego Lavezzi (NdR: hermano del Pocho), que es amigo. Y le dije `te quedaste corto con lo que me habías dicho, son más fanáticos todavía´. Pero nosotros la llevamos bien. Aparte, con 46 años que tengo, ya la viviste. Espero que los jugadores también la vivan normalmente. Pero por un partido tampoco vamos a descartar los seis meses de cariño que nos demostró la gente en la calle.

—Después de lo que planteaste tras la derrota con Banfield ¿Cuánto vale para vos llevarte los dos triunfos de Cuyo?

—Mucho, pero tenemos que saber separar el campeonato con la Copa, son dos cosas diferentes. En tu inconsciente, vos sabés que en el campeonato podés recuperar; mientras que la Copa no te lo permite, perdés, fallás un partido y estás afuera. Tenemos que conseguir los tres puntos para que nos dé más confianza y poder creer en nosotros mismos. Ojalá sea así.

—Es otro plantel y otro cuerpo técnico, pero el año pasado a Central le costó sumar en el torneo mientras avanzaba en la Copa.

—Es un trabajo nuestro, del cuerpo técnico, para ya desde hoy no relajarse más y enfocarse en el partido que viene. Hoy (por ayer) hicimos una pequeña charla y empezamos a hablar individualmente con los jugadores para ver cómo están mental y físicamente. No hay justificación, tenemos que llegar bien porque es la primera vez que se juega de miércoles a domingo. No es una excusa. Los mejores equipos de Europa cuando empiezan a jugar la Champions es cuando levantan de nivel porque no entrenás, jugar dos veces por semana es lo mejor que hay.

 

Zampedri irá por Ruben

 

El once titular con el que Central visitará el domingo a San Martín en San Juan se conocerá recién este sábado. La única certeza es que Marco Ruben está descartado para participar de ese encuentro. Y, además, que la intención de Paolo Montero es poner en cancha ante los sanjuaninos a la mayoría de los que el miércoles eliminaron a Boca por los octavos de final de Copa Argentina. Pero el DT se tomará todo el tiempo posible antes de definirlo. El lugar de Ruben, seguramente será ocupado por Fernando Zampedri.

El plantel auriazul vivió una nueva jornada en suelo mendocino. Y cumplió con el primer entrenamiento en campo. Esto fue desde las 11 en el predio que Godoy Cruz posee en las afueras de la ciudad, denominado Coquimbito. Allí, el cuerpo técnico canalla organizó la práctica para dos grupos bien diferenciados: por un lado trabajaron los que jugaron el miércoles ante el Xeneize y por el otro los que no fueron titulares. Las tareas más livianas fueron para los que estuvieron en el Malvinas Argentinas el miércoles por la noche. Para ellos hubo ejercicios aeróbicos y regenerativos.

El resto recibió otra exigencia. Además de rutinas físicas, los jugadores que por ahora están completando el plantel realizaron fútbol de alta intensidad en espacio reducido.

En cuanto al probable equipo para jugar ante el Santo sanjuanino, la única modificación a la vista es el ingreso de Zampedri en lugar de Ruben. Pero podría haber alguna más. Eso dependerá de lo que Montero charle con los jugadores. Aunque hay situaciones especiales, como la de Fernando Tobio, que jugó dos partidos completos en cuatro días después de más de dos meses de inactividad oficial.

“En estas situaciones, lo más importante es el descanso mental; si yo no jugué y me duele todo el cuerpo por el estrés, imagínate cómo estarán los jugadores”, dijo Montero al ser consultado sobre la condición física de los que podrían ser titulares ante San Martín. Y agregó: “Ellos entrenan, comen y descansan bien, lo más importante es que lleguen bien mentalmente”.

Los auriazules volverán a entrenar este sábado nuevamente en Coquimbito. Luego de la práctica, los futbolistas almorzarán y descansarán en el hotel Esplendor, búnker auriazul en Mendoza. Luego, viajarán en micro con destino a San Juan, donde continuarán con la concentración de cara al juego del domingo ante San Martín, que está programado para jugarse desde las 14.05 en el Hilario Sánchez y será arbitrado por Juan Pablo Pompei.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente