Policiales

Monos: Fiscalía dice que Guille planeaba embolsar $ 3 millones por secuestro

  • image1
    La Policía Federal secuestró anoche en la celda de Guille (29) tres cuadernos con anotaciones de números telefónicos.

Uno de los jefes de la banda de los Monos, Ariel Máximo “Guille” Cantero, quedó detenido en una nueva causa acusado de organizar desde el penal de Coronda secuestros extorsivos que iban a tener como víctimas a dos narcos locales, con la expectativa de recaudar tres millones de pesos de cada uno de ellos, informaron fuentes judiciales. De hecho, concretaron una de esas capturas, pero se equivocaron de víctima y optaron por dejarla ir. En el marco de la investigación, la Policía Federal secuestró anoche en la celda de Guille (29) –quien está aislado en un pabellón junto con otro integrante del grupo asentado en barrio La Granada– tres cuadernos con anotaciones de números telefónicos, dijeron fuentes judiciales, las que añadieron que también fue detenido uno de los lugartenientes de Cantero en la zona noroeste, lugar donde se hallaron cuatro armas, incluido una ametralladora.

La pesquisa se originó en escuchas telefónicas realizadas a Cantero y a otros dos cómplices, de las que se desprende que preparaban un secuestro extorsivo de narcos rosarinos y que realizaron un intento fallido.

La causa está a cargo del fiscal federal Nº 3 de Rosario, Federico Reynares Solari, con la asistencia de la Unidad Fiscal Especializada en Investigaciones de Secuestros Extorsivos (Ufese) que dirige Santiago Marquevich.

Secuestro con víctima equivocada

“Tenemos varias escuchas en las que queda claro que desde la cárcel Cantero estaba planeando con los sicarios que aún tiene en la calle, una serie de narcosecuestros que iban a tener como víctimas a transas de la droga locales”, dijo una fuente judicial. Y agregó que “tenían montada ya toda la logística para aguantar a los secuestrados en galpones”.

En este marco, la Justicia federal local detectó que el pasado 9 de septiembre la banda concretó uno de esos secuestros, pero se equivocó de víctima. “Tenían todo planeado. La idea era pedir tres millones de pesos de rescate por esa persona”, precisó el vocero.

“El día del hecho –abundó– siguieron el auto donde supuestamente iba el objetivo rumbo a un cumpleaños en un barrio Fonavi; de ese vehículo bajó un joven que fue capturado por la banda y cuando lo subieron al auto y comenzaron a interrogarlo, se dieron cuenta de que habían cometido un error”.

Incluso, las fuentes revelaron que quedó registrada la escucha en la que el supuesto jefe de sicarios actual de Cantero, un hombre apodado Parásito, le comunica al líder de Los Monos que luego de golpearlo e interrogarlo se dieron cuenta del error. Y Guille le dijo que iba a averiguar quién era y si, de todos modos, podían obtener algún rescate por él.

“Finalmente se dieron cuenta de que era un joven trabajador por el que no iban a poder obtener dinero y al cabo de unas cuatro horas lo liberaron sin cobrar rescate alguno”, contó la fuente judicial consultada.

Miniarsenal en el noroeste

A la vez, por orden del juzgado federal Nº 3, a cargo de Carlos Vera Barros, la Policía Federal allanó anoche una vivienda de José Ingenieros al 3600 en búsqueda de Parásito.

En el lugar fue detenido el hermano del sindicado jefe de sicarios, identificado como Nahuel Fernández, y los policías secuestraron chalecos antibalas, una pistola ametralladora marca Halcón con inscripción de Gendarmería Nacional y tres pistolas 9 milímetros. Además, los pesquisas sospechan que en la vivienda allanada estuvo la persona secuestrada por error.

“Tenemos dos personas identificadas, aunque sabemos que hay más porque ese tipo de delitos requiere una logística importante y varios participantes”, dijo un investigador.

Cantero y Fernández serán indagados mañana por secuestro extorsivo y al segundo se le agregó la imputación por tenencia y portación de arma de guerra.

Los Patrones y megacausa

Guille Cantero está detenido en Coronda desde que el juez federal Nº 4 de Rosario, Marcelo Bailaque, lo procesó por dirigir desde el penal de Piñero una organización narco que traía marihuana desde el norte del país a Rosario, en el llamado operativo Los Patrones.

El líder de Los Monos había sido alojado en Piñero –luego pasó por penales federales hasta ser alojado en Coronda– a la espera del juicio oral por una causa en la que está procesado como jefe y organizador de una asociación ilícita conformada para la comisión de múltiples delitos, que también tiene más de una docena de policías implicados.

En esa causa, que irá a juicio el próximo mes, se le anexó un expediente por el homicidio de Diego “Tarta” Demarre (32), el dueño del boliche donde fue asesinado el hermano de Guille, Claudio “Pájaro” Cantero (27), en mayo de 2013.

Al día siguiente de la muerte del “Pájaro”, Demarre fue baleado desde un auto cuando llegaba a su casa en un utilitario junto a la esposa, en supuesto venganza por el homicidio anterior.

Contrapunto tras fallo

El jueves trascendió un fallo del camarista Daniel Acosta que dio curso a un habeas corpus para que Guille y su ladero en Los Patrones, Jorge “Ema” Chamorro, fuesen trasladados a un pabellón común, tal como está detenido el hermano de crianza de Cantero, Ramón “Monchi” Machuca, en la misma cárcel de Coronda.

El secretario de Asuntos Penitenciarios del Ministerio de Seguridad, Pablo Cococcioni, mostró su disconformidad con la medida dictaminada por la Justicia provincial. Afirma en una misiva elevada a autoridades judiciales: “Solicitamos no confundir el respeto a las ordenes judiciales con ningún tipo de conformidad con el contenido de la orden. De hecho, no estamos conformes, sino que hacemos saber la gravedad institucional que implica no permitir al Servicio Penitenciario implementar todas las medidas de seguridad a su alcance en relación a detenidos de altísima peligrosidad. Y aclaramos que la decisión sobre el alojamiento es la principal medida de seguridad”

En tanto, la defensa de Guille también se expidió sobre la demora en acatar la orden judicial por parte de las autoridades penitenciarias. En nota enviada al camarista Acosta, exigen el “cumplimiento inmediato” del fallo judicial y sostienen que el Servicio Penitenciario se negó a cumplirlo. “Tal negativa constituye un hecho de inusitada gravedad institucional”, afirman los abogados Carlos Edwards y Fausto Yrure.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente