Ciudad

Más docentes en Santa Fe suman tecnología al aula

  • image1
    El programa se creó en 2014, capacitó a docentes y puso en línea una plataforma online con recursos pedagógicos. Prensa Gobernación

Estela entra al salón, conecta la notebook a dos parlantes y divide al curso en dos. Pregunta a los chicos cómo están y saca un cuento de su cartera. Empieza a leerlo y lo graba con el micrófono de la notebook. Los 20 chicos que cursan tercer grado la escuchan. Es un cuento de terror. Imaginan los sonidos: viento, lluvia, pasos, una puerta que se cierra de golpe. Buscan un tutorial para editar el audio del cuento y sumarle efectos de sonidos. Con vasos vacíos de yogurt golpean el piso para imitar el ruido de unos pasos. Un poco de arroz simula la lluvia. El cuento se completa con los efectos sonoros que hacen. Una vez terminado, lo escuchan todos. Estela tiene 52 años y es una de las maestras que se sumaron al programa Tramas Digitales. En 2017 fueron 130 docentes de Rosario, Villa Constitución, Rafaela y Santa Fe que se capacitaron y sumaron equipos tecnológicos a las aulas. El número fue creciendo desde que las capacitaciones se iniciaron hace 3 años y las experiencias de los docentes dieron cuenta de la buena recepción por parte de los chicos.

Lo nuevo

Después de 23 años de docencia, en 2017 Estela se sacó los prejuicios y se animó a usar tecnología en las clases. “Me di cuenta de que al principio tenía miedo, pero ahora llevo siempre la computadora al aula. Los chicos están ávidos de aprender. Les encanta usar la tecnología. Me dio un respiro en las clases porque los motiva a trabajar”, explica a El Ciudadano. Usar la notebook le cambió la dinámica en el salón de clase. Para los chicos hizo más fácil el aprendizaje. “Los más lentos en alfabetizarse se apuraron porque si no no podían buscar en Google. Les abrís otro mundo, pero se dan cuenta de que necesitan aprender y poner más de sí mismos. Están acostumbrados a la fotocopia, donde lo tienen todo servido. Con internet tienen que ponerse a pensar en una cadena de palabras para encontrar la clave para la búsqueda”, dice Estela.

La docente suma las búsquedas web a las clases. Cada vez que toca un tema nuevo, pregunta a los chicos qué saben sobre eso. Anota las ideas en el pizarrón y les propone que busquen en la web. Los chicos piensan en palabras asociadas al tema y, en ese proceso, se acercan al nuevo tema de estudio. “A veces le pido que busquen sobre un tema concreto y otras los dejo buscar libremente. Cada uno propone y surgen temas que no se me habían ocurrido trabajar. Cuando dejamos la computadora, seguimos con la carpeta y se acuerdan lo que leyeron y produjeron antes”, cuenta. Llevan hechos una película con fotos, un video de lo que hacen en clase, una presentación para el acto aniversario de la escuela y una infografía de los sentidos. Usaron programas de edición de fotos, de videos y echaron mano al banco audiovisual del canal infantil Paka Paka. “Aun no buscamos recetas y cocinamos. Nos queda pendiente”, dice Estela.

En el jardín

Laura da clases a un grupo de chicos de 4 años en barrio Las Flores. El año pasado les llevó tablets y empezaron a usar algunos juegos y aplicaciones en el aula. Para algunos era la primera vez que veían una. “Seño, rota la pantalla”, le dijeron. “Los chicos están enloquecidos. Les llama mucho la atención. Es un recurso más de la sala, pero la quieren usar todos los días”, contó Laura. Para la docente incorporar tecnología al aula mejoró el aprendizaje. “Hay aplicaciones para lavarse los dientes y con eso dimos una clase de educación bucal. También sacaron fotos, las modificaron e hicieron rompecabezas. Nos permitió trabajar un montón de cosas”, agregó.

Equipamiento y posibilidades

El programa Tramas Digitales se creó en 2014 para definir una política en tecnología educativa en todas las escuelas. Tiene cuatro ejes. El principal es la accesibilidad al equipamiento: kit de tablets, netbooks, proyectores multimedias y pizarra digital. Algunos fueron provistos por el Estado nacional y provincial y otros se consiguieron por convenios con empresas privadas. El segundo eje es la formación continua de los docentes por un modelo específico para cada nivel. Después está la conectividad. El programa lo completan las plataformas virtuales y un campus educativo. En la plataforma funcionan todos los programas de formación del Ministerio de Educación o de otras instituciones y programas como Feria de Ciencia, Escuela Abierta, y Educación Vial. En el campus se pueden sacar contenidos digitales a través de una plataforma pública. Cuenta con una biblioteca virtual con textos recomendados y catalogados por materia y nivel. “Los procesos de apropiación son cada vez más veloces. El desafío es que rompan el esquema tradicional frente al aula. Se tienen que animar a trabajar con tecnología”, dijo Fontanarrosa.

Accesibilidad

Los resultados del operativo nacional Aprender mostraron que en Santa Fe hay una importante apropiación y uso de la tecnología en las escuelas. El 95 por ciento de las escuelas cuentan con acceso a internet. Incluye a instituciones privadas y estatales en niveles primario y secundario. La diferencia se da en la tenencia y el uso de computadores en docentes y alumnos: es mayor en las escuelas públicas que en privadas. Para el titular de la Dirección Provincial de Tecnologías Educativas, Fernando Fontanarrosa, es por las políticas provinciales y nacionales orientadas a la accesibilidad y equipamiento. El modo en que los docentes usan las herramientas tecnológicas varía si es una institución pública o privada. En las estatales predomina el aula digital móvil, en las privadas los alumnos usan el laboratorio de informática.

Capacitar al docente

“Buscamos cambiar la mirada del docente y que el protagonista sea el niño. Que el uso de tecnología produzca conocimiento y que el alumno no sea un mero consumidor de información”, explicó a El Ciudadano, Adriana, una de las capacitadoras de los docentes en nivel inicial. Uno de los desafíos de la iniciativa fue superar la resistencia de los propios docentes.

“A medida que fueron transitando los encuentros, los maestros se fueron apropiando de la tecnología y cambiaron su forma de pensar en relación al uso de herramientas para generar aprendizajes nuevos”, agregó.

En la capacitación trabajaron con estrategias y proyectos para aplicar a las aulas con los alumnos. Investigaron las aplicaciones que existen y seleccionaron las que podían usar en el aprendizaje, desde las desconocidas hasta las más populares como el Whastapp.

Trabajaron con audios, videos y fotos y compartieron el trabajo con los demás docentes. “En las estrategias el lenguaje digital no aparece como un recurso sino como otro lenguaje que se suma a los existentes”, explicó Adriana.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente