Edición Impresa

Los Rosarinos Estudiantil: un club con valores

  • image1
    Juan José García
  • image2
    Juan José García

“En este club, además de enseñar y desarrollar el deporte, transmitimos valores que prácticamente están olvidados en la sociedad: educación, respeto, compañerismo y amor por la familia”.

Luis Valenti, histórico dirigente y actual vicepresidente primero, buscó de esta manera sintetizar lo que representa Los Rosarinos Estudiantil para la comunidad social y deportiva de barrio Agote, desde que la institución de Iriondo 375 nació hace 57 años.

Fundado el 25 de enero de 1959, actualmente Los Rosarinos Estudiantil cuenta con 862 socios activos. En sus instalaciones, niños, jóvenes y adultos pueden desarrollar tres deportes: básquet masculino, voley femenino y natación. Como actividad complementaria, en el piso superior del club también funciona un gimnasio para que los deportistas puedan realizar tareas de musculación.

“Somos un club familiar, que ofrece un espacio de contención para los chicos”, destacó Valenti.

“Acá hacemos todo a pulmón, por intermedio del aporte de los socios”, señaló Federico Borgna, integrante de la subcomisión de básquet.

En épocas de bolsillos sacudidos por inflaciones y tarifazos, Los Rosarinos Estudiantil ofrece una de las cuotas societarias más accesibles entre los clubes de barrio que ofrecen más de una disciplina.

El socio activo paga una cuota de 140 pesos, mientras que por grupo familiar, cada integrante debe abonar 110 pesos por mes. En tanto, la cuota deportiva oscila entre los 80 o 90 pesos.

Más allá de promover otras disciplinas, Los Rosarinos Estudiantil se caracteriza por ser un club que concentra su fortaleza deportiva en el básquet. Alrededor de 140 chicos y grandes pican la naranja y tiran al aro en las canchas del club, entre Escuelita, Premini, Mini, Sub 13, Sub 15, Sub 17, Sub 19, Reserva y Primera División.

“Participamos en los campeonatos de la Asociación Rosarina, mientras que hemos intervenido en los Federativos con las categorías Sub 17 y Sub 19”, contó Miguel Di Marzo, directivo a cargo de la subcomisión de básquet. “Venimos de salir campeones con la Sub 15 en la ciudad de San Jorge, en un torneo del que participaron 27 equipos de todo el país. Y cuando nos toca ser anfitriones, ofrecemos alojamiento en el primer piso del club a las delegaciones visitantes”, añadió.

Recientemente, Los Rosarinos Estudiantil incorporó voley para veteranas entre sus actividades.

“Se conformó un grupo de 30 chicas que con mucho entusiasmo y ganas de aprender empezó a jugar de manera amistosa con otras instituciones”, resaltó Valenti.

Pocos clubes en la zona pueden jactarse de ofrecer servicio de natatorio a los vecinos: Atlantic, Echesortu y Los Rosarinos Estudiantil. “La natación se administra a través del club. Se hace uso de la explotación en verano y se concesiona el servicio de pileta climatizada en invierno”, indicó el vice Valenti. “En los meses de calor explota la zona de camping, parrileros y quincho.

Los fines de semana podemos tener cerca de 600 socios en la zona de la pileta”, agregó.

También en verano, la colonia de vacaciones funciona de 8 a 12 horas, con prácticamente los mismos profesores que trabajan durante todo el año en el club de calle Iriondo.

El quincho tiene capacidad para 250 personas y se aprovecha para realizar múltiples actividades, ya que cuenta con parrilleros, mesadas con bachas, hornos pizzeros, cocina industrial, heladeras y sanitarios, para que no le falte nada a los socios ni a los visitantes.

Por otra parte, Los Rosarinos Estudiantil cumple una función de contención social y educativa de significativa importancia.

“Le cedemos espacio al Centro de Educación Física Nº 12. Le damos una oficina permanente y al club vienen alumnos de tres colegios. Entre turnos mañana y tarde, pasan alrededor de 300 chicos por aquí”, subrayó Valenti en alusión a los alumnos de la

Escuela Nº 77 ‘Pedro Goyena’, del Complejo Educativo Nº 394 ‘Dr. Francisco de Gurruchaga’, de la Escuela Nº 56 ‘Almafuerte’, de la Escuela Especial ‘Laureano Maradona’, y del Centro Pedagógico

‘Casa Azul’. Los Rosarinos Estudiantil puede avanzar con obras a partir del esfuerzo societario. “El piso de parqué de la cancha de básquet se compró y se pagó la mano de obra con el aporte de los socios”, reseñó Valenti. “Lo último que se hicimos fue la colocación de dos tableros electrónicos que costaron 40 mil pesos”, añadió Borgna. Espíritu de crecimiento a través de la desinteresada colaboración de la gente que quiere al club.

Un 25 de enero de 1959, cumpliendo el sueño de los vecinos del barrio Agote que aunando esfuerzos fusionaron el Club Estudiantil de Crespo 348 y Los Rosarinos de Iriondo 375, nació la nueva institución que llevaría el nombre de Los Rosarinos Estudiantil, siendo su primer presidente Alfredo Beccani.

“La gran anécdota de aquel día histórico se produjo cuando a la hora de establecer el orden de los nombres del nuevo club, se tiró una moneda y cayó de canto sobre el piso de tierra”, contó el vicepresidente Luis Valenti.

“La fusión de ambos clubes fue un avance muy importante para el desarrollo de la nueva institución”, reconoció Valenti. Desde sus inicios, la principal actividad de Los

Rosarinos Estudiantil era el básquet, pero a través de los años y de su crecimiento institucional nuevas disciplinas se fueron sumando: gimnasia rítmica, patín artístico y competitivo, voley, taekwondo, karate y futsal, consiguiendo importantes logros deportivos y destacados deportistas.

Entre los directivos más influyentes, Valenti recordó el legado de Francisco Rodríguez (“un activo presidente de Estudiantil”) y el propio Beccani (“muy importante para Los Rosarinos”). En esa lista, también incluyó a José Amato (“en su gestión se construyó la pileta.

Las obras se iniciaron en el año 64 y se finalizaron en el 67. El natatorio le dio un impulso mayoritario al club”), Raúl Mena (“un presidente honesto e influyente”) y Ricardo Vesco (“en su gobierno hicimos la pileta climatizada”).

En el año 2008 la colocación del piso de parqué en la cancha principal posicionó a Los Rosarinos Estudiantil entre los equipos de primera línea en los torneos oficiales.

El club de calle Iriondo también ofrece un tentador servicio gastronómico, cuyo bufet es atendido por Mónica Cobelli. Socios y visitantes pueden dar fe de los abundantes y recomendables menúes.

“Aquellos que reservan con anticipación pueden disfrutar de entrada, primer y segundo plato, y postre”, precisó Miguel Di Marzo.

Reclamo por recursos

Luis Valenti celebró que se haya conformado la Dirección de Clubes, para que las instituciones de barrio puedan plantear inquietudes y gestionar recursos a la Municipalidad de Rosario.

“Estábamos muy olvidados, hasta que tuvimos un acercamiento a través del funcionario Emiliano Torno”, señaló el presidente de Los Rosarinos Estudiantil. “El ex gobernador (Antonio) Bonfatti se crió en el barrio pero no hemos tenido asistencia para realizar obras en el club”, lamentó el directivo.

Iniciativas culturales

En Los Rosarinos Estudiantil destacaron las iniciativas de los jóvenes de Ciudad Futura, organizando eventos y aportando propuestas sociales y culturales. “Nos ofrecieron actividades para los chicos en vacaciones de invierno y también colaboraron cuando festejamos el Día del Niño con funciones de teatro infantil”, confió Federico Borgna, integrante de la subcomisión de básquet. Los fines de semana, es usual que en la zona del bufet muestre alguna que otra propuesta musical.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente