Ciudad

Lo indemnizarán por quedar cuadripléjico en la autopista

  • image1
    El choque ocurrió en el kilómetro 26 del camino que conecta la ciudad con la capital de la provincia. Archivo / Enrique Galletto

La empresa Aufe y las aseguradoras La Holando Sudamericana y Seguro Metal deberán pagar ocho millones y medio de pesos a un hombre que en 2006 quedó cuadripléjico en un choque provocado por un charco de agua de lluvia en la autopista Rosario-Santa Fe. Aufe fue la firma que entre 1994 y 2010 tuvo la concesión del camino después de la privatización encabezada por el ex gobernador Carlos Reutemann. La indeminización había sido establecida por la Justicia en agosto de 2014, pero las tres compañías demandadas apelaron. Ayer la condena fue ratificada por la Sala Cuarta de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial.

El choque que dejó a G.J.B cuadripléjico ocurrió hace once años a la altura del kilómetro 26 de la autopista Rosario-Santa Fe. A principios de septiembre de 2006 el automovilista viajaba a Rosario durante una tormenta. Iba en un Fiat Duna y cambió de carril para cederle el paso a otro auto que quería sobrepasarlo. Al regresar a su carril encontró un charco enorme de agua que cubría la calzada y la banquina.

Los neumáticos del vehículo de despegaron del asfalto y el conductor perdió el control, chochando contra el cantero central de la autopista. G.J.B sufrió una lesión en la columna vertebral y quedó cuadripléjico de por vida.

Demanda

El hombre inició una demanda civil contra la concesionaria Aufe y dos empresas de seguros. El peritaje hecho por un ingeniero mecánico puso el foco en las dificultades para conducir cuando hay agua en la cinta asfáltica y cuando en el pavimento se forma una huella. Aseguró que las deformaciones y los desniveles en el tramo hicieron al conductor perder el control. Las irregularidades respondieron a la falta de mantenimiento del camino.

En agosto de 2014 la Justicia falló a favor del conductor y ordenó que Aufe le pague seis millones y medio de pesos y las aseguradoras otros dos millones. Siempre de acuerdo a fuentes tribunalicias, la resolución del juez Civil y Comercial Iván Kvasina señaló que la responsabilidad de la concesionaria era incuestionable por “incumplir el deber de seguridad que le correspondía”. Y agregó que ninguna de las pruebas demostró que la culpa haya sido de la víctima.

Según fuentes judiciales, la medida fue apelada por los abogados de las tres firmas, pero ayer la Sala Cuarta de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial falló a favor del demandante.

Concesión conflictiva

La autopista Rosario-Santa Fe fue privatizada en 1993 a través de la ley provincial Nº 10.798. Fue promovida por el ex gobernador Carlos Reutemann. En 1994 la concesión del mantenimiento, mejora, ampliación, conservación y administración por peaje pasó a manos de la empresa Aufe. En 2010 el gobierno del socialista Hermes Binner quitó la concesión a la firma y lo entregó provisoriamente a la unión transitoria de empresas (UTE) Consorcio Vial. Mientras tanto, preparaba la licitación para concesionar nuevamente el camino.

La administración recayó en la firma Arssa hasta que en junio pasado el gobernador Miguel Liftschitz anuló el contrato por incumplimientos graves. El 1º de agosto la autopista pasó a ser responsabilidad del Estado provincial. El sistema de gestión actual es a través de un fideicomiso del Banco Municipal de Rosario que se ocupa de pagar los sueldos, del mantenimiento general del corredor y de garantizar los servicios, entre ellos, el de emergencias.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente