Conciertos

Llega a Rosario Sergio Cortés, el “doble más fiel” de Michael Jackson

  • image1
    Cortés sobre Jackson: “Era un showman, un elegido. Una persona que tenía que estar para cambiar la música”.

Sergio Cortés nació en Barcelona, vive en la montaña, alejado; le gusta el arte, dibuja y asegura disfrutar de las cosas “pequeñitas” como pasear a su perro o encontrarse con amigos. Baila y canta pero antes de salir al escenario se transforma en una de las estrellas pop más excéntricas de todos los tiempos: Michael Jackson.

Cortés se presentará en Rosario este sábado, a partir de las 21.30, en el Teatro El Círculo (Laprida y Mendoza).

Para Cortés personificar a su ídolo fue inevitable, casi una cosa del destino. Tenía 16 años cuando en las calles de Barcelona un periodista notó su parecido con Jackson. Corría la década del 80 y el joven se animó a caracterizarse y posar para unas fotos. “Me pareció muy interesante y lo hice”, contó. “A la semana se contactaron conmigo quienes promocionaban el perfume Michael Jackson y me propusieron asistir a reuniones, simplemente estando allí. Estaba muy feliz representando a mi ídolo”, continuó.

Pero eso no terminó ahí. En una de esas jornadas alguien le preguntó si sabía bailar, cantar y descubrió que, además de su parecido físico, su timbre de voz también se acercaba al de Jackson. “Es un regalo. No lo busqué, la vida me regaló el parecerme a mi ídolo. Entonces siento la responsabilidad de dar algo positivo a sus seguidores, trasmitir el mensaje que él daba, que tiene que ver con que las personas debemos ser un poco más cercanas y ponerle más corazón a todo”, dijo quien actualmente lleva adelante el espectáculo The Michael Jackson Experience! que este fin de semana llega por primera vez a Rosario.

Con casi 46 años, Cortés lleva ya tres décadas caracterizándose como Jackson. Tiene miles de anécdotas, conoció a su ídolo e incluso fue contratado por él para distraer a la prensa durante su casamiento con Lisa Marie Presley. “Hubo un desfile con 80 motos, patrullas y helicópteros y yo iba en un descapotable saludando, hasta hice una canción en privado para ellos. Todos creían que era él, hasta que se destapó la historia”, relató.

“Viví muchas etapas de Michael Jackson”, dijo, pero en 2009, cuando la vida del Rey del Pop terminó, Cortés se cortó el pelo y decidió distanciarse de su figura: “Para mí fue muy triste. Tenía que darme un  tiempo de duelo, para reponerme y brindar respeto a mi ídolo. En 2012 volví: al fin y al cabo necesitaba del espectáculo porque es lo que he hecho toda mi vida. Volvimos a hacerlo con mucho corazón y respeto. El equipo que tengo está integrado por italianos porque cuando decidí empezar se contactaron conmigo y nos convertimos como en una familia. Son grandes profesionales”.

Cortés sigue sintiendo “algo en el estómago” antes de salir al escenario, porque “el encuentro con el público siempre es un intercambio de energía. Algo que acá en Argentina, como las personas son tan emocionales, es muy fuerte. Es algo que vivimos mutuamente, una noche común entre todos”, describió.

Detrás del maquillaje

Más allá de su parecido con Michael Jackson, Cortés baila, canta y lidera un completo show con iluminación y cuerpo de baile. Consultado sobre si alguna vez evaluó la posibilidad de realizar un espectáculo distinto, confesó: “Cuando era más joven y las cosas no marchaban tan bien, por las polémicas alrededor de la figura de Jackson, me apoyé en el dibujo, hacía dibujos para televisión. Pero necesitaba del espectáculo en vivo porque para mí el contacto con el público es vital. Intenté hacer algo propio, pero siento tan íntimamente a mi artista y lo he priorizado tanto que me bastaba y me es suficiente representarlo. No necesito reafirmarme, sino hacer un espectáculo bonito. Sergio Cortés está en el escenario igual, me maquillo, me vuelvo Michael Jackson pero me miro al espejo y me veo a mí. Soy el de siempre. Cuando hablo con la gente soy yo, represento sus canciones pero soy yo en todo momento, no pretendo ser él”.

Un elegido

Consultado sobre el legado que dejó Jackson, Cortés señaló que el artista marcó un antes y un después en la música: “Era un showman, un elegido. Una persona que tenía que estar para cambiar la música. Por el baile, estilo, imagen, voz, por la filosofía de vida que tenía y lo que trasmitía en sus canciones. Al que no le llamaba la atención por la imagen, lo hacía por el baile, y al que no, por el canto. Era una persona especial que supo atraer a mucha gente con un mensaje positivo”.

“Hoy muchas estrellas tienen bailarines en el escenario; él empezó con los videoclips. Muchos famosos se basan en su recorrido, las puestas en escena van más allá de lo que eran antes, con bailarines, luces, sonido, humo. Él abrió las puertas de todo esto”, agregó.

En ese marco y consultado sobre las acusaciones que recaen sobre la figura de Jackson por pedofilia, abuso y maltrato, Cortés dijo: “No he creído nunca que una persona con su sensibilidad pudiera hacer algo tan bajo, para nada. No cabe en mi cabeza la posibilidad. Cuando lo conocí, vi una persona muy cercana, muy humilde, no puedo creer nada de eso”.

MICHAEL Y HARRISON FORD

Las anécdotas de Cortés son interminables, las recuerda todas aunque confiesa no poder ordenarlas y destaca una: “En mis comienzos estaba en Nueva York dando una vuelta con mi hermano después de cenar; íbamos a cruzar la calle y se me pusieron dos personas al lado. Una se asomó y me llamó «Mike». Veo que es Harrison Ford. Me impactó, quedé alucinando con eso hasta que un auto bajó la ventanilla y alguién empezó a gritar: «¡Michael Jackson!», y todo el mundo me empezó a mirar pero nadie se daba cuenta que al lado estaba Harrison Ford. Él tuvo que salir corriendo y yo también. Cuando entré al hotel nadie creía que no era Michael. Estuve tres días sin poder salir por la multitud que esperaba afuera”.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente