Ciudad

Las nuevas subas cambian el escenario y prevén más inflación

  • image1
    Economistas y especialistas rosarinos sostienen que la meta de inflación del gobierno nacional está cada vez más lejos. j Juan José García

El incremento del 100% en el costo de energía en el mercado mayorista que anunció Nación esta semana (lo que llevó a la EPE a darle otro retoque a la tarifa) terminó de configurar un nuevo escenario en torno de las proyecciones económicas para este año. La suba, mayor de lo que se preveía, se sumó al aumento del 8%  en los combustibles y del 40,8% del agua para el primer semestre. Y, en breve, se conocerá otro ajuste en el servicio de gas. Así, la idea de que la inflación del 17% proyectada por el gobierno de Mauricio Macri para 2017 ya no se cumplirá comienza a acrecentarse. Economistas y especialistas rosarinos sostienen que esa meta está cada vez más lejos. Y habrá que ver ahora con qué cifras empiezan a cerrarse las paritarias.

La base sobre la que sustenta y determina el índice de precios de toda la economía local volvió a tener en el inicio de este año cambios importantes.

La energía, los combustibles y el gas son los insumos centrales para la producción industrial. Y tienen fuerte presencia en los costos del comercio, los servicios y el sector domiciliario.

Sin embargo, no son los únicos incrementos que se dieron con porcentajes superiores a lo previsto,  lo que comienza a elevar las proyecciones inflacionarias. Basta repasar lo que pasó desde que inició el año para comprender la dimensión.

En el caso de la electricidad, el gobierno santafesino había autorizado a la Empresa Provincial de la Energía un aumento desdoblado de la tarifa. Desde el 1° de enero rige una suba del 15 %, y el 1° de marzo se sumará otro 19,1%. Sin embargo,  Nación anunció esta semana un alza en el 100% del precio mayorista de electricidad, que afectará otra vez  a la boleta santafesina; entre un 7 y 10%.

En tanto, los combustibles líquidos (la nafta y el gasoil) se ajustaron un 8% desde enero. Y la idea del gobierno nacional es hacer tres “retoques” más en el precio hasta fin de año en iguales porcentajes.

Por su parte, todavía resta que el ministro de Energía nacional, Juan José Aranguren, defina cómo quedará configurada la tarifa del gas. El Enargás aún debe expedirse sobre el pedido de Litoral Gas sobre un aumento del 31% retroactivo al 1º de enero. Según publicaron medios nacionales, los anuncios son inminentes.

Por el lado de los ajustes que golpearán con más fuerza al sector domiciliario, vale recordar que el Concejo Municipal aprobó a fines de 2015 la suba de la Tasa General de Inmuebles; será entre un 21 y el 36%, según sectores de la ciudad, a aplicar en los distintos trimestres del año.

A la par, la Legislatura avaló en diciembre el presupuesto provincial con una reforma tributaria con incrementos de entre 25 y 32% en el impuesto inmobiliario, tanto urbano como rural.

La semana pasada el gobernador Miguel Lifschitz firmó el decreto de un aumento en el agua del 40,8% para el primer semestre.

También los alquileres siguen ajustándose a un ritmo mayor que la inflación prevista. Según el Centro de Estudios Legales y Sociales (Cesyac), los contratos se están renovando con un 30% de aumento anual.

En torno al transporte, los peones y titulares de taxis ya adelantaron que pedirán desde este mes una suba del 35% para todo el año. Mientras que se aguarda que en marzo ya comience a discutirse un incremento del boleto del colectivo urbano.

Federico Fiscella, analista financiero de Rosental Inversiones, confirmó en diálogo con El Ciudadano que esta semana  casi todas las consultoras financieras del país  (hasta las más cercanas al gobierno nacional) modificaron sus proyecciones para este año.

“Ya están hablando de una suba en el índice de precios para todo el año de entre 28 y 30%. Incluso, en algunos sitios como la provincia de Buenos Aires se llega hasta el 31%. Eso se ve no sólo en las proyecciones en base a datos que van surgiendo, sino también en las expectativas, que miden firmas como Torcuato Di Tella y Poliarquía. Ahí se repiten los mismos porcentajes. Eso es importante porque permite  saber qué es lo que tienen en la cabeza el comerciante y el consumidor”, sostuvo el economista.

Tras eso, Fiscella mencionó que “enero ya cerró con una  inflación de entre el 1,8 y el 2 por ciento.  Y todo indica que febrero va estar en torno del 2,5%”.

“Después hay que ver cómo va a empezar a impactar este anuncio de suba mayorista de energía en las boletas del marzo, algo que aún no está claro a pesar de los porcentajes que se dieron. Además ese mes arrancan las clases, lo que no ayuda mucho. Y está previsto que para entonces haya otro ajuste en telefonía celular”, agregó.

Sergio Arelovich, profesor de Economía e investigador de la UNR, también sostiene que la proyección oficial del 17%“no se sustenta con lo que comenzó a mostrar el 2017”. Igual, aclaró que para tener un panorama más claro habrá que aguardar el desarrollo de las paritarias. Y en ese punto señaló que hay “tres universos con dinámicas bien diferenciadas”.

“Por un lado hay sectores que tendrán incrementos porcentuales por encima del resto, como los bancarios. Después hay un segundo grupo que se va a comportar según las presiones del gobierno y que seguramente firme en torno del17 o 20%. Allí están los empleados de comercio. Y el tercer caso es el adelanto que se vio en el acuerdo que firmaron los petroleros. Ahí habrá un congelamiento de salario que en muchos casos es a cambio de sostener empleo, lo que traerá un profundo deterioro en el poder de compra. Esta realidad salarial es la que va a marcar la cancha de los precios”, explicó Arelovich.

En ese marco, el economista mencionó que “es probable” que algunas actividades aumenten sus precios “empardando la inflación” proyectada por Nación, pero habrá otras (la gran mayoría, conjeturó) que no lo podrán hacer por el impacto que traerán las nuevas tarifas de servicios públicos.

La prepaga y el cable, también para arriba    

Las prepagas y las empresas de internet y cable también aumentaron sus servicios este año.

En el caso de la prepagas, el gobierno nacional las autorizó a subir el valor de sus cuotas hasta un 6 por ciento desde el 1º de febrero. Durante el año pasado, acumularon un aumento del 38 por ciento.

Mientras que las firmas que prestan internet y cable en Rosario habían anunciado los incrementos en las facturas en diciembre.

En el caso de Cablevisión–Fibertel, el aumento fue del 15 por ciento en ambos servicios a partir del 1º de enero. Mientras que Cablehogar subió un 12,5 por ciento el servicio de internet banda ancha y un poco más el abono básico de cable, que pasó a costar 520 pesos.

EDICIÓN IMPRESA

MÁS LEÍDAS

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente