Mundo

La tormenta tropical Harvey dejó 30 muertos en Estados Unidos

  • image1
    The New York Times

Cinco días después de haber tocado tierra en Texas en forma de huracán, Harvey llegó hoy como tormenta tropical a Luisiana, un estado que aún no se recuperó completamente de los daños ocasionados por Katrina en 2005.

La tormenta tropical Harvey tocó hoy tierra en el estado de Luisiana, en Estados Unidos, y mientras continúa azotando el extremo sureste de Texas se incrementó a más de 30 el número de víctimas fatales, según consignaron los medios locales aunque todavía no se brindaron cifras oficiales.

Esta mañana, el diario The Washington Post aseguró que, según los datos que lleva recopilados desde que el huracán, ahora degradado a tormenta tropical, tocó tierra el viernes pasado, “al menos 22” personas murieron, en tanto, The New York Times eleva esa cifra a 30.

Por su parte, el gobierno de Texas no difundió cifras oficiales sobre las muertes relacionadas directamente con la tormenta y las autoridades municipales son las que están confirmando poco a poco el número de muertos, heridos y desaparecidos.

En este sentido, las autoridades de Houston, donde viven unos 6,5 millones de personas, confirmaron hace unas horas la muerte de seis miembros de una familia hispana que fue arrastrada por fuertes corrientes de agua mientras intentaba salir de la ciudad en su auto.

Asimismo, informaron la muerte de Steve Pérez, un policía local, quien murió en la madrugada del domingo ahogado en su vehículo cuando trataba de llegar al trabajo.

Funcionarios del condado de Galveston, en la costa del Golfo de México, confirmaron la muerte de seis personas como consecuencia del paso del entonces huracán Harvey, aunque no difundieron sus identidades.

En tanto, mientras la cifra de víctimas fatales aumenta, los equipos de rescate continúan trabajando intensamente y las autoridades buscan reforzar las infraestructuras para evitar, entre otras cosas, la ruptura de dos presas cercanas a Houston que ayer ya comenzaron a desbordarse, forzando más evacuaciones, según consignó la agencia EFE.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC), precisó que esta madrugada la tormenta comenzó a alejarse de Houston, donde se mantienen las alertas por inundaciones, y se desplazó hacia la frontera entre Texas y Luisiana, con vientos sostenidos de 72 kilómetros por hora.

El organismo insistió en alertar a la población sobre la importancia de “no intentar conducir en las zonas afectadas, evitar hacerlo por las carreteras inundadas y permanecer protegidos en un lugar seguro”.

También remarcó el peligro del aumento del nivel del mar en las zonas costeras, debido a la marejada ciclónica y las altas olas que provocan los fuertes vientos, y en algunas zonas se esperan aumentos del nivel del mar hasta un metro de altura.

La tormenta tocó tierra al oeste de Cameron en Luisiana, una localidad de 406 habitantes que vio descender su población en un 79 por ciento entre los años 2000 y 2010 debido al impacto del huracán Rita en 2005 y el huracán Ike en 2008.

Los especialistas del NHC aseguran que Harvey dejará grandes cantidades de lluvia en Luisiana antes de desplazarse a los estados de Arkansas, Tennessee y Misuri, donde también podría dejar inundaciones.

Pese a que ya se degradó a tormenta tropical, Harvey fue el huracán más potente en llegar a Estados Unidos desde 2005, cuando el Katrina asoló Nueva Orleans.

Katrina fue uno de los desastres naturales letales que azotó Estados Unidos, dejando un saldo de más de 1.800 víctimas fatales.

Texas no había sido afectada por un fenómeno meteorológico tan potente desde 1961.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente