Ciudad

La recesión es la culpable

  • image1
    Enrique Galletto
  • image2
    Enrique Galletto

La situación en torno a la realidad de los alquileres sigue generando repercusiones en cada uno de los sectores que componen el mercado. Al relevamiento realizado por la Concejalía Popular la semana pasada donde se dio cuenta que hay en la ciudad unos 1.500 locales comerciales vacíos por un aumento “intempestivo” en los contratos, ahora sumaron su voz los integrantes del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Rosario, quienes plantean un punto de vista distinto. Afirman que en los últimos años los alquileres han crecido a un ritmo mucho menor que el resto de las variables y que el hecho de que los comercios bajen sus persianas tiene más que ver con la caída de la actividad económica que con los incrementos en la renta mensual.

El presidente de esa institución, Julio Farah, contó a este diario que la caída en la actividad del sector inmobiliario “no es de ahora sino que ya lleva unos tres años”. “Lo que vemos es que esto va en paralelo con la situación económica. Para mejor o para peor la economía es fundamental a la hora de alquilar un local o dejar de hacerlo. Los locales vacíos comenzaron primero en los barrios y ahora como llegaron al centro la cuestión toma una repercusión mucho mayor. Hay mucha demagogia alrededor del tema”, evaluó.

“Otra cosa que viene pasando es que algunos comerciantes abandonan locales grandes y se mudan a otros más pequeños, eso significa que se produce un corrimiento”, añadió.

Sobre la suba de los alquileres, Farah afirmó que si se comparan los aumentos a lo largo de los años con los de otras variables de la economía son “mucho menores”. “Basta tomar el precio de productos como los combustibles, los alimentos, la construcción o los impuestos mismos”, remarcó.

En un comunicado, la institución que nuclea a los corredores destacó que “en otro error de diagnóstico, se opera pensando que es el alquiler el que define el cierre del local, y no la crisis económica, sin hacer el menor estudio de situación, ni tener en cuenta la experiencia histórica. Para sobreabundar en falacias, presupone que el locador prefiere tener un local desocupado antes que renunciar a un alquiler opíparo, perdiendo en dos meses la diferencia de dos años”.

Consultado sobre el anuncio realizado por la intendenta Mónica Fein durante la apertura de sesiones del Concejo Municipal este año sobre la creación de un ente regulador de los alquileres, el presidente del Colegio de Corredores analizó que “siempre se toman las decisiones sin tener en cuenta al locador”.

“Los locadores son personas que decidieron invertir en el país. Los inmuebles que se compran para alquilar son en altísimas oportunidades una forma que tienen algunas personas de garantizarse una pensión para la vejez. Actúa como era antes el sistema de Afjp. Las alquilan para tener un ingreso que complemente las que suelen ser magras jubilaciones. Con eso algunos se terminan pagando el geriátrico”, indicó.

“La intervención del Estado en la cuestión de la disponibilidad de alquileres hace que frente a esto muchos decidan terminar vendiendo el inmueble si no encuentran que reciben un valor adecuado a modo de renta, como contraprestación. Esto hace que empiece a caer la oferta y aumente de manera proporcional la demanda, lo que termina provocando justamente una suba en los valores para los locatarios. No es algo que estemos inventando o imaginando, es algo que ocurrió en los lugares donde quiso implementarse”, añadió.

Sobre cómo avizoran que será el futuro en el corto y mediano plazo, Farah aclaró que no es economista pero que tienen la esperanza de que la situación se pueda revertir. “Soy optimista por naturaleza. Hemos estado en momentos de crisis más profunda y hemos salido adelante. Tengo treinta años viendo el mercado y esto ha ocurrido en varias oportunidades”, concluyó.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente