Policiales

La lupa sobre dos bandas en el oeste

  • image1
    El caso está en manos del juez Vera Barros, de los Tribunales federales locales.

La Justicia federal descubrió una conexión entre dos bandas dedicadas a la comercialización y distribución de drogas en Rosario. Una pertenece a Javier “Rengo” Insaurralde, sindicado como proveedor de cocaína a grupos dedicados al narcomenudeo. La otra es la de Andrés “Junior” Vivas, señalado como líder de un gavilla que tuvo un rápido ascenso gracias a la venta de estupefacientes. Ambos lideran territorios en la zona oeste. Con órdenes de allanamientos del juez Carlos Vera Barros, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) hizo ayer 15 allanamientos. Los policías detuvieron a más de una docena de personas e incautaron cocaína, marihuana, municiones y cientos de miles de pesos y dólares.

Bajo un gran hermetismo de la Justicia federal, fuentes relacionadas al caso contaron que ayer los operativos fueron en simultáneo. Dos se hicieron en las celdas de la cárcel de Devoto donde están alojados Junior y el Rengo, de 48 años. Otros dos procedimientos fueron en Ingeniero Budge, del partido de Lomas de Zamora. Con respecto a estos allanamientos, no trascendió si hubo detenidos. En la pesquisa del 31 de enero pasado, la cual terminó con la detención del Rengo, se develó que usaba de fachada el transporte de carga para retirar la droga en el Gran Buenos Aires. Esto deja el interrogante de si los uniformados de la PSA lograron detener al mayorista que le facilitaba la droga.

“Insaurralde era el encargado de adquirir la droga, el hijo mayor su mano derecha, la esposa y el resto de la familia eran cómplices del acopio del estupefaciente y dirigían las pantallas para el lavado de activos”, explicó el 31 de enero pasado un vocero.

“El padre viajaba a Buenos Aires para buscar los estupefacientes, siempre acompañado por un tal Cabeza (prófugo), el transportista. Tras fraccionarlos y acopiarlos en Rosario, los distribuía a pequeños vendedores, evitando hacerse cargo de la comercialización al menudeo”, describió la fuente sobre la operatoria del clan Insaurralde.

Ayer hubo una docena de allanamientos en la ciudad, aunque no se especificó cuántas personas fueron apresadas como tampoco a qué facción pertenecían. Sí trascendió que un hijo y un sobrino del Rengo fueron apresados. Los pesquisas incautaron cuatro kilos de cocaína, marihuana, armas, centenares de municiones como también 25 mil dólares y alrededor de 250 mil pesos.

Junior: Corona Millonaria

En junio pasado, Junior, de 30 años, su hermano Marcelo y una decena de integrantes de su banda fueron detenidos en la ciudad. Los investigadores indicaron que en menos de dos años el clan Vivas pasó de ser una simple pandilla de transeros a manejar un millón de pesos en efectivo y ser distribuidor en la zona oeste, sudoeste y otras localidades. Ese 23 de junio, el operativo fue bautizado Corona Millonaria debido a que los panes, envueltos con papeles de colores, tenían la palabra impresa de la conocida cerveza mexicana. Con estos nuevos operativos, los voceros se excusaron de develar si la conexión entre el Rengo y Junior se debía a que juntaron fuerzas a través de la relación con el mayorista bonaerense o si el hombre de 48 años era su proveedor directo. Según dijeron fuentes del caso, ayer por la tarde los detenidos empezaron a ser indagados.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente