Conciertos

La línea de fuga que busca la herencia

  • image1
    Piti Fernández, líder de Las Pastillas del abuelo, cuenta la historia detrás de su primer disco solista, titulado “Conmigo mismo”.

Cuando era niño, Juan Germán “Piti” Fernández tenía un alter ego. Ojo de águila libraba batallas épicas en el castillo de las sombras junto a otros superhéroes como Pluma de Oro, El Invencible y Valiente. Los conflictos, personajes y escenarios los armaba Francisco, su abuelo, un chatarrero que se ganaba la vida cargando baterías de autos, pero que en sus tiempos libres ahuyentaba sus fantasmas escribiendo historias de ficción y poemas. “Él era un tipo melancólico, romántico y hasta un poco apocalíptico para los grandes, y para los chicos era divertido, esperanzador y fantástico”, describió Piti Fernández, líder de Las Pastillas del Abuelo, al hombre del que seguramente heredó la pluma. De hojas de papel y letras rojas, Francisco editó un libro, Conmigo mismo. El libro tuvo dos ediciones, una simple para los clientes de su negocio y una con tapas de cuero y letras doradas especialmente diseñada para sus hijas.

Piti Fernández presentará su disco Conmigo mismo esta noche, a partir de las 21.30, en el Auditorio Fundación Astengo, de Mitre 754.

Cincuenta años después, aquel libro se transformó en un disco. Es que Piti se expresa igual pero diferente a su abuelo. La tapa recrea aquella que fue hecha especialmente para la familia y el desarrollo contiene cuatro poemas que integraban aquel libro artesanal: “Conmigo mismo”, “Flores blancas”, “Le tengo miedo al silencio” y “Esperándome”, suenan con un ritmo folk distante al de Las Pastillas, e inspirado en sus viajes en moto. “Me gusta la moto chopera y la ruta. Todo se conjuga. Es un disco para escuchar viajando”, recomendó el músico que hoy estará en Rosario.

Pero el libro no fue el principio de este proyecto. El encargado de dar el puntapié inicial fue Alberto Sueiro, compositor de varias de las letras de Las Pastillas y amigo de la familia de Fernández. “Le compuso una canción a mi vieja y a mi viejo que nos costaba meter en Las Pastillas del Abuelo porque ya había dos canciones para mis viejos ahí: «Viejo» y «Diosa de la trasformación». Cuando sumamos esa canción con una que le había hecho a mi abuelo y a sus cuentos, y otra para mis hermanos, surgió un hilo conceptual, una especie de capricho bastante mío”, relató. Fue ahí que llamó a su primo Diego Betancor. “A él se le ocurrió la genial idea de ir a buscar en el libro de mi abuelo”, apuntó.

La idea del libro llevó a Fernández hacia otro de sus intereses. “Desde que leí a Alejandro Jodorowsky y su teoría de la Metagenealogía me interesó mucho el árbol genealógico”, confesó el músico sobre un recorrido introspectivo que lo llevó, incluso, a tatuarse su propio árbol en el brazo. “El árbol genealógico tiene sus trampas y sus virtudes. Cada árbol tiene un oficio que se repite. Y uno, a veces, se esfuerza por no repetir las conductas de los padres pero sin querer, tal vez, estemos repitiendo alguna de algún abuelo o bisabuelo. El árbol genealógico trae muchas cosas que no conocemos: secretos familiares que después derivan, generaciones más tarde, en falencias o algunos disgustos”, dijo.

Así cerró el concepto, el recorrido por un árbol genealógico que incluye a un abuelo que llenó de fantasía la infancia de sus nietos, la música, los viajes en moto. Una línea de fuga de una banda popular y con personalidad propia que continuará con otros “caprichos”, como denomina Piti a sus próximos proyectos en solitario.

No repetir la historia

“Algunos subestiman el compromiso que hay que tener con el árbol genealógico, para no repetir la historia no sólo de nuestros viejos sino también de nuestros abuelos y bisabuelos. Y piensan que comprometerse es sólo hablar del presente. Nosotros (Las Pastillas) no sentimos esa necesidad de retratar el momento que estamos viviendo porque no difiere mucho de otros, a mi criterio”, opinó el líder de la formación que en agosto pidió la aparición con vida de Santiago Maldonado ante un Luna Park repleto. “La canción «Gobiernos procaces» sigue siendo actual. Solemos elegir a los presidentes por competentes abogados estadistas, y no por su honestidad. Eso no ha cambiado mucho”.

Con Aerosmith

Las Pastillas del Abuelo será, además de los locales Vudú y Tyler Bryant & The Shakedown, quienes oficiarán de teloneros en el show que Aerosmith brindará en Rosario el 3 de octubre, el único en Argentina. “Vamos a elegir una lista bien rockera. Es una banda de mi adolescencia. Fueron los Rolling Stones de  América”, dijo Piti.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente