Edición Impresa

La inflación de abril fue 2,4% en Santa Fe


Notice: Undefined index: thumbs in /home/elciudadanoweb/public_html/wp-content/themes/elciudadanoweb2016/single.php on line 67
  • image1
    La indumentaria estuvo entre los rubros que registraron mayores aumentos.

En abril, el Índice de Precios al Consumidor resultó un 2,4% en la provincia de Santa Fe, según informó el Instituto Provincial de Estadística y Censos (Ipec). La inflación anualizada –comparando abril de 2017 con el mismo mes de 2016– alcanza al 27,7%.

En el primer cuatrimestre, en Santa Fe, los índices sumaron un 10%: 2,1% en enero, 2,7% en febrero, 2,8% en marzo y 2,4% en abril, siempre según el Ipec. En el mismo período –primer cuatrimestre de 2017– la inflación acumulada a nivel nacional, según el Indec, fue del 9,1%: un punto por debajo de la medición del Ipec en Santa Fe.

El informe del Índice de Precios al Consumidor correspondiente al mes de abril fue publicado ayer por el organismo estadístico de la provincia. Allí se informa que las mayores subas en abril respecto de marzo fueron en los rubros Vivienda y Servicios Básicos (4,9%) e Indumentaria (4,8%). Alimentos y Bebidas subió un 2,1% y Transporte y Comunicaciones un 2%. Los rubros que menos subieron fueron Atención médica y gastos para la salud (1,3%) y Equipamiento del Hogar (0,8%).

Aunque la inflación sigue alta, se observa una desaceleración en 2017 respecto de 2016. El incremento anualizado en abril de este año fue del 27,7% contra un 37,9% registrado un año atrás. La desaceleración del crecimiento de la inflación se empezó a registrar, de acuerdo a los informes del Ipec, en septiembre del año pasado.

El Índice de Precios al Consumidor de Santa Fe es un indicador que mide los cambios en el tiempo del nivel de los precios de los bienes y servicios adquiridos para consumo por los hogares residentes en la provincia.

El operativo de campo se lleva a cabo de forma continua en la provincia de Santa Fe y consiste en el relevamiento mensual de aproximadamente 22.400 precios en alrededor de mil locales informantes. Para la medición se visitan los establecimientos, supermercados y tradicionales (resto de los negocios) seleccionados para relevar precios de los distintos bienes y servicios que componen la canasta.

Como herramienta de relevo se dispone de un formulario. La mayoría de los precios que intervienen en el cálculo surge de la observación directa (es decir, se obtienen a partir de entrevistas en los puntos de venta o a través de operativos de relevamiento organizados desde la oficina central).

Adicionalmente, existe un pequeño grupo de precios tarifados o compuestos, que se obtienen a partir de cálculos especiales realizados con base en la información sobre diversos componentes del precio final de los productos. Algunos ejemplos son las tarifas de gas y electricidad, para las cuales se calculan tarifas promedio para los distintos tramos de consumo, a partir de los cargos fijos y variables que conforman la tarifa.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente