Conciertos

Gustavo Lorenzatti y la Banda Mágica: relato personal con canciones que son de todos

  • image1
    Gustavo Lorenzatti toca con LBM.

Una historia personal contada y cantada a través de canciones que marcaron a varias generaciones en todo el mundo es lo que propone Gustavo Lorenzatti. El músico y periodista de espectáculos rosarino brindará un recital íntimo escoltado por La Banda Mágica (LBM).

Gustavo Lorenzati se presenta este sábado, a partir de las 22, en el restobar El Escaramujo, de Rioja y 1° de Mayo.

El recital que Lorenzatti diagramó, el segundo con este formato en lo que va de 2017, recoge un puñado de bellas músicas que lo marcaron a lo largo de su vida. “No son canciones elegidas al azar”, destacó en diálogo con El Ciudadano. Se trata, en definitiva, de un relato en primera persona y encuentran su acogida en todas las edades.

“Ese recorrido comienza en las canciones que escuché de chico sin querer, porque se oían en mi casa, e inconcientemente empezaron a formar parte de mi historia. De ahí en adelante, hay un montón de temas que me reflejan en las letras, en las épocas, en los géneros”, contó Lorenzatti quien confió que en ese gran mapa musical que define su identidad existen muchos géneros. “Hago rock, bolero, folclore, y quizá me anime con un tango”, reveló.

A modo de ejemplo, adelantó cuáles son esos compositores que marcaron su vida y se escucharán esta noche: “Pasaré por la música testimonial de (Joan Manuel) Serrat pero también el rock de los 90, el de Los Caballeros de la Quema”.

La Banda Mágica es una formación integrada por instrumentistas locales y dirigida por el pianista Gerardo Bautista. Con ella, Lorenzatti ya se presentó en otras ocasiones y es la que, además, musicaliza en vivo las fiestas de Gira Mágica, su programa de tevé, otro de sus sellos distintivos.

Con la impronta de Gira Mágica, que se emite desde hace una década, todos los viernes a la medianoche por Canal 5, y es un programa referencial de la pantalla chica de la ciudad, lo que propondrá el músico y periodista es hacer un salto constante de lugares que tienen que ver con una historia personal. Al mismo tiempo, permitirse narrar una historia que esté abierta al intercambio con los presentes, valiéndose de la intimidad que propone el espacio.

“La idea no fue amontonar canciones sino darle algún sentido. Elegir una temática era complejo por la amplitud de opciones, que reducían las posibilidades”, dijo Lorenzatti, para quien contar su historia personal le permitió alcanzar esa coherencia que buscaba. Y aunque confió que le gustaría que el espectáculo fuera más extenso, igual es abarcativo tiene de todo: música, historias y anécdotas que son reflejo de las épocas que vivió.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente