Ciudad

Frigerio arrancó en Rosario la campaña nacional de Cambiemos

  • image1
    juan josé garcía

Cambiemos arrancó este viernes la campaña nacional para las Paso del 13 de agosto en Rosario. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, presentó en territorio con el que cruzó acusaciones la semana pasada la lista de precandidatos de Cambiemos a diputados nacionales.

El acto para la foto fue en Circunvalación y Baigorria, justo donde por la caja de Vialidad Nacional se remodela un tramo de la ruta 34. Una escenografía que le permitió al ministro machacar con flujos de dinero desde la Rosada a los distritos del “interior”. “Santa Fe ya recuperó 12.500 millones de pesos” de coparticipación, enrostró allí el titular de la cartera encargada de negociar y domesticar a las administraciones subnacionales. Fue una respuesta a los reclamos, crispados en los últimos tiempos, de fondos federales adeudados por mandato de la Corte Suprema y reticencia en el envío de otros. Todo, en el marco de una sequía económica generalizada y caída de puestos de trabajo.

El entredicho que ahora vino a fogonear Frigerio en una provincia donde los socios radicales de Cambiemos se dividen a dos o más aguas ocurrió la semana pasada y tuvo por interlocutora –no la única– a la intendenta Mónica Fein. Después agregó lo suyo Hermes Binner, quien siendo gobernador inició en 2007 el reclamo de los fondos detraídos. El gobierno nacional “no tiene voluntad de pago”, apuntó el líder socialista.

“Santa Fe ya recuperó 12.500 millones de pesos”, respondió Frigerio y prometió: “En los próximos años nos vamos a poner al día”.

El ministro también atendió a la estrategia de la “grieta” con el kirchnerismo. Afirmó que en los últimos diez años, el gobierno santafesino “no recibió un solo peso para el déficit de la caja del sistema previsional y en los 15 meses del gobierno de (el presidente Mauricio) Macri llevan recibidos 1.300 millones de pesos”.

El último encontronazo entre la administración de Fein y la nacional fue por declaraciones de funcionarios de Cambiemos que ponen en duda la extensión de la planta del personal municipal, y dejaron trascender una intención de “auditoría” como requisito para soltar el dinero. Frigerio negó esa voluntad, pero aprovechó para disparar quejas: “Los números que manejamos indican que la Municipalidad de Rosario hace años tienen un déficit creciente, es decir que lo que ingresa en la ciudad no alcanza para cubrir los gastos, pero esto no sería lo más grave es que ese déficit no está asociado a un presupuesto que mayoritariamente privilegie la inversión, las obras de infraestructura, eso es lo que nos preocupa y lo hablamos con ellos”, lanzó el representante de una administración que no puede bajar el rojo de sus cuentas pese a acumular una toma de deuda sin precedente para financiar esos desequilibrios.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente