Mundo

Florida está preparada para enfrentar lo peor de Irma

  • image1
    Contrarreloj. Ayer se ultimaron los preparativos de protección para esperar el arribo del fenómeno a las costas de Florida.

El potente huracán Irma golpeó ayer el centro de Cuba, luego de dejar al menos 25 muertos a su paso por otras islas del Caribe, y continúa su destructivo trayecto hacia Florida, donde 6,3 millones de personas recibieron la orden de evacuar y hoy se espera lo peor.

En la zona oriental de Cuba, un habitante describió ayer un desolador paisaje de árboles y postes eléctricos derribados, así como numerosos techos volando. “Aquí todo es terrible”, dijo Gisela Fernández, una enfermera de 42 años que vive en Chaparra, un poblado en la provincia oriental de Las Tunas.

Con ráfagas de hasta 256 km/h en el momento del impacto y olas de hasta siete metros, según los medios de comunicación estatales, Irma es el huracán más poderoso cuyo ojo ha afectado directamente la isla desde 1932, aunque hasta ayer no se habían reportados víctimas.

Mientras Irma dejó destrucción a su paso por Cuba, isla en la cual las autoridades evacuaron a un millón de personas, se espera que hoy llegue a Florida, donde a pedido de las autoridades se autoevacuaron cerca de 6,3 millones de habitantes, equivalente a más de la cuarta parte de la población de ese estado.

Más de 54.000 residentes ya encontraron refugio en uno de los 320 albergues abiertos a lo largo de Florida, de acuerdo con el gobernador Scott, quien ayer llamó a la movilización y reclamar la participación de 1.000 enfermeras voluntarias para ayudar en los refugios. “Nuestro estado nunca ha experimentado nada de esta magnitud”, dijo el gobernador Rick Scott en conferencia de prensa, instando reiteradamente a la población a salir de la zona. “La amenaza de grandes inundaciones causadas por las oleadas de la tormenta en las costas este y oeste de Florida aumentó”, advirtió el gobernador, pronosticando inundaciones de 1,8 a 3,6 metros. “Cubre tu casa. No sobrevivirás a la subida de las aguas. Si te ordenaron evacuar, debes irte ahora”, añadió.

Miami Beach parecía ayer una “ciudad fantasma”, según el alcalde de esa localidad costera de casi 100.000 habitantes, Phil Levine, quien calificó a Irma como un “huracán nuclear”. Y agregó: “El viento está aumentando. Pero nos preocupa principalmente la marea de la tormenta. Miami es propensa a las inundaciones, así que cuando un huracán nos empuja el agua es muy inquietante”.

Si bien el este del estado está amenazado, es el oeste de la península de Florida el que se encuentra directamente en la trayectoria del huracán, según las previsiones del NHC (Centro Nacional de Huracanes) actualizadas ayer.

“Este es el peor escenario para nuestra ciudad y nuestra región”, dijo a CNN el alcalde de Fort Myers, una ciudad de la costa oeste, mientras trataba de tranquilizar a la población.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente