Espectáculos

Escenas breves, temáticas diversas

  • image1
    Un pasaje de la obra “Queridísimo señor don Julio”.

Con algunas ediciones en su haber y con el atractivo de sumar un abanico de propuestas que apelan a la diversidad estética y dramática, tendrá el sábado su continuidad el ciclo teatral Historias mínimas que comenzó la semana pasada en el Centro Cultural La Nave y que seguirá en cartel hasta fines de octubre.

Historias mínimas, 4º Ciclo de Obras Breves, todos los viernes y sábados de septiembre y octubre, a partir de las 21, en el Centro Cultural La Nave, de San Lorenzo 1383.

Se trata de una programación que agrupa historias breves, que en su cuarto año de realización ofrece las propuestas de quince elencos diferentes. Las obras, que rondan la media hora de duración, muchas de ellas con carácter de estreno y de poéticas muy diversas, son representadas por grupos rosarinos y de localidades cercanas. La propuesta del ciclo radica también en explotar las potencialidades del multiespacio La Nave donde, por noche, los espectadores podrán disfrutar de tres espectáculos diferentes con una entrada única.

En su totalidad, el ciclo ofrecerá más de cincuenta funciones, que involucran a setenta artistas, entre directores, dramaturgos, bailarines, cantantes y actores.

Por otra parte, la presente edición, sumó nombres de referentes de las artes escénicas locales, directores de gran trayectoria como Cristina Carozza, Adrián Giampani, Patricia Ghisoli y Germán Geminale.

sábado con tres obras

Entre más y con sus debidas repeticiones, este sábado se verán Queridísimo señor don Julio, pieza que relata las peripecias de un trabajador en medio de una crisis. Como cada día, Camote, se despierta para ir a trabajar, pero justo este día puede ser distinto. Bajo la dirección de Patricia Ghisoli, la dramaturgia es de la misma directora junto al actor y clown Fabián Bermejo, quien está en escena.

También será de la partida Yo no soy Alejandra, en la que dos mujeres intentan descubrir qué hay detrás de las cosas. “Plagadas de un incongruente lenguaje poético, buscan convertir la angustia en poesía; la tentación del silencio y la necesidad de la palabra”, adelanta la dramaturga y directora Eva Ricart acerca de esta propuesta en la que actúan Cindi Grüssi y Dolores Martínez.

Finamente, también será de la partida La voz de los amordazados, monólogos que recorren el camino de dos mujeres expuestas a la violencia sexual, basados en testimonios reales, con una intervención de danza-teatro. La dirección es de Paula Rodríguez y Nicolás Nakayama, y en escena, participan Paula Montecino, Silvina Gómez, Matias Bossus, Corin Manders y David Alvizures.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente