Gremiales

El salario del miedo

  • image1
    No alcanza. La Universidad de Avellaneda midió un deterioro promedio del 7%.

“La caída del salario puede ser mayor”, advirtió el titular del gremio de Trabajadores Municipales. Antonio Ratner. El dirigente sindical se refirió a la pérdida del 7,3 por ciento del poder adquisitivo del salario frente a la inflación que midió el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda. El informe tomó datos oficiales desde diciembre de 2015 y los aumentos conseguidos en paritarias desde entonces para llegar al promedio –en el caso de los petroleros el retroceso es del 5% y en el de los portuarios el 10%– pero para Ratner y otros dirigentes sindicales locales la brecha puede ser mayor sin en lugar de los índices de inflación consignados por el gobierno nacional se utiliza como parámetro la caída del consumo.

“Hoy no hay remuneraciones para que los trabajadores gocen de ingresos para mantener un nivel de vida digno, ése es el tema. El problema acá es que la plata no alcanza”, marcó Ratner. Y volvió a apuntale al gobierno nacional para marcar la incongruencia entre “la baja de inflación que difunde, para decir después que no hay una baja en el salario de los trabajadores”, y que en esa lógica no habría “baja del consumo”.

Por su parte, el titular de Obras Sanitarias, Oscar Barrionuevo, quien empuja un paro nacional, volvió a inyectar presión al sindicalismo nacional por la situación. “Cada uno deberá tomar medidas de emergencia para la lucha en su gremio y también colectivamente”, advirtió.

Empero, Barrionuevo relativizó el retroceso medido por la Universidad de Avellaneda: “Cada gremio sabe bien qué pasa con sus trabajadores en cada lugar de trabajo. Los índices universitarios son respetables pero el termómetro de sensibilidad salarial lo sabe bien cada gremio”, marcó, para concluir: “A mí en particular no me cabe duda que si mis trabajadores tienen pérdida de poder adquisitivo con la paritaria cerrada, lanzaremos una huelga hasta cambiar eso”.

“Ahora debemos estar trabajando con todos los gremios en su conjunto”, completó el titular de Obras Sanitarias.

A su turno, Claudio García, del Sindicato de Encargados de Edificios (Suteryh) admitió que existe una caída del poder adquisitivo del salario: “Se debe a una inflación superior a la que pretende engañar el gobierno”, sostuvo. Y remarcó como “necesario y urgente” con cambio de timón con un plan para “reactivar la microeconomía”.

“Los capitales deben entender que deben estar al servicio del bienestar social, por ende, debemos volver a una política de reactivación de la industria nacional controlada por el Estado y donde los trabajadores, a través de las paritarias resignifiquen salarios que superen los tarifazos y medidas de ajuste de este gobierno”, recetó.

El secretario General del Sindicato de Petróleo, Gas y Biocombustible Santa Fe Sur, Rubén Pérez, también apuntó a los los índices de inflación de inflación del gobierno de Mauricio Macri, que “son mentirosos como los del gobierno anterior”.

“La diferencia –completó– es que el gobierno que nos precedió ató los índices de inflación al pago de bonos de la deuda externa, y entonces ante un índice bajo se beneficiaba toda la población. Eso evidentemente no fue bien explicitado”, sostuvo. Y admitió que en paritarias hubo “aumentos salariales a la baja”, por lo cual “el trabajador va resignando beneficios que antes podía disfrutar y ahora va recortando de su presupuesto”.

“Ahora lo que me parece grave es que en su mayoría el trabajador, sea del sector que sea, ha apoyado a este gobierno en las elecciones y entonces eso debilita toda reacción corporativa del gremialismo para frenar este ajuste”, se alarmó el dirigente gremial  sanlorencino.

“Ahora cada sindicalista en su gremio conoce cada realidad de sus trabajadores y debe pelear en cada ámbito para que el trabajador no pierda, o pierda lo menos posible”, concluyó García.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente