Ciudad

El rugby entra en los barrios

  • image1
    Leandro Lobrauco, ex jugador de Atlético del Rosario, fue el ideólogo de la iniciativa apoyada por el municipio.

A partir de una iniciativa conjunta entre la Municipalidad de Rosario y la ONG Botines Solidarios se desarrolla el programa de Rugby Social. El proyecto integra a chicos de los barrios Las Flores, Tablada, Grandoli, Saladillo o Mangrullo a partir del juego y el deporte. El objetivo es convertir al rugby en un vehículo de formación, educación e inclusión social.

En coordinación con la Dirección de Deporte Comunitario, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad de Rosario, el programa de Rugby Social desarrolla las prácticas y los encuentros en los polideportivos municipales. Actualmente, el proyecto se lleva adelante en cuatro barrios: Parque del Mercado, Las Flores, Polideportivo Deliot y 7 de Septiembre. Entre 80 y 90 chicos participan de la experiencia conformando 4 equipos que entrenan todas las semanas como un club de rugby. La práctica es libre y gratuita, y la inscripción está abierta durante todo el año.

Además de las prácticas, el programa de rugby social organiza partidos y encuentros para que los chicos puedan jugar contra equipos de los clubes tradicionales de la ciudad. “Tratamos de generar competencias porque es lo que a los chicos más les gusta. Hemos tenido amistosos con casi todos los clubes de la ciudad”, explicó Leandro Lobrauco, ex jugador de Atlético del Rosario y cara visible del proyecto. “La idea es que en un futuro estos chicos puedan autogestionar su propio club”, agregó.

Lobrauco señaló que el proyecto para este año es generar un circuito de rugby social con equipos de la región. “Queremos generar encuentros mensuales con experiencias similares que realizan en otras ciudades, como Capitán Bermúdez, Villa Gobernador Gálvez, San Lorenzo y en otros barrios de Rosario”, señaló.

Experiencia para dar

En 2013, dos años después de haber dejado de jugar profesionalmente, Lobrauco se acercó a la asociación civil Botines Solidarios, que estaba dando los primeros pasos en Buenos Aires. La asociación hizo pie en Rosario. “Toda mi vida giró en torno al rugby. Cuando dejé de jugar me quedó tiempo libre y las ganas de hacer algo más y de pensar en cómo devolver todo lo que el rugby me había dado”, expresó el ex jugador y agradeció el acompañamiento del municipio. “Hablamos con Mónica Fein y contamos con el apoyo desde la primera reunión. Fue un espaldarazo para que podamos concretar el proyecto”, afirmó el ex Puma.

EDICIÓN IMPRESA

MÁS LEÍDAS

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente