Ascenso

El Chelito debutó pero apenas pudo jugar 19 minutos en el Charrúa

  • image1

No fue el debut esperado en el Gabino Sosa. Los dirigidos por Ariel Cuffaro Russo comenzaron como una aplanadora ante Defensores Cambaceres y terminaron pagando caro una distracción, que derivó en la igualdad definitiva. Alfredo Resler anotó para el local, pero lo empató Jonathan Fernández, ambos en la etapa inicial.

Los primeros quince minutos fueron los soñados para el entrenador. El Charrúa fue amo y señor del partido, que durante ese tiempo se jugó íntegramente en el campo del Rojo, y pudo plasmar la posesión del balón con un tanto que abrió el marcador. A los 10 minutos hubo un centro al área, una serie de rebotes y la pelota le quedó a Alfredo Resler, que definió para poner el 1-0, que a esa altura era más que justo.

El Matador siguió manejando los hilos y tuvo la chance de ampliar la ventaja con un buen desborde por derecha y un posterior centro de Cristian Yassogna, que nadie llegó a empujar por el medio.

Pero a Central Córdoba le volvió a pasar algo que en el último tiempo ya se hizo costumbre por barrio Tablada: cuando el rival llega, le convierte. A los 35 le llegó un pelotazo a la puerta del área local a Jonathan Fernández, quien giró, se acomodó y sacó un remate que entró pegado al palo derecho de Matías Giroldi, que se estiró cuan largo es pero no pudo evitar el gol.

En el complemento, Cuffaro Russo se la jugó con todo e hizo ingresar a César Delgado (pudo estar solamente veinte minutos por una contractura en el recto de la pierna izquierda que lo obligó a salir reemplazado) y Juan Pablo Pereyra (debutó con la casaca del Matador) para darle más juego al equipo.

Y hubo dos chances muy claras: la primera con una buena jugada personal del Chelito, al que se la sacaron sobre la línea, y después con un cabezazo de Juan Manuel Casini que se fue apenas desviado.

La visita lo aguantó como pudo y tuvo posibilidades de ganarlo en el final, pero ahí apareció la figura de Giroldi para salvar al local, primero ante un cabezazo a quemarropa que le tapó a Enzo Caroccia y luego con una gran estirada ante un remate desde el borde del área de Lautaro Palacios.

Fue empate en barrio Tablada y tanto el público como el plantel y cuerpo técnico de Central Córdoba se fueron con una sensación mezcla de bronca y amargura, porque no pudieron quedarse con el triunfo en el debut como local y el juego del equipo se mostró interesante de a ratos, aunque en líneas generales fue de mayor a menor.

Una tarde con sensaciones encontradas

En barrio Tablada se vivió una jornada como hace tiempo no se daba, ya que se dieron varias situaciones atípicas. La vuelta de Alfredo Resler (con gol incluido) al primer equipo después de un año de ausencia por dos lesiones graves fue la buena noticia que dejó el cotejo.

La mala fue la lesión de César Delgado. El Chelito ingresó a los 13 minutos del complemento y sobre la media hora se retiró por una contractura en el recto de la pierna izquierda. En las próximas horas se sabrá la gravedad de la lesión del ex Central.

Otra de los datos salientes de la tarde fue el debut de Juan Pablo Pereyra con la camiseta del Charrúa. El delantero no había podido estar en la primera fecha por una demora en su habilitación desde AFA. En la más de media hora que jugó, mostró destellos de su juego, aunque se lo vio falto de ritmo, algo que irá ganando con el correr de los partidos.

Lo último para destacar de la tarde en Tablada fueron las casi 3.500 personas que se acercaron hasta el Gabino Sosa para alentar al equipo en este debut como local en el torneo de la C.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente