opiniones

El camino de los sueños de la escuela intercultural bilingüe

  • image1
    El anuncio de la ministra Balagué se realizó en la Escuela Cacique Taigoye de Rosario.

En el “camino de los sueños” de los alumnos del maestro mocoví Ector Catirí los árboles que se unen en sus copas miran al norte; no es sólo un norte geográfico, también es espiritual y refleja la necesidad de los pueblos originarios de mantener la identidad, la cosmovisión de las primeras naciones de nuestro país, el contacto con la naturaleza y principalmente el lenguaje de los ancianos que contiene el fruto de la cultura.

Dice la tradición que cualquiera que recorra este camino se encuentra con sus raíces, con la cultura de sus antepasados, con la sabiduría, pero principalmente con los sueños que desean cumplir. No es un camino que se recorre en soledad, es un camino colectivo.

Tal vez por estas ilusiones ancestrales de los pueblos aborígenes es que, en el anuncio de la creación de nuevas escuelas Interculturales Bilingües que se realizó en Rosario, las organizaciones decidieron recrear el “camino de los sueños” mocoví. La vereda de la escuela primaria N° 1.344 Cacique Taigoye se pobló de 19 plantines de aguaribay, lapacho y algarrobo, que a manera de camino fue recorrido por las esperanzas colectivas de las escuelas.

El anuncio fue la incorporación de 19 escuelas a la modalidad Intercultural Bilingüe que se suman a las cinco instituciones que ya existían en nuestra provincia. Las nuevas instituciones se distribuyen en el departamento Vera, 9 de Julio, San Justo, San Javier, Obligado, Garay, La Capital y Rosario.

La ministra de Educación de la provincia, Claudia Balagué, sostiene que “la educación intercultural bilingüe viene creciendo en la provincia con la incorporación de nuevas escuelas, con el trabajo con los docentes  y con la posibilidad que ellos mismos tengan un escalafonamiento docente, algo que vienen esperando desde hace muchos años”.

“Pero la escuela Intercultural Bilingüe –continúa la ministra– significa mucho más que eso: es reconocer otras culturas con pasados ancestrales en nuestro territorio y revalorizar esas cosas que hoy, con el enorme avance de un sistema que es muy individualista, que piensa sólo en el dinero y en la salida individual, es muy importante valorizar todas esas cosas que pueden enseñar los pueblos, que pueden mirar la salida a través de la comunidad y no de la meritocracia o el perfeccionamiento individual”.

En el acto también se entregó la resolución ministerial que avala el Ciclo de Profesionalización Docente de Educador Intercultural Bilingüe Indígena (EIBI), que está dirigido a maestros idóneos bilingües que se encuentran dentro del sistema educativo y que no poseen formación docente.

“La interculturalidad bilingüe –dice Balagué–  es mucho más que pensar en incorporar a las escuelas a idóneos mocovíes, comunidades qom y de muchos otros orígenes que tenemos en la provincia de Santa Fe, es revalorizar cómo entre culturas podemos construir una sociedad mejor que le dé prioridad a otras cosas y que no esté centrada, como hoy, en algunos valores totalmente individuales que no piensan en lo colectivo, ni tienen la mirada del otro. La visión del otro diferente también es importante para construir en diversidad, porque todos sabemos que construir en diversidad es construir en mayor riqueza. Eso hay que ponerlo nuevamente en el lugar que se merece”.

La vicedirectora de la escuela Intercultural Bilingue N° 1.344 Cacique Taigoyé, Silvia Rodríguez, sostiene que la creación de 19 escuelas interculturales bilingües marca un momento de avanzada en lo que hace a escuelas con poblaciones de pueblos originarios. “Es muy importante –dice– ya que en la década del 90 éramos solo tres escuelas y las tres primarias, dos de modalidad qom y una mocoví. Es importante porque en la mayoría de las escuelas había población aborigen pero los niños concurrían a escuelas comunes. Lo más destacable de la incorporación de estas 19 escuelas es que se tuvo en cuenta la continuidad de la escuela secundaria”.

Sin embargo, las escuelas tienen urgencias que limitan su funcionamiento “Hay una gran necesidad –dice Rodríguez– de creación de cargos. Cuando comenzamos a trabajar como escuela bilingüe se crearon dos cargos de maestros de lengua qom y uno de artesano, y desde ese momento hasta ahora mantenemos la misma cantidad horaria de cargos, cuando la población y la cantidad de grados que hay en las escuelas aumentaron. Otra lucha es la creación de cargos de compañeros pedagógicos para que los aprendizajes se den de forma paralela ya sea de la cultura blanca como de la cultura qom”, señaló.

La ley de Educación Nacional garantiza el derecho a la educación para todos y la eleva al rango de bien público y de derecho personal y social. El Estado también debe garantizar determinadas modalidades, organizando curricularmente la educación común para dar respuesta a situaciones específicas de formación que tenga en cuenta particularidades contextuales de los alumnos para garantizar la igualdad.

“La Educación Intercultural Bilingüe –sostiene la ley– es la modalidad del sistema educativo de los niveles de Educación Inicial, Primaria y Secundaria que garantiza el derecho constitucional de los pueblos indígenas a recibir una educación que contribuya a preservar y fortalecer sus pautas culturales, su lengua, su cosmovisión e identidad étnica; a desempeñarse activamente en un mundo multicultural y a mejorar su calidad de vida. Asimismo, la Educación Intercultural Bilingüe promueve un diálogo mutuamente enriquecedor de conocimientos y valores entre los pueblos indígenas y poblaciones étnica, lingüística y culturalmente diferentes, y propicia el reconocimiento y el respeto hacia tales diferencias.”

Las comunidades aborígenes tienen muchos “caminos de los sueños” por hacer realidad, más aún en momentos en que la criminalización y la estigmatización de las organizaciones se acentúa en determinados sectores de la sociedad.

El periodista Nahuel Sugobono señala que  “es importante resaltar que, a pesar del paso del tiempo y el cruel intento de exterminio, los distintos pueblos originarios no son cosa del pasado; están presentes, en mayor o menor medida. Incluso aquellos que han perdido su modo de vida tradicional, su lengua y sus costumbres, intentan preservar su identidad a través de los descendientes que quedan”.

La educación no es una dádiva, es un derecho inalterable de todos los habitantes de nuestro país. Durante mucho tiempo (y hoy recrudecen esas posiciones) las comunidades aborígenes han sufrido el avasallamiento de sus derechos, necesidades y reclamos; es tiempo de transitar un camino de reparación histórica donde la inclusión adquiera el reconocimiento de derecho humano. Las escuelas Interculturales Bilingües son parte de un “territorio sagrado”, de una necesidad ancestral para mantener viva la cultura originaria. Garantizar la educación intercultural es un avance, pero una verdadera política pública es mantenerlas en vigencia y profundizar la atención de sus necesidades.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente