Ciudad

Diálisis: ajuste de Pami afecta a 830 jubilados santafesinos

  • image1
    “Los abuelos son la población más expuesta en términos de salud. El tratamiento es muy importante”, dijo Marinovich.

Un nuevo ajuste presupuestario afecta a los jubilados de Pami. Los profesionales de la salud que dan tratamiento de diálisis a pacientes crónicos denunciaron un recorte del diez por ciento en las retribuciones que reciben para dar el servicio. “Nos comunicaron de manera unilateral que si no aceptamos dejamos de ser prestadores de Pami”, explicó a El Ciudadano Sergio Marinovich, presidente de la Asociación de Prestadores de Diálisis y Trasplantes Renales de Santa Fe. La medida afecta a 11 mil afiliados de todo el país, 830 de los cuales viven en territorio provincial. En el último año y medio, los costos del tratamiento de diálisis crónica crecieron exponencialmente por la suba en los servicios (al menos un 400 por ciento), los aumentos salariales y los costos de insumos importados, dicen los prestadores.

“Estamos en una situación crítica por una medida unilateral por parte de la conducción de Pami nacional que decidió recortar los tratamientos de diálisis en toda la Argentina”, aseguró Marinovich. Según explicó, el tratamiento de diálisis que reciben los afiliados de Pami es de excelencia, con equipos interdisciplinarios de médicos, enfermeros, nutricionistas, asistentes sociales, psicólogos y administrativos. “Los abuelos son la población más expuesta en términos de salud. Para ellos el tratamiento es muy importante”, sostuvo.

Según explicó, en el último año y medio el costo del tratamiento subió debido al aumento del 400 por ciento en los servicios y a la compra de insumos, que son todos son importados. “Con la devaluación del dólar en un año y medio se triplicaron algunos productos”, dijo y evaluó que los salarios tuvieron una caída del 25 por ciento. Pero desde Pami dijeron que sólo abonarán el 10 por ciento de aumento en las prestaciones y el 28 de septiembre pasado dieron por cerrada la discusión. Quien no lo firme quedará fuera del listado de prestadores. “No hemos sido escuchados. Si no aceptamos estos términos, en 14 días quedamos afuera. Es una actitud intimidante que no corresponde en estos días”, dijo Marinovich.

“Esta decisión es altamente preocupante, y peligrosa, porque, en primer lugar, pone en riesgo la salud de los afiliados al Pami para quienes la diálisis es sinónimo de vida”, explicó.

El médico aclaró que la prioridad para los profesionales de la salud es la atención de los afiliados y que no cortarán el servicio: “Queremos hacer entender a las autoridades que no pueden ahogar a los pacientes de esta manera”.

En la Argentina alrededor de 30 mil personas están bajo tratamiento de diálisis. El servicio se garantiza en más 400 centros de salud y requiere de entre 20 y 30 profesionales. De las personas dializadas, unas 11 mil son jubilados de Pami. En Santa Fe los dializados son 2 mil, entre ellos 830 afiliados a esta obra social.

Desde la Asociación de Prestadores de Diálisis y Trasplantes Renales de la provincia de Santa Fe dijeron que no están dispuestos a admitir un nuevo recorte porque “bajo las reglas de juego que las autoridades nacionales pretenden establecer no es posible brindar las prestaciones”.

“El riesgo que implica un nuevo ajuste al sector es el límite entre la vida y la muerte para los 830 afiliados al Pami que son asistidos en los 43 Centros de Diálisis Crónicas que hay en la provincia de Santa Fe”, agregaron.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente