Mundo

Con su propuesta del muro, Trump sumó aliado previsible: Benjamin Netanyahu

  • image1
    El muro en Jerusalen, en la freontera con Egipto, mide 240 kilómetros.

El primer ministro israelí,  Benjamin Netanyahu, saludó este sábado en un tuit el anuncio que  hizo esta semana el presidente estadounidense, Donald Trump, sobre  la construcción de un muro en la frontera con México.

El nuevo presidente republicano firmó el miércoles un decreto  que fija como objetivo “garantizar la seguridad en la frontera sur  de Estados Unidos con la construcción inmediata de un muro”.

https://twitter.com/netanyahu/status/825371795972825089

En una entrevista con la cadena de televisión estadounidense  Fox News el jueves, justificó su decisión sirviéndose del ejemplo  de Israel que, según él, consiguió “frenar en un 99,9%” la  inmigración ilegal construyendo un muro.

Trump se refería a la barrera de más de 240 kilómetros que  Israel terminó de construir en 2014 en su frontera con Egipto, por  donde solían cruzar numerosos migrantes indocumentados africanos y  traficantes.

“El presidente Trump tiene razón. Construí un muro a lo largo  de la frontera sur de Israel. Eso frenó la inmigración ilegal.  Gran éxito. Idea formidable”, tuiteó el sábado Netanyahu,  rematando su mensaje con dos banderas, una israelí y una  estadounidense.

Construí un muro a lo largo  de la frontera sur de Israel. Eso frenó la inmigración ilegal. Gran éxito. Idea formidable

Unas horas más tarde, el portavoz del ministerio israelí de  Relaciones Exteriores, Emmanuel Nahshon, precisó en un tuit que  Netanyahu “se refería a nuestra experiencia específica en el campo  de la seguridad, que estamos deseosos de compartir”.

“No nos posicionamos sobre las relaciones entre Estados Unidos  y México”, agregó.

Netanyahu, al frente de uno de los gobiernos más a la derecha  de Israel, no ha escondido su satisfacción por la elección de  Trump. Sus aliados más nacionalistas ven en la llegada de Trump a la presidencia una oportunidad única para proseguir con la colonización de Cisjordania y Jerusalén Este (territorios palestinos ocupados), e incluso de anexionar la mayor parte de Cisjordania.

Además, Israel empezó en 2002 la construcción de un muro de separación en torno a Cisjordania ocupada para impedir los  atentados palestinos. Esta barrera, que en algunos tramos alcanza  los 9 metros de altura, ha sido denunciada como un medio de confiscar tierras y establecer una frontera de facto.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente