Policiales

Comerciantes de Rosario celebraron mayor competencia en tarjetas de crédito

  • image1
    La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia aceptó el plan de la compañía, destinado a romper su posición monopólica.

La empresa Prisma, emisora de las tarjetas Visa, se comprometió a vender el 100% de su paquete accionario. La desinversión, que tiene el fin de desarmar una posición dominante, fue aceptada por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia. Representantes de los comercios rosarinos ven con buenos ojos el desmantelamiento de este monopolio y esperan que esto ayude a bajar las comisiones que los bancos les cobran por los pagos con el plástico.

El presidente de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, Esteban Greco, afirmó que el objetivo de la desinversión de la empresa Prisma es que “los bancos tengan más incentivo a competir y que bajen los costos y los aranceles a comercios”.

El vicepresidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) y de la Federación de Centros Comerciales de la Provincia de Santa Fe (Fececo), Elías Soso, consideró en diálogo con El Ciudadano que “es bueno que se desmantelen los monopolios”. Sin embargo, prefirió ser cauto: “Hay que ver como va marchando”.

El ex titular de la Asociación Empresaria de Rosario (AER) describió la actual modalidad de trabajo entre las tarjetas de crédito, los bancos y los comercios. “Hay un monopolio que obliga a determinadas fórmulas de trabajo que perjudican a las pymes. Esperemos que rompiendo Prisma esto cambie a favor de los comercios, sobre todo de los más chicos”, indicó el empresario textil. Y agregó que “el monopolio (Prisma) y los bancos seleccionan los comercios para dar promociones a algunos y a otros no”.

Desde abril, los comercios deben pagar a los bancos entre el 2,5% de comisión por las ventas que realizan con tarjetas de crédito y 1,2% para las de débito. Antes de este acuerdo, rubricado por el Ministerio de Producción de la Nación, era del 3% en crédito y 1,5% el débito. El compromiso contempla bajar la comisión al 1,8% y 0,8% respectivamente en 2021.

La desinversión de Prisma, conformada por 14 entidades bancarias, entusiasma a los empresarios, que ahora ven un panorama más claro en pos de lograr ese objetivo. “Es terrible la comisión que se paga actualmente. Si bien recuperamos algo deduciendo del impuesto a las Ganancias y de ingresos brutos, nuestra rentabilidad se ve afectada”, aseguró el titular de la Cámara de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos de Rosario, Carlos Meliano.

El referente empresarial celebró la desinversión de Prisma. “Todo lo que sea para reducir costos e impuestos es bienvenido”, dijo al recordar que las comisiones por ventas de tarjetas se suman a otros gastos que tienen los comercios, fuertemente afectados por el aumento de los alquileres y las tarifas.

Según el presidente de la Cámara de Supermercados y Autoservicios de Rosario, Mariano Martin, la rentabilidad de su sector es del 2%. “Al ser tan escasa, lo que se llevan las comisiones de las tarjetas es significativo”, señaló.

Por eso también celebró que Prisa desinvierta, como una señal de que el acuerdo se cumpla y las comisiones continúen bajando. “Lo vemos con muy bueno ojos. Esperemos que de esta u otra manera se disminuya este costo, que hace menos rentable a los negocios y en muchos casos se traslada al consumidor”, dijo el propietario de Supermercados Único.

Un sistema cartelizado

Prisma –que había sido acusada de monopolio– es propiedad de Visa Internacional y 14 bancos que operan en la Argentina. La empresa participa de los mercados de adquirencia y procesamiento de tarjetas de crédito y controla Banelco, Pago Mis Cuentas, Todo Pago, Monedero y Lapos.

El compromiso obliga a los accionistas de Prisma a vender el 100% del paquete accionario y no permite que más de un banco que opera en el país sea accionista de la empresa para impedir la integración que existe actualmente, informó el Ministerio de Producción de la Nación, a cargo de Francisco Cabrera.

En el mismo sentido, prohíbe a esa compañía que comercialice otra marca de tarjetas de crédito hasta que haya otra empresa en el mercado que comercialice la marca Visa. También, la obliga a prestar sus servicios de procesamiento de tarjetas de crédito y otros de forma no discriminatoria a posibles competidores.

A su vez, el compromiso obliga a Prisma a discontinuar su servicio de transferencias inmediatas, lo que permitirá que ese servicio sea brindado por un proveedor independiente que asegure que otros medios de pago alternativos y competidores puedan desarrollarse en forma no discriminatoria, según el texto oficial.

Finalmente, prevé el nombramiento de un auditor independiente, elegido por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, para verificar la marcha del cumplimiento.

El banco Santander Río es el principal accionista de Prisma, con el 17,5% de las acciones. Lo siguen el Galicia (16,9%), Francés (10,5%) y Provincia de Buenos Aires (9,1%).

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente