Espectáculos

CheChelos desembarca en Rosario

  • image1
    CheChelos, el dúo integrado por Mauro Sarachian y Ramiro Zarate Gigli, llega a Rosario.

Mucho antes de conocer a Mauro Sarachian y formar CheChelos, el ascendente dúo de violonchelos que interpreta música folclórica instrumental y cantada, Ramiro Zárate Gigli trabajaba en una fábrica de calzado artesanal. La música ya había tocado a su puerta: tocaba folclore con una guitarra clásica. Pero de tanto cortar cuero para zapatos, una tendinitis lo obligó a dejar la guitarra. “El músico no elige el instrumento, es el instrumento el que elige al músico”, dijo. “Un día pasé por un local de música y ví un violonchelo. «Voy a probar», me dije y lo compré sin saber siquiera cómo sonaba. Cuando lo empecé a tocar me di cuenta de que era mi instrumento. Siento que la tendinitis fue algo marcado por el destino”.

Varios años después, tocando en la Filarmónica de Río Negro (de la que aún forma parte) conoció a Sarachian. “En una guitarreada en un pueblito que se llama Maquinchao se nos ocurrió plasmar nuestro gusto por el folclore en los violonchelos usando una técnica del folk estadounidense que se llama «chop» que imita el chasquido de una guitarra”, detalló quién esta semana llegará a Rosario para presentar Instinto, el debut discográfico de CheChelos.

“Las primeras actuaciones fueron como banda soporte de la sinfónica”, recordó. “Como estaba lindo lo que hacíamos, invité a Mauro a Córdoba (vivía allá en ese entonces) e hicimos cinco actuaciones seguidas, nos fue re bien. A la semana siguiente nos enteramos que estaba el Festival de la Chaya. Fuimos, ganamos en la categoría grupo instrumental (PreChaya) y tocamos en el festival. Ahí empezamos a apostarle fuerte al grupo con miras a ir a Cosquín”.

CheChelos presentará
su primer disco
titulado “Instinto” este
jueves, a partir de las
21, en el Distrito Siete
(Ovidio Lagos 790)

Durante el 2016 viajaron, tocaron y empezaron a hacerse un público, pero: “Fue a partir de Cosquín que ganamos más popularidad”, contó Zárate Gigli. Es que en la edición de este año del encuentro folclórico recibieron el premio revelación y los medios se empezaron a interesar por su propuesta. También ayudó el desembarco en argentina de la formación croata 2Cellos, que puso al violonchelo en un lugar de popularidad. “Aprovechamos la masividad que le dieron 2Cellos a nuestro instrumento y le dimos una vuelta de rosca apuntando a nuestra música, comprometiéndonos con nuestra cultura”, contó.

Actualmente el dúo está presentando su primero disco, un material en el que convergen temas de diversos autores. Por un lado los clásicos: “La Juguetona” o “El Gatito de Chaicosqui” de los Hermanos Ábalos, por ejemplo; y por el otro lado nuevos compositores como Ramiro González, José Luis Aguirre y Pachi Herrera. “La idea es no sólo abocarnos a la música tradicional sino también renovar un poco el cancionero”, contó Zarate Gigli, quien a la hora de hablar de la recepción de esta innovadora propuesta dijo: “Nos sorprendió. La gente que más nos apoyó fueron los bailarines, deseosos de escuchar algo nuevo. Y desde el sector tradicional del folclore también nos acogieron bien. Sorpresivamente para nosotros se abrió el abanico a otras personas, a otros gustos de folclore”.

Y el apoyo más grande fue del público. “Lo más lindo del disco fue que lo hicimos por un sistema de financiamiento colectivo (Panal de Ideas). Todos los que nos seguían compraban discos anticipadamente”, contó. “Fue muy lindo sentir el apoyo del público porque, más que nada, lo que hacemos es una investigación. Estamos insertando el violonchelo al folclore, creando técnicas para que nuestro instrumento se use normalmente en el folclore”, explicó.

Además de mostrar su música el dúo brinda, en cada ciudad que se presenta, un taller en el que enseñan las técnicas para interpretar música popular con instrumentos de cuerdas no convencionales. “La idea es abrir puertas, que sea un nuevo camino, queremos estimular a otros y aportar un granito de arena a nuestro folclore”, dijo. Y continúo: “También buscamos generar nuevas fuentes de trabajo para los chelistas, porque el ámbito laboral de la música académica está cada vez más reducido. Al no ser masiva necesita de un empujón para que funcione. Apoyo y difusión que no tiene”. En la ciudad el taller de folclore para instrumentos de cuerda frotada que da CheChelos tendrá lugar el viernes, a partir de las 14.30, en la Escuela Municipal de Música J. B. Massa (Oroño 1540).

Hablar de lo que está pasando

Tras la edición de Instinto CheChelos está trabajando en su segundo disco, un material que tendrá la particularidad de presentar temas de su autoría. “Me gusta más el folclore un poquito más contestatario. Tenemos un tema que hicimos hace poco que es como un dibujo poético por la desaparición de Santiago Maldonado. Nuestra visión del folclore es eso, hablar de lo que está sucediendo”, contó Zarate Gigli al tiempo que consultado sobre la actualidad social y política del país dijo: “Es una montaña de injusticias. El manejo de los medios, de la información, la mentira. Todo lo que está sucediendo con los mapuches, la venta fraudulenta de tierras a un extranjero y, lo más triste, ver cómo la sociedad apoya a ese extranjero y no al originario que lo único que quieren es sembrar la tierra y vivir en paz”.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente