Región

Cerró un tambo con más de 100 años de historia en Rafaela


Notice: Undefined index: thumbs in /home/elciudadanoweb/public_html/wp-content/themes/elciudadanoweb2016/single.php on line 67
  • image1
    El establecimiento se encuentra en la colonia de Eustolia, a seis kilómetros de María Juana y a setenta kilómetros de Rafaela.

Una de las historias dramáticas que dejaron las inundaciones en la cuenca lechera santafesina fue el tambo de 100 años de existencia que debió cerrar el productor lechero Mariano Pairetti debido a las adversidades climáticas.

Este ingeniero agrónomo debió tomar la decisión de terminar con el emprendimiento que fundó su tatarabuelo hace un siglo, a unos 70 kilómetros de Rafaela.

“Hace ya 3 años que venimos padeciendo las inundaciones en nuestro campo, fueron muchos los sacrificios, dolores de cabeza, esfuerzos y malos momentos vividos. Hoy se termina una tradición en la familia que hacía más de cien años que la veníamos ejecutando, siendo en mi caso la quinta generación en llevarla a cabo”, expresó Pairetti en su muro de Facebook, consignó el sitio Infocampo.

El establecimiento se encuentra en la colonia de Eustolia, a seis kilómetros de María Juana y a setenta kilómetros de Rafaela.

El productor expresó que vive “una mezcla de amargura e impotencia, por tener que abandonar una hermosa actividad, pero no se puede luchar contra la falta de obras, la falta de compromiso, la falta de honestidad, y lamentablemente los tiempos de los que toman las decisiones no son los mismos que los nuestros”.

“Nosotros arrancamos con seis tambos hace cien años y después por distintos motivos algunos fuimos cerrando y hoy de 600 hectáreas tenemos destinadas 200 al tambo y 400 a la producción agrícola, considerando más que nada la situación difícil que sufría el sector entre cuestiones de la cadena de producción y factores climáticos”, dijo en declaraciones radiales.

Además, el tambero aseguró que “uno de los problemas de la zona es que al estar demasiado canalizada, cerca de Córdoba, nos manda rápido el agua a nosotros y como acá no se han hecho obras nos inundamos”.

“Este problema lo tenemos desde hace tres años, antes tenían que llover 250 milímetros en una noche para que nos inundemos, hoy con 120 ya tenemos el campo bajo agua durante 25 y 30 días”, dijo.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente