Edición Impresa

Central sigue dejando sus huellas

  • image1
    Juan José García
  • image2
    Juan José García

El Central de Eduardo Coudet sigue dejando huellas en el historial estadístico. Esta vez, con el empate logrado el último sábado ante Lanús en el Gigante, los auriazules alcanzaron la mejor marca de un arranque invicto en un torneo de AFA. Tras la igualdad frente al granate, Central ya acumula 13 juegos sin caídas. Así, equiparó a la campaña del torneo Nacional de 1975.

Aquel equipo de 1975, era dirigido por el uruguayo Ricardo De León. Y en los 13 primeros partidos del torneo Nacional, logró 9 triunfos (dos veces a Jorge Newbery de Junín y a Independiente de Avellaneda; y una a Newell’s, Gimnasia de Jujuy, Banfield, Chacarita y Belgrano de Córdoba), y 4 empates (Chacarita, Belgrano, Unión de Santa Fe, y Newell’s).

La racha positiva se cortó a mediados de noviembre de ese año en Jujuy, donde el Canalla perdió 2 a 0 ante Gimnasia y Esgrima en Jujuy.

Comparada con la campaña actual, aquella del 75 tuvo mayor eficiencia. Es que en estos primeros 13 juegos, los dirigidos por el Chacho consiguieron 7 triunfos, 2 menos que en 1975, y 6 empates.

Además de haber empardado el mejor arranque de u torneo en la historia, Central estiró a 15 los partidos consecutivos sin caídas en partidos oficiales de AFA. La última derrota de Central fue en la fecha 18 del campeonato pasado, ante Racing en Arroyito (0-3). Y desde entonces, los auriazules acumulan 15 encuentros sin perder (14 por torneo local y 1 por Copa Argentina), con 9 triunfos y 6 empates. Así, los dirigidos por Eduardo Coudet han logrado hasta aquí la segunda mejor serie invicta de la historia profesional. Y se encuentran a tan sólo un partido de alcanzar la mayor racha, que se dio también en el año 1975, y fue de 16 encuentros.

Esta serie exitosa comenzó en la última fecha del torneo pasado, cuando el equipo que por entonces dirigía de manera interina Hugo Galloni, derrotó como visitante a Banfield por 3 a 2. Desde ese triunfo, de la mano del Chacho, Central consiguió otras 8 victorias (Racing, Tigre, Crucero del Norte, Olimpo, Temperley, San Martín de San Juan, Nueva Chicago y Deportivo Riestra) y 6 empates (Atlético de Rafaela, Colón, Defensa y Justicia, Estudiantes de La Plata, Huracán y Lanús).

LA VUELTA SERÁ MAÑANA

Tras el empate ante Lanús del sábado, ll plantel Canalla gozará hoy del segundo día de descanso. Y recién mañana, regresarán a los entrenamientos. La cita está prevista a las 9.30 de la mañana, en el country de Arroyo Seco, para cumplir con un doble turno. Así, los auriazules iniciarán la preparación de cara al partido del próximo domingo. Ese día, por la decimocuarta jornada, Central visitará a River en el Monumental desde las 18.15.

“Necesitábamos ganar de local”

Esta vez, Mauricio Caranta tuvo más trabajo que en partidos anteriores. Los hombres de ataque de Lanús, exigieron al arquero auriazul, y este respondió a las expectativas. Tan importante fue la tarea de Caranta en el empate del sábado entre Canallas y granates, que el cordobés fue elegido como uno de los protagonistas más importantes del encuentro.

Consultado sobre sus sensaciones tras el encuentro, Caranta no se mostró conforme con el resultado. Y si bien destacó lo hecho por sus compañeros, también reconoció la jerarquía del equipo dirigido por los mellizos Barros Schelotto.

“La verdad es que me quedó con una sensación rara, porque necesitábamos ganar de local, y no pudimos hacerlo”, dijo el arquero cordobés, reconociendo cierta bronca por no haber logrado el objetivo. “Otra vez arrancamos perdiendo y después todo se hace un poco más difícil”, contó.

Más tarde, Caranta analizó lo hecho por Central: “El posicionamiento del equipo fue bueno, al igual que las ganas que mostramos de ir a buscar el resultado en todo momento; nunca cambiamos la propuesta, lastimamos, pero nos faltó un poquito más”, explicó el ex Instituto sobre el juego del sábado por la noche.

Más tarde, Caranta lamentó el hecho de que Central no se pudo quedar con el triunfo. “Si bien Lanús hizo bien las cosas, podríamos haberlo ganado; porque no es que nos generaron mucho ni con grandes jugadas, incluso el gol llegó porque presionamos arriba y quedan espacios en el fondo”, apuntó el uno auriazul.

Finalmente, Caranta ponderó algunas virtudes y la jerarquía del rival de turno. “Lanús es uno de los rivales más complicados por la calidad de sus jugadores, porque tienen un entrenador que es muy inteligente tanto adentro como afuera de la cancha, y por ser un equipo que tiene mucho oficio que hace varios años viene participando en copas internacionales”, redondeó el arquero.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente