Edición Impresa

Central se acostumbró a convertir


Notice: Undefined index: thumbs in /home/elciudadanoweb/public_html/wp-content/themes/elciudadanoweb2016/single.php on line 67
  • image1
    Pachi, uno de los goleadores del equipo. Federico Carrizo tiene 3 tantos al igual que Camacho, Herrera y Ruben. Juan José García

Después de aquel arranque en falso ante Godoy Cruz de Mendoza, en el reinicio del torneo, el Central de Montero fue creciendo. Y, tal vez, la puesta en escena del último fin de semana ante Newell’s haya sido la más vistosa del ciclo.

Es que el equipo mejoró notablemente en lo defensivo. Pero, ante todo, mantiene una mentalidad ofensiva que le viene dando réditos. Tanto es así, que, tras no convertir ante el Tomba en el Gigante, el Canalla marcó goles consecutivos en los 10 partidos siguientes. Esto no sucedía desde 2015, cuando asumió Eduardo Coudet como entrenador. En aquella ocasión, el equipo del Chacho anotó en 14 encuentros al hilo.

En los últimos 10 partidos, 9 por el torneo y 1 por Copa Argentina, Central siempre hizo goles. En total, fueron 17 conquistas repartidas entre 7 jugadores. Los goleadores de la era Montero son: Federico Carrizo, Washington Camacho, Marco Ruben y Germán Herrera, con 3 tantos cada uno; Teófilo Gutiérrez y Fabián Bordagaray marcaron 2; y Mauricio Martínez uno solo.

Con el Chacho conduciendo al Canalla, el equipo hizo 23 goles en 14 partidos consecutivos. Fueron los primeros 14 cotejos del ciclo, desde el debut ante Racing como visitante (1 a 0), hasta la fecha 14, cuando el auriazul cayó ante River en el Monumental (0-2). Pero, a diferencia de la era Montero, durante ese período Central se mantuvo invicto, con 8 triunfos y 6 empates.

Los tantos de esa racha también estuvieron distribuidos entre 7 jugadores. El máximo artillero de esa etapa fue Ruben, con 10 goles; seguido de Franco Cervi, con 4; Franco Niell y Alejandro Donatti hicieron 3; y Cristian Villagra, Jonás Aguirre y Walter Montoya, uno cada uno.

Lo que todavía no consiguió Montero es que un defensor auriazul convierta un gol. De todos modos, antes de que asumiera el DT uruguayo, Central ya acumulaba 19 encuentros sin goles de algún futbolista de los que habitualmente juegan en la última línea.

El último tanto convertido por un defensa Canalla se dio hace 30 juegos, el 15 de julio del año pasado. Ese día, en Junín, los de Arroyito eliminaron a Villa Mitre de Bahía Blanca en los 32avos de final de la Copa Argentina. El único tanto del encuentro fue obra de Esteban Burgos, en el complemento.

Ruben mejoró y lo van a exigir

Marco Ruben volvió a practicar en forma diferenciada. Pero mostró una clara mejoría de la lesión que padece en el pie izquierdo. Así, el pesimismo que existía respecto de las chances de que el goleador estuviera el domingo ante Racing, se empezó a revertir. Ruben se sumará a entrenar a la par del grupo y, si no surgen complicaciones, estaría a disposición de Montero para recibir a los de Avellaneda. Con este panorama, y si bien el ensayo de fútbol será hoy, el equipo para jugar ante Racing tendría un solo cambio respecto de los que visitaron a Newell’s. Montero debe decidir quién ingresa en lugar del suspendido Leguizamón: Alfani o Villagra.

Menosse aprovechó su oportunidad

Hernán Menosse volvió a jugar después de mucho tiempo. Y lo hizo en un partido clave, y cumpliendo una función que no es la habitual, marcador de punta sobre la izquierda. Y pese al escenario, el uruguayo respondió. Central se quedó con el Clásico y Menosse fue uno de los puntos altos de rendimiento del equipo de Montero

“Desde que llegué a Central trato de entrenarme cada día de la mejor manera para cuando me toque estar; por suerte tuve mi chance y creo que pude aprovecharla al máximo”, confió el defensor, que ante los rojinegros jugó sus primeros minutos en el ciclo Montero.

“Ojalá se trate de un nuevo comienzo en lo personal, pueda seguir teniendo la oportunidad y demostrar adentro del campo que estoy preparado para estar en Central”, planteó Menosse, feliz de haber respondido el domingo pasado.

—¿Fue fácil este tiempo sin jugar?

—No, no fue fácil. Nunca me había tocado permanecer tanto tiempo sin ser convocado. Estos cinco meses la pasé muy mal. Pero tengo una buena familia, que siempre me apoyó; y también me ayudó mucho el grupo de compañeros, que es otra familia y apoyó tanto adentro como afuera. Todo es más llevadero porque acá es una gran familia, y nos ayudamos cuando uno está bajoneado.

—¿Cómo viviste en la calle estos días post Clásico? ¿Qué te hicieron sentir?

—Muy contento porque la venía pasando muy mal. No tenía la oportunidad de jugar y, de repente, había un concepto sobre mí que me golpeó mucho. Trabajé para este momento, hay que aprovecharlo, pero siempre con los pies sobre la tierra y perfil bajo. La gente me lo ha hecho sentir, mucha gente me ha pedido disculpas porque siempre me tenía como que no había rendido. Ojalá pueda seguir demostrando y creciendo como persona y jugador.

—Con la roja a Leguizamón se te abre la chance de jugar en tu puesto natural.

—Hay un lugar para ocupar y todos pelearemos por jugar. Sin dudas que trabajaré fuerte para estar a la orden del entrenador el domingo que viene.

—Si te toca ser marcador central ¿cómo te sentís con la idea de Montero que jueguen adelantados?

—Bien, lo venimos practicando. Si me toca jugar, trataré de hacerlo de la mejor manera. Creo que estamos bien en defensa. El equipo ha demostrado estar firme. Y todos trabajamos para el objetivo final, que es meternos a la Copa.

—A fin de torneo se termina tu préstamo. ¿Qué sabés del futuro?

—No depende de mí, depende del club. Siempre dije que estaba muy cómodo acá, y si me toca quedarme lo haré de la mejor manera.  Si me toca partir, me llevaré el mejor recuerdo de toda esta gente y el grupo humano que hay acá adentro. Trabajaré de acá al final para que exista esa oportunidad de poder quedarme y daré todo de mi parte para eso.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente