Policiales

Casación anuló sobreseimiento de policías por tormentos físicos

  • image1
    El fiscal federal Roberto Salum calificó la resolución de “escándalo jurídico” por el tratamiento que hizo el juez de las víctimas.

La Cámara Federal de Casación Penal anuló el sobreseimiento de dos efectivos de la Policía de Santa Fe en una escandalosa causa por apremios ilegales vinculada a la detención de Gustavo Fabián C. y Ángel Luis R. en la ciudad santafesina de Reconquista en marzo de 2013.

Según confirmó el portal del Centro de Información Judicial (CIJ), la resolución fue tomada por la Sala I, presidida por la jueza Ana María Figueroa e integrada por los jueces Liliana E. Catucci y Mariano Hernán Borinsky, contra el comisario Daniel Alberto Musante y el oficial Sergio Gustavo Senn.

De esa manera, la Cámara resolvió hacer lugar al recurso del fiscal general contra la resolución de la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia, que había determinado confirmar el sobreseimiento de los policías imputados.

En mayo de 2013, el juez reconquistense Aldo Alurralde dejó en libertad a dos jefes policiales por falta de mérito y a dos oficiales, a quienes bajó la calificación a apremios ilegales, por la feroz golpiza que recibieron dos detenidos en la vía pública en marzo. El fiscal federal Roberto Salum calificó la resolución de “escándalo jurídico” por el tratamiento que hizo el juez de las víctimas.

En un minucioso escrito de casi 80 páginas, el fiscal Salum desmenuzó los argumentos del juez y cuestionó la valoración de la prueba por “arbitraria”. Asimismo, resaltó la “errónea” cita de los instrumentos legales que le permitieron al juez llegar a la conclusión de que no existía el delito de tortura. Entre otras cosas, Alurralde sostuvo que no se configuró esa conducta porque no había habido confesión de las víctimas.

En la causa se investiga la feroz golpiza –que derivó en lesiones graves- que recibieron Gustavo Fabián C. y Ángel Luis R. cuando fueron detenidos por personal policial el 25 de marzo de 2013 en pleno centro de Reconquista. Ambos fueron trasladados a la Brigada –también sede de la comisaría 1°-, donde continuaron los malos tratos.

Salum analizó cada prueba recogida por él mismo en la instrucción –la causa le fue delegada desde el inicio por Alurralde- para rebatir un fallo que, en partes, calificó como “escándalo jurídico”, dado que el juez llegó a relativizar la calidad de las víctimas porque se encuentran imputados en una causa por violación a la ley de drogas.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente