Martes 25 de Noviembre de 2014

“Buscan vaciar Pami”

Por Luciana Sosa.- ATE y UPCN siguen de paro por tiempo indefinido, de 9 a 12. Denuncian faltante de 70 enfermeros y 40 mucamos, despidos y abandono de salas.

Publicado el 1 agosto 2012

Los gremios ATE y UPCN se unieron ayer para realizar una medida de fuerza en los policlínicos Pami I y II, donde, cómo vienen denunciando que se está produciendo un vaciamiento y la consecuente privatización del servicio. El paro, que comenzó ayer, de 9 a 12, seguirá por tiempo indeterminado. Fuera de ese horario sólo se atenderán urgencias.

Desde el gremio UPCN denunciaron que en los policlínicos hay una faltante de 70 enfermeras y unos 40 mucamos para ambas entidades. Y agregaron que desde hace tiempo los desechos patológicos se están amontonando en el patio de cada hospital por falta de recursos para su extracción.

Asimismo, en el Pami I (Sarmiento 373), los jubilados que asisten por una atención, deben utilizar baños químicos instalados de “urgencia”, dado que no se terminaron los trabajos de refacción que se habían iniciado tiempo atrás. “El dinero nunca llegó, así que estamos sin baños, los abuelos deben usar los baños químicos, que son incómodos, de difícil acceso, y ni hablar si alguno de ellos tiene sondas”, explicó Soledad Resio, delegada de UPCN.

Según explicó Resio, en vez de nombrar al personal necesario para la atención de los abuelos, se va privatizando. Los mucamos vienen de un servicio tercerizado, y se ha ido ampliando. De todas maneras, más allá de las irregularidades, los enfermeros nunca fueron reemplazados, por ende esa falta de personal derivó el viernes en el cierre de la guardia del policlínico de calle Sarmiento.

“Ante la falta de personal se fueron cerrando habitaciones, derivando pacientes a los efectores de salud privados y se redujo el presupuesto en un 50 por ciento. Tenemos unos 300 contraprestatarios, de los cuales 19 ya han recibido su liquidación final, y la lista de despidos sigue”, denunció.

Hasta el momento, el servicio de enfermería domiciliaria está suspendido, los pacientes crónicos de diálisis fueron derivados a sanatorios privados y por el momento sólo se atiende a los pacientes agudos. “Pero si la situación no mejora, a este paso también se cerrará el servicio de diálisis”, lamentó.

Por su parte, desde CTA, emitieron un comunicado reclamando el 82 por ciento a sus jubilados, el pago de antigüedad en efectivo a los trabajadores activos junto al aumento de salario de este año, el no cobro de Impuestos a las Ganancias y el pago de las asignaciones familiares sin topes para todos los trabajadores.

Historia de un vaciamiento

Tal lo descrito por Resio, los policlínicos han sido la extensión de los hospitales, “cuando estos no han tenido camas, siempre alojábamos a los pacientes, pero hoy, teniendo habitaciones cerradas, el servicio va decayendo y esto va empeorando. Desde hace tiempo, cuando venía el afiliado y en vez de internarse en el policlínico lo derivaban a un privado y se mantenían habitaciones cerradas, de a poco se fueron generando vacantes, fueron jubilando trabajadores y, en vez de nombrar nuevos, se ha tercerizado el servicio. Los responsables de estos efectores no dan soluciones y hacen todo lo posible para que se cierren los policlínicos, es la cruda verdad”.

Y continuó: “Las cosas están dadas para que se llegue a la privatización y que los policlínicos desaparezcan, porque el Pami I tiene 35 años trabajando y siempre los policlínicos han sido los reguladores de la atención medica en Rosario. A este paso, ¿qué será del futuro de los jubilados? Nadie lo sabe”.

Sistema caído

Más allá del paro que realizan los trabajadores, los afiliados que llegaron a Pami para pedir turno de especialistas debieron esperar hasta después de las 12 para obtenerlo. “Me dijeron que si bien hay paro en Pami, no afecta al servicio de entrega de turnos, pero se cayó el sistema, dicen que tal vez vuelva después de las doce”, dijo que una de las afiliadas sin disimular desconfianza.

Asimismo, el servicio de cardiología fue uno de los pocos que no sufrió alteraciones ante la medida de fuerza y funcionó con normalidad. “Hay pacientes que tienen turno desde hace un mes. No podemos jugar con ello, hay que atenderlos”, dijo uno de los encargados del servicio.

La reducción de afiliados

El informe presentado por CTA demostró que el 31 de enero de este año Pami I tenía unos 42.870 afiliados, cifra que se redujo a 26.038 para el 30 de abril, y la reducción continúa.  En tanto, en el policlínico Pami II (Olivé 1159), el 30 de abril había unos 47.905 afiliados y se estima que en los últimos dos meses se sacaron más de 10 mil. Todos los afiliados que ya no concurren a los policlínicos fueron derivados a efectores privados.

Comentarios