Edición Impresa

Binner le pegó duro a jueces

Ernesto Ávila

Un iracundo Hermes Binner cargó contra parte del Poder Judicial de la provincia, con el que viene enfrentado por sus proyectos de reformas en la elección de jueces y autoridades, además del nuevo Código Procesal Penal. Y tomó el caso Fraticelli –repleto de irregularidades, lo que derivó en un cuestionamiento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación al sistema judicial santafesino–, como punta de lanza para decir sin tapujos que la Justicia santafesina lo avergonzaba. “Si fuese juez de la Corte renuncio, porque sería la única salida ética después de esto”, disparó. Sus dichos cayeron como una bomba pero ninguna autoridad tribunalicia salió a responderle. El propio presidente de la Corte Suprema, Roberto Falistocco, admitió a El Ciudadano que pocas horas después de las declaraciones recibió más de veinte llamados de periodistas y que a todos les dijo lo mismo: “Pido disculpas porque el tema es muy delicado y no se puede responder en caliente ni de forma personal. Se ha girado una copia de las declaraciones del gobernador a cada integrante (de la Corte) y el miércoles, en la habitual reunión de acuerdos, saldrá un comunicado”, dijo el magistrado con el tono neutro de un contestador telefónico.

El fallo que absolvió al ex juez Carlos Fraticelli está en el centro de la escena y la historia de su irregular enjuiciamiento y condena promete más capítulos. El propio Fraticelli prendió el ventilador y apuntó contra las autoridades judiciales designadas por la gestión de Carlos Reutemann a quien, a la vez, consideró “un ignorante” que “sabrá mucho de temas del campo” pero nada sobre justicia.

En ese marco, Binner opinó que el caso de Fraticelli “fue producto del contubernio entre el Poder Judicial y el poder político en la provincia”.

“Esto habla muy mal de la Justicia como sistema independiente, habla muy mal de la independencia de los tres poderes. Se trata de una Justicia que está amañada en la no independencia de los tres poderes y amparada en la política”, denunció.

Sobre Fraticelli recordó que “estuvo seis años a la sombra y salió porque la Corte Suprema de la Nación dijo que había que revisar todo.

Si uno no se avergüenza de esto como santafesino, realmente no sé de qué nos vamos a avergonzar”, añadió.

La puja de la gestión de Binner con el Poder Judicial se agravó semanas atrás cuando el Colegio de Magistrados de Santa Fe emitió un duro documento que cuestionaba al Ejecutivo santafesino por “no satisfacer el servicio de justicia que la sociedad demanda” y acusaba al gobierno de no haber cumplido las promesas de mejoramiento, además del “colapso” existente en los fueros. La puja incluye además la oposición de algunos jueces y abogados a la reforma del Código Procesal Penal, lo que terminó de estallar con la resolución del caso Fraticelli.

Así, Binner aprovechó para contestar con inusitada virulencia: “Por algo nos frenan la reforma judicial, porque es la forma de garantizar una Justicia transparente en la provincia. Cuando la corporación sale en contra de la ley es porque defiende el sistema actual”.

“Hay que ver lo que significa el caso Fraticelli, por ejemplo. El propio colegio que debiera haberlo defendido (a Fraticelli), como miembro de la corporación, lo dejó solito ante una acusación que carecía de los argumentos, ante un sistema inquisidor. Esto es lo que puso en crisis la realidad de la Justicia santafesina”, disparó.

Poco antes, Fraticelli, le pidió al gobernador Binner “que copie el sistema que Néstor Kirchner aplicó para tener una Corte independiente, ya que Kirchner no tienen ni familiares ni amigos en la corte”, dijo en un reportaje en LT8.

Además, recordó que “algunos artículos periodísticos aparecidos en la revista Rosario Express indicaban que hubo una necesidad política del gobernador Carlos Reutemann para cerrar el caso porque no quería otro caso María Soledad y porque no querían dañar el nombre de Reutemann”.

Sobre el ex gobernador dijo que “sabe mucho de campo” pero no de justicia. “Creo que Reuteman obró por ignorancia, se asustó y delegó la orden”, indicó, aunque después dijo: “No creo que sea mal tipo. No creo que sea un tipo morboso”.

El ex juez contó que cuando el entonces jefe de la Unidad Regional VIII Ricardo Milicic le tomó declaración, delante del fiscal y el secretario civil le dijo: “Carlos, por orden de Reutemann esto se tiene que resolver antes del 25 de mayo, porque no quiere en la provincia otro caso María Soledad”.

“El procurador Jorge Bof, que fue ministro de Gobierno de Reutemann, le dio órdenes a la fiscal Mastrocesare para que acelerara la acusación. En la cabeza del Poder Judicial estaban Rafael Gutiérrez, primo de Reutemann, y Roberto Falistocco, un hombre del PJ”, expresó.

 

Sorpresa y media en el ambiente tribunalicio

Las declaraciones de Hermes Binner causaron “sorpresa y hasta incredulidad”, según comentaron voceros tribunalicios. Es que el tono de las palabras del gobernador contrastaba incluso con la postura del ministro de Justicia de la provincia, Héctor Superti, quien poco después del polémico documento del Colegio de Magistrados bajó los decibeles al adjudicar el debate a la “agrupación gremial” de los jueces y separarla de la Corte Suprema. Por lo tanto, los dichos cayeron “como un baldazo de agua fría”. Y el silencio fue el primer mandato de una orden no escrita pero de fría lógica en estos casos. Sólo el Colegio de Abogados de Rosario, a través de su titular Arturo Araujo, metió bocado en el puchero caliente. Se presentó en un programa de TV del mediodía y consideró “gravísima” la acusación de Binner y sostuvo que “si tiene elementos para sostener semejante afirmación, su deber no es quedarse en una declaración sino promover el juicio político”.

En los corrillos judiciales contaron que no hubo molestia por los dichos de Binner sino más bien “estupor”. Había quienes no podían creer que el gobernador se hubiera manifestado así. Por eso, el silenzio stampa entre los ministros de la Corte y sus allegados, se impuso definitivamente.

Según los voceros, se consideró que era importante tomarse el tiempo necesario para no empeorar las cosas y esperar a la reunión del mañana en Santa Fe, donde se reúnen los seis ministros de la Corte en el habitual acuerdo semanal, y allí sí expresarse. Pero si las repercusiones de los dichos de Binner lo exigen no sería extraño que se tuvieran que expedir hoy mismo.

Del lado del Colegio de Abogados de Rosario Araujo ya salió a replicar. La entidad viene de punta contra la aplicación de la reforma del Código Procesal Penal y mandó una comitiva a Chile para evaluar el modelo que tomó la provincia. Por otra parte, hace días, Araujo también dijo que la Corte es la principal responsable de los problemas de la justicia santafesina.

EDICIÓN IMPRESA

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente