Ciudad

Bauen Pilay: 300 denuncias por “aumento abusivo” de las cuotas


Notice: Undefined index: thumbs in /home/elciudadanoweb/public_html/wp-content/themes/elciudadanoweb2016/single.php on line 67
  • image1
    Para muchos clientes, las cuotas son impagables.

Más de 300 denuncias se tramitan en la Oficina Municipal de Defensa al Consumidor en reclamo por “aumentos desmedidos” en los precios de las cuotas de los departamentos  de la empresa Bauen Pilay. En los dos últimos años los clientes de la compañía de fideicomisos advirtieron un aumento del 124 por ciento en los pagos mensuales. Según explican, el problema mayor lo atraviesan los que ya tomaron posesión de las viviendas y que en marzo pasado tuvieron que pagar una cuota de 14 mil pesos, suma que ya trepó a 15.500. Para los que están en la categoría de espera, fue de 4.800 pesos el mismo mes. Entre marzo de 2015 y 2017, Bauen Pilay cobró un 53 por ciento más que lo indicado por la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), de la que la empresa forma parte.

En Rosario los aumentos son abonados por 11 mil personas. En el contrato que firman los inversores se establece que los incrementos se calculan en base al índice difundido mes a mes por la CAC, pero el documento aclara que en caso de que los costos reales de construcción fueran más altos la cuota se ajustará. Desde la empresa, el presidente Javier Vigo Leguizamón argumentó que hay un desfasaje del 35 por ciento anual entre lo que vale construir y los índices de la CAC porque el cálculo se hace en base a lo que pasa en la Capital Federal. Además, Vigo Leguizamón atribuyó los aumentos en las cuotas a que en los últimos años los distintos índices de la economía no reflejaron los valores reales. “Se nos dijo que el país tenía un 5 por ciento de pobres cuando el valor real fue el 32. Es en ese contexto que nos ha tocado administrar”, contó a El Ciudadano.

Las denuncias

En el último mes más de 300 personas llegaron a la Oficina Municipal del Consumidor con un reclamo casi idéntico. Las cuotas que abonan todos los meses a la firma Bauen Pilay habían crecido “de manera abusiva” en los dos últimos años. Las denuncias derivaron en una instancia de mediación para un primer grupo de 23 clientes. Anteayer se hizo una audiencia en la que representantes de la empresa acercaron una propuesta. No hubo acuerdo y se pasó a un cuarto intermedio hasta el 5 de junio.

El contrato

Como ocurre desde principios de la década 80 en la Argentina, los planes de inversión en departamentos ofrecidos por Bauen Pilay tienen dos categorías de pago: cuotas de espera y de posesión. En total, son 240 cuotas de un precio que, según el contrato que firman todos los clientes al principio, varía según el índice que publica la CAC. “Para el supuesto que los precios de plaza del bien a adjudicar o de los materiales necesarios para construir sufran un incremento superior al señalado por la CAC la cuota se ajustará en mérito de tales incrementos”, advierte una cláusula del contrato.

Aumentos

Según los datos proporcionados por el presidente de la firma, Vigo Leguizamón, en marzo de 2015 la cuota de espera de un plan costaba 2.140 pesos. En el mismo mes de 2017, los clientes pagaron 4.812 pesos, lo que implica un aumento de 124 por ciento. Si se aplican los indicadores publicados mensualmente de la CAC el aumento debió haber sido del 71,2 por ciento, esto es, un 53 por ciento menos de lo que la firma exigió como pago para seguir el camino hacia la casa propia, dicen los denunciantes. En el caso de la cuota posesión los aumentos son los mismos, aunque se vuelven más difíciles de pagar. En marzo de 2015 la cuota de las personas que ya habitan departamentos ascendía a 6.286 pesos. Dos años más tarde el recibo a cancelar fue por 14.133 pesos. Otra vez, el aumento acumulado fue de 124 por ciento y el desfasaje fue de un 53 por ciento más que el 71,2 sugerido por la CAC, afirman.

Los argumentos

En diálogo con El Ciudadano, el presidente de Bauen Pilay, sostuvo que la diferencia responde a un incremento en los costos reales de construcción no contemplados por la CAC. “El índice de la Cámara está elaborado para la construcción de un departamento en Capital Federal. El problema es que en los últimos años en Rosario se incorporaron modificaciones que no están contempladas por ese índice. Entre ellos están los reglamentos municipales, el impuesto a Ingresos Brutos y las exigencias tanto de Litoral Gas como de la Empresa Provincial de Energía (EPE) de realizar obras que antes no estaban contempladas”, argumentó el empresario.

Según Vigo Leguizamón, esos costos significan más de un 30 por ciento de lo que establece la CAC y aclaró que la indexación fue implementada paulatinamente. Y más, que aún falta recuperar otro tanto. Para el empresario el incremento de los costos de la construcción responde a un contexto nacional de políticas de precios. “Es público y notorio que en los últimos años los distintos índices de la economía no reflejaron los valores reales. A tal punto que el actual titular del Indec, Jorge Todesca, fue denunciado por difundirlos. Se nos dijo que el país tenía un 5 por ciento de pobres cuando el valor real fue el 32. Es en ese contexto que nos ha tocado administrar”, agregó.

“Desde 1988 que se lanzó este producto (por la línea de financiamiento de la vivienda) en Rosario hemos pasado situaciones excepcionales, como las hiperinflaciones y siempre encontramos con nuestros clientes una salida. Pero lo peor que uno puede hacer ante una situación difícil es negar la realidad. Bauen recibe un mandato para construir. Hay que pensar que mucha gente está ahorrando en ladrillos y, de no trasladarse los costos reales al valor de sus ahorros, se los estaría perjudicando, incrementando su capital en menor medida de lo que correspondería”, explicó Vigo Leguizamón. Consultado por cuál es la consecuencia si las personas no pagan, contestó: “En el caso de que estén en espera se desligan a través de una renuncia y recuperan su capital vendiéndolo a valor de mercado. Si están en posesión la salida es resolver el contrato y vender”.

Intermediarios

Desde el área municipal de Defensa al Consumidor, Ariel D’Orazio explicó que el aumento de Bauen Pilay no se sustenta en ningún indicador oficial. “El índice que aplicó en los últimos años estuvo muy por encima del que publica la Cámara, lo cual significa una relación impredecible entre quienes firman el contrato y genera un perjuicio para los clientes porque no saben cuánto van a abonar”, señaló. Según el representante de la Oficina, a los clientes no se los informó de la manera correcta. “Hay una imposición de un índice que es distinto del pactado por contrato. Los incrementos se aplicaron unilateralmente y sin una notificación fehaciente. Se lo comunican en el recibo o a través de la página web, pero no hay una carta documento firmada por las partes en las cuales se acepte que se mida con otro índice”, agregó D’Orazio.  Y sostuvo que los montos “superan el sueldo básico de un empleado de comercio y para muchas de las personas que ya están viviendo en los departamentos son imposibles de pagar. Por eso, terminan vendiendo a cualquier precio”.

Vender cuando no alcanza

“Clientes Bauen Pilay” es una página de Facebook en la que los inversores intentan vender sus planes de espera y posesión. “Vendo plan Bauen, un dormitorio, sin adjudicar, con ocho años de antigüedad: 164 cuotas pagas de 280. Eso equivale al 58,57 por ciento, más de medio departamento. Valor de mercado, 958 mil pesos. Liquidamos en 760 mil. Escucho ofertas. Ofrecemos financiación. Participa de sorteos y licitación”, se puede ver en un posteo del sitio. “Vendo Plan Bauen, adjudicado, dos dormitorios y cochera incluida: 85 cuotas al día, 13 de aguinaldo y 36 cuotas adelantadas. Precio: 700 mil. Negociable”; ofrece otro usuario de la red social. “Increíble oportunidad: 150 cuotas, adjudicado en Palos Verdes, torre F, primer piso. Entrega en el segundo semestre de 2018”, son sólo algunas de las tantas ofertas que tenedores de planes publican en la página.

La contrapropuesta

Según Vigo Leguizamón, de la diferencia entre los costos de construcción y los índices de la cámara falta recuperar la mitad, es decir un 17 por ciento. En la audiencia de anteayer los representantes de la firma propusieron a los clientes aplicar un aumento del uno por ciento mensual hasta febrero de 2018, recuperando un 8 por ciento del desfasaje. Siempre de acuerdo con Vigo Leguizamón, desde marzo del año que viene los valores de las cuotas respetarán el indicador de la CAC.


Notice: Trying to get property of non-object in /home/elciudadanoweb/public_html/wp-content/themes/elciudadanoweb2016/functions.php on line 831

EDICIÓN IMPRESA

MÁS LEÍDAS

Subir

Diseño y desarrollo Departamento Sistemas Diario EL Ciudadano & La Gente